Ese oscuro objeto del deseo

septiembre 18, 2016

Título:  La materia oscura.

Autor:  Alberto Casas.

Editorial:  RBA.

Cada primero de Septiembre, y anticipando las primeras aguas otoñales, se inundan los kioskos de prensa de las nuevas colecciones editoriales.  Hacía tiempo que no veíamos una serie dedicada a la ciencia, y en particular al Universo.

El primero número, que siempre se recibe con agrado por su especial oferta de lanzamiento, está dedicado en esta ocasión a una materia extraña:  la materia oscura.

Conocida sólo por indicios y pruebas circunstanciales, como diría el abogado defensor, hay quién todavía duda de su existencia real.  Pero esas pruebas se acumulan, y señalan en una dirección:  la materia oscura no sólo existe, sino que forma la mayor parte del Universo en que vivimos.

Aunque el tema es escurridizo, el autor sabe dosificar la trama, y aportar las pruebas que a lo largo del tiempo se han ido encontrando, repasando a la vez las teorías más conocidas sobre la creación y evolución del universo, para llegar a la doble conclusión:  la materia y energía oscura, que ambas son caras de una misma moneda, hacen que nuestro universo se expanda hasta el infinito y más allá.

Curiosa conclusión alcanzada el mismo día que la prensa nos sirve una conclusión opuesta de Roger Penrose. Pero así es la ciencia.

Libro apto para todos los públicos.  Ánimos y a por él.


Historia de la Ciencia

septiembre 17, 2016

Título:  Timeline of Science.

Autor:  Varios.

Editorial:  DK-Smithsonian.

18580507

Muy completa guía visual a lo largo de la historia de la ciencia.  Editado por una de las más importantes instituciones dedicadas a preservar la memoria de la humanidad, el Smithsonian ofrece en este voluminoso ejemplar un mapa que a lo largo del tiempo y el espacio muestra los progresos de la humanidad.

La organización por años permite acceder y contemplar lo que sucedió en periodos cortos de la historia.  Esto es una ventaja cuando queremos asomarnos a ventanas concretas de tiempo, aunque ciertamente provoca una narrativa saltarina, que mezcla en cada párrafo varias temáticas científicas que progresaban simultáneamente.

No es por tanto este un libro en el sentido enciclopédico organizado en áreas temáticas.  Y si bien ese puede ser su mayor defecto, surge éste de la organización temporal que los autores han ofrecido con éxito.  Basta así acceder, por ejemplo, a 1859 para encontrarnos con Darwin y su teoría, y a la vez el primer espectroscopio para el análisis del espectro propio de cada elemento.

En definitiva, una magnífica guía visual que adquirí a precio de saldo en una reciente visita a la interesante ciudad de Vancouver, que nos sorprendió a todos por su mezcla urbana y su bahía montañosa, pero más aún por el díficil panorama que ofrece la calle Hastings:  muchedumbre que pareciera de walking deads, producto de la marginación y la droga. Extraño resultado de la civilización en una de las ciudades con mayor renta del mundo.  Una paradoja social que aún no hemos sido capaces de resolver en el siglo XXI, a pesar de todos los avances científico tecnológicos.

 


No hay quién lo entienda

septiembre 3, 2016

Título:  Entrelazamiento.

Autor:  Amir D. Aczel.

Editorial:  Crítica.

De tarde en tarde solía comprar y leer libros de divulgación científica, para tratar de entender algunas de las teorías más curiosas que nos sirven para entender el mundo en que vivimos.  Crítica edita Drakontos, esta magnífica colección de ensayos científicos para disfrute del espíritu curioso.

Decía Eínstein, que cualquier descripción correcta de un fenómeno físico debía incluir la capacidad de realizar predicciones deterministas sobre sucesos, es decir que la teoría sirva para saber lo que sucederá en ciertas circunstancias;  que debía incluir elementos de realidad, o elementos reales que objetivamente existen; y además comportar principios de localidad, lo que viene a ser que un suceso no puede depender de “alguna señal” que algún otro suceso lejano pueda enviarle a una velocidad más alta que la luz.  Es decir, que lo que sucede aquí, no puede depender de lo que suceda en algún punto lejano (en ese sentido asociado a la velocidad en que puede enviarse cierta información).  Los únicos hechos conocidos que se apartan de estas premisas son algunos sucesos descritos como milagrosos:  la posibilidad de algunos santos para estar en dos lugares a la vez, ejerciendo a su vez influencia a distancia sobre otras personas o circunstancias…

Einstein no hizo más que transmitir este punto de vista sensato sobre el mundo en que vivimos cuando con su famosa paradoja EPR (acrónimo de sus autores, Einstein, Podolsky y Rosen) puso en cuestión la completitud de la Teoría Cuántica.

Pues sí, el libro de hoy nos detalla paso a paso cómo surgió esta famosa teoría, para intentar “modelar” los sucesos observados a nivel de partículas elementales, electrones, fotones, neutrones, átomos…, y predecir de algún modo los extraños resultados que los experimentadores desplegaban.  Tan matemática teoría se basa en funciones de onda (senos, cosenos….) que por su capacidad de combinarse y mostrar soluciones múltiples para una sola ecuación (algo así como las dos soluciones que los polinomios cuadráticos siempre nos ofrecen, pero a lo bestia), provoca el que esas múltiples soluciones ondulatorias provoquen interferencias entre sí y muestren unos patrones extraños de interferencia cuando se experimenta físcamente con las partículas.

Pero la extrañeza del mundo cuántico que experimentamos no es sólo esta cuestión de interferencias, sino que las partículas tienen capacidades sólo vistas antes en personas de elevada condición, los santos que decíamos:  las partículas pueden estar aquí y allá a la vez, y provocar efectos instantáneos a cualquier distancia sobre otras partículas que se encuentran “entrelazadas ” inexorablemente con ellas.  Dicen los entendidos que esto se explica por que esas partículas separadas se describen con una ecuación única, y que cualquier cambio en algún lado de la ecuación, afecta al resto.  Y así se demuestra en la realidad de los experimentos realizados por los expertos.

Pero en época de Einstein, sólo se disponía de las ecuaciones que modelaban lo poco que se había observado, y esas ecuaciones hacían a los teóricos predecir las extrañas y milagrosas capacidades que las partículas debían tener.  Por eso Einstein expresó sus dudas indicando que o bien la mecánica cuántica no encaja con los modelos de realidad y localidad presentes en el resto de la ciencia conocida, o bien era incompleta, y que simplemente nuestro desconocimiento de algunos datos objetivos nos hacía parecer mágico el comportamiento que describe.

Los años han demostrado que la realidad que suponemos no es tal, y que de algún modo la localidad también es sobrepasada por el comportamiento cuántico entrelazado de las partículas.  Ahí es nada.  Si no tuvimos bastante con la relatividad para cuestionar nuestra manera de entender el mundo, la teoría cuántica parece que nos deja sin suelo en que apoyarnos, y de momento, sin capacidad para entender razonablemente el mundo.

Buen libro para seguir el desarrollo de las ideas y los experimentos que llevaron a demostrar porqué la teoría cuántica es correcta y nuestra percepción del mundo no lo es.

 

 

 

 

 


¿Y qué es la vida?

agosto 28, 2016

Título:  Orígenes.

Autor:  Robert Shapiro.

Editorial:  Salvat.

shapiro_originsbookcover

Decía Calderón que la vida es una ilusión.  Y una ilusión sigue siendo siglos después de su “vida es sueño” averiguar cómo ésta dio comienzo.

Este libro es un regalo perfecto para quienes quieran conocer un área de la ciencia que se encuentra aún en pañales. Siguen existiendo en el siglo XXI rincones innacesibles. Todavía seguimos perdidos en cómo comenzó la maquinaria viviente.

Shapiro hace de abogado del diablo con su personaje Escéptico, poniendo a prueba cada una de las teorías disponibles, desde el gen desnudo, pasando por los modelos creacionistas, las arcillas, y finalmente, al según el más plausible modelo basado en proteínas autorreplicantes.  Pero no nos engañemos, estamos aún muy lejos de conocer como la maquinaria molecular dio lugar de forma autónoma en la tierra a un mecanismo capaz de poner en marcha la evolución.

Aunque el libro tiene ya unos años, y ha habido notables progresos en áreas cercanas, tal como la secuenciación del DNA, todavía seguimos lejos de entender como la primera molécula “viva” vio la luz.

Probablemente haya obras más actualizadas sobre la temática, pero este libro es un magnífico comienzo.


Una vez en la vida

agosto 12, 2016

Título:  La Biblia de nuestro pueblo.

Autor:  Varios.

Editorial:  Loyola.

la-biblia-de-nuestro-pueblo

Hace ya varias décadas, visitando una de las muchas iglesias que jalonan el casco antiguo gaditano, un señor que actuaba como guía en sus horas de ocio, apoyaba la validez de sus comentarios en los conocimientos adquiridos al leer hasta 7 veces la biblia.  Supongo que el 7 actuaba allí como símbolo de la exageración y perfección del personaje, pero fueran 3 ó 7, la cultura bíblica de entonces se echa en falta hoy en cualquier programa televisivo basado en preguntas de conocimiento general.  Basta preguntar quién era el padre de Jacob, para que alguno de los nuevos sabios de las ondas, con cientos de programas a sus espaldas quede noqueado súbitamente.  Seguramente el señor de Cádiz, con sus siete recorridos bíblicos, podría echar una mano a estos jóvenes a los que falta leer el libro más editado en la historia.

El asombro que me produjo semejante ejercicio bíblico nunca lo he olvidado;  y acompañado de los elogios que en su día dedicaba la profesora de literatura, que por el porte y circunstancias bien pudiera ser atea, a algunos textos testamentarios, han sido algunos de los elementos que me han impulsado a una lectura completa.

Esta edición “para el pueblo” es notable en su cercanía al público de hoy, con una magníficas introducciones y contextualizaciones históricas, que permiten al lector descubrir cuales de los libros tienen tintes históricos, sapienciales, morales o evangélicos.  Dos mil páginas en 7 meses.  Esa ha sido la cuenta.  Pero en el camino ha habido mucha visita a episodios conocidos, algunos descubrimientos interesantes, y sobre todo, al final, vuelta a releer un mensaje diferente al que pueda el lector encontrar en cualquier otro libro.

Sirva este post para recomendar este ejercicio imprescindible:  leer la Biblia al menos una vez en la vida, ya sea para conocer algunos hechos que modelaron nuestra cultura, hoy que parece que un tsunami procedente del Islam quiere barrer Europa; o para deleitarnos en la calidad literaria de algunos de sus libros;  incluso quién sabe si puede servirnos esta lectura para descubrir una nueva manera de ver la vida.

 

 


Genio

junio 25, 2016

Título:  Lous Armstrong, An American Genious.

Autor:  James Lincoln Collier.

Editorial:  Oxford University Press.

1054473

Mi primer recuerdo de Salvador Dalí me trae a la memoria un anciano con bigotes imposibles, arrojando huevos crudos sobre un lienzo.   El discurrir gelatinoso de tan natural producto era contemplado luego por la desafiante mirada del genial artista.  Y así, con un par de huevos, con muchos pares, construía una serie que debidamente firmada era luego puesta en el mercado.

A los que en nuestra niñez sorprendía el excéntrico comportamiento de un “artista”, el tiempo ha permitido comprender porque un personaje así podía permitirse tal lujo.

La biografía de hoy, que describe el genio encerrado en el alma de Armstrong, me recordó el documental que emitiera “la primera” hará más de cuarenta años sobe Dalí.  Porque el autor no sólo muestra las luz brillante que Armstrong despedía con sus Hot Fives y Hot Seven.  También cuenta las sombras de la industria interesada más en la caja de caudales que en la esencia del arte que Armstrong ayudó a definir:  el Jazz.  Pero son esta sombras las que ayudan a perfilar y dar contraste, como en un claroscuro, la calidad deslumbrante del que cambió la música del siglo XX;  la música que todos podemos escuchar aún hoy con deleite.  Se nota que el autor no sólo es periodista y escritor, sino una persona que vive y ama el jazz practicándolo profesionalmente.

Los lectores interesados no sólo encontrarán datos nuevos que son habitualmente olvidados en documentales sobre el artista.  Encontrarán análisis minuciosos de muchos de sus temas definitivos y sus sólos más subyugantes.

Lástima que en la música “oficial” todavía pese más Schoenberg que Armstrong.  Y que el Jazz siga siendo una asignatura marginalmente incluida, como “por compromiso”, en algunos conservatorios de España.  Una pena, digo, que muchos jóvenes de hoy no hayan tenido aún ocasión de experimentar el vocabulario del jazz.  No digo yo que Dalí no pueda mostrar nuevas formas artísticas de cocinar los huevos; ni que lo que Schoenberg y sus acólitos produjeran fuera quizá una premonición de la más rutinaria e indiferente música que pueda generarse por computador, que para las series y los números random no hay quién les gane.  Pero de eso, a la música que llega el alma, la música de verdad, hay un abismo.

Y para mustra Armstrong interpretando West end Blues.

 

 

 


Ejemplos

mayo 25, 2016

Título:  Alejandro y César.

Autor:  Plutarco.

Editorial:  Salvat.

libro_1313512031

En vidas paralelas, nos propone Plutarco ejemplos de personajes que han cambiado el mundo, y que de algún modo, aún perteneciendo a culturas diferentes, presentan similitudes admirables.

Elige aquí el autor, entre los muchos puntos de vista posible, la dedicación, esfuerzo, ambición, energía, inteligencia… tanto de César como Alejandro para conquistar el mundo, en una época en que la conquista bien entendida equivalía a una expansión de la cultura y lo que hoy llamamos el estado del bienestar, que incluía una leyes que protegían al ciudadano, e iniciaban modelos de gobierno que muchos hemos heredado.

Podía Plutarco haber elegido otros pefiles;  sin ir más lejos, el cine de hoy nos muestra un Alejandro cuya homoxesualidad es tanto o más importante que sus conquistas.  Parecen los creadores actuales sucumbir a esta presión dominante que pretende elevar a los altares paganos las tendencias sexuales del personal, por encima de sus capacidades, y pretenden que sea ese precisamente el modelo a imitar, y no tanto los logros que nacen del esfuerzo y superación.  Porque puestos a imitar, cualquier cosa es imitable.  .

Plutarco fue testigo de un época muy diferente a la nuestra, en el que principios y costumbres tenían unas bases morales bien distintas.  Pero debió ser Plutarco un tipo inteligente, y capaz de separar el grano de la paja, y escribir una obra para la historia, dando al César lo que es del César, etc.

Ojalá que este tsunami social de poses, aspavientos y vulgaridad pase pronto, y llegue el día en que de verdad se valore lo que merece la pena de cada persona, y nos dejemos ya de mirar tanto si este es homosexual o aquella mide 60-90-60, para de verdad fijarnos en la dedicación y esfuerzo de cada uno para mejorar el mundo en que vivimos.