Artesanía de las palabras.

septiembre 9, 2018

Título:  H.P. Lovecraft, edición anotada por Leslie S. Klinger.

Editorial:  Akai.

Autor:  H.P. Lovecraft.

9788446043867

El “hecho a mano” referido a los artesanos que fabrican productos únicos, va adquiriendo importancia creciente.  Como cada vez más las máquinas y la inteligencia artificial (IA), ayudan y resuelven, el “handmade” será pronto aplicable no sólo a productos físicos, sino intelectuales:  obras musicales, libros, teatro, arte… Cualquier producto de la creatividad humana será reconocido y valorado como se merece, cuando la competencia con con la IA sea inevitable, y los amantes de la artesanía formen legiones.

Viene esto a cuento por  nuestro autor de hoy, H.P Lovecraft, que permite una interesante disección de su apellido (Love – craft) y que nos habla de ese amor por lo que hasta ahora, sólo el hombre ha sido capaz de producir.  Por que la historia de la literatura,  en la que finalmente Lovecraft ha encontrado acomodo, es hasta la fecha solamente producto del ingenio humano.  ¿Cuánto tiempo permanecerá así?

Más allá de toda consideración por el valor de su narrativa de horror cósmica, indiscutible en la actualidad, creo que Lovecraft, junto a otros como Gershwin, del que hablábamos hace poco, F. Scott Fitzgerald y el paisaje urbano de alguna de las ciudades que les vieron crecer, incluyendo New York y su magnífico Art Decó, son imprescindibles para tener una visión completa de los años 20, paradigma de la edad dorada del siglo pasado.

No duden pues en zambullirse en esta voluminoso ejemplar de más de 1000 páginas, que incluye clásicos como “En las montañas de la locura”.  Su terror primigenio, entrelazado con ciencia ficción y experiencias exploradoras de la época, no dejará indiferente al lector que siga buscando la artesanía de las palabras.

 

Anuncios

Re-evolución

agosto 28, 2018

Título:  The structure of Scientific Revolutions.

Autor:  Thomas Kuhn.

Editorial:  The University of Chicago Press.

Estamos de aniversario. Esta nueva edición del clásico de Kuhn celebra los 50 años de su primera tirada.  Y digo clásico porque toda biblioteca de ciencias debería incluir este ensayo que describe el proceso evolutivo que siguen las ciencias.

Kuhn se refiere a múltiples campos científicos para mostrar como los paradigmas, modelos que pretenden describir la realidad, llegan cuando un área está suficientemente madura.  Pero no permanecen para siempre.  En su propio seno albergan las semillas de su propia destrucción:  dudas, problemas,  faltas de concordancia entre el modelo y la realidad, que permiten a nuevas generaciones de científicos avanzar proponiendo, cuando ya no queda alternativa, un nuevo paradigma que rompe con el anterior, y a modo de revolución pone patas arriba lo que se conoce y lo que queda por descubrir.

No había tenido la oportunidad de conocer esta obra hasta que en otro libro que voy digiriendo con esfuerzo, por sus más de 1500 páginas, y del que ya hablaremos en próximos post, describe como algunos modelos nuevos de evolución, concretamente el “equilibrio puntuado”, se ajusta a muchas realidades diferentes, incluyendo la descripción de Kuhn del progreso científico mediante “revoluciones”.

Un libro muy interesante, y que por cierto conecta de algún modo mediante este término, revolución, con algunas charlas de divulgación científica en la que recientemente tratamos de combinar lo mejor de nuestra cultura, el vino, la música y la ciencia para el deleite de la parroquia, con el sugerente título:  “Píldoras para la re-evolución digital”.  Dejo aquí un vídeo de este Brindis por la ciencia que repetiremos el próximo 30 de Septiembre en la noche europea de los investigadores.


Cambios

agosto 27, 2018

Título:  Fascinating Rhythm.

Autor:  Deena Rosenberg.

Editorial:  Penguin Books.

Entre las múltiples visitas que Nueva York ofrece, está su circuito jazzístico, jalonado por los históricos clubs que dieron forma a este arte musical:  Smalls, Blue Note, Village Vanguard, Birdland…, imprescindibles.

En todos ellos se pueden aún escuchar hoy versiones de los grandes clásicos, más conocidos como “standards” entre los profesionales y aficionados del jazz.  Son muchos los temas, autores y compositores que habría que revisar para hacernos una idea apropiada del origen y evolución de esta forma musical, pero entre todos ellos, algunos han ascendido hasta convertirse en modelo o patrón para nuevas creaciones.  Voy a referirme hoy al autor del origen del famoso “Rhythm changes“.

Fue George Gerwshin un Neoyorkino de pro, que a caballo entre el jazz y el mundo académico, trabajando mano a mano con Broadway y Hollywood, compuso una lista de standards que forma parte del conocimiento de cualquier músico jazz actual, entre la que destaca “I’ve got Rhythm”, cuya serie modulante dio lugar a los famosos Rhythm Changes.

Gershwin fue imprescindible en el mundo del espectáculo:  Con la colaboración de su hermano Ira, que puso letra a la gran mayoría de sus composiciones, generó éxito tras éxito en Broadway de los años 20 y 30: I’ve got Rhythm, Let’s call the whole thing off, Summertime, A foggy day (in London town), They can’t take that away from me…

Pero su maestría le permitió también ser aceptado por el mundo académico.  Tanto Rhapsody in Blue, poema sinfónico, y la ópera Porgy y Bess, permiten hoy que “Summertime” sea escuchada tanto en conservatorios, interpretada por estudiantes de canto lírico, como en Jam Sessions de todo el mundo, cuando los combos de jazz la hacen suya.

Aunque Gershwin es un personaje secundario en las cronologías del jazz, creo que ha sido una figura importante para dar lustre a lo que era entendida por la academia como algo frívolo, coyuntural y, quizá, pasajero.  El tiempo, y compositores como Gershwin, han demostrado la importancia del jazz en el panorama musical.

Nuestro libro de hoy recorre la historia de éxitos de este desbordante personaje, que junto con su hermano, nutrieron de abundante material a generaciones de músicos.

Aquí dejamos a Foggy Day, uno de los éxitos del largometraje “Shall we dance”.  La versión que enlazamos permitirá disfrutarla en las voces de Amstrong y Fitzgerald.


Hipótesis.

agosto 19, 2018

Título:  On Intelligence.

Autor:  Jeff Hawkins.

Editorial:  St Martins Griffin.

Quizá sea el cerebro uno de los pocos territorios en los que aún andamos tan a oscuras como hace uno siglos sobre tantas otras realidades:  electricidad, gravitación, luz, etc.  Eran tantas las teorías o hipótesis irreconciliables, que no había forma de ponerlas de acuerdo para explicar los datos que los experimentos más ingeniosos iban arrojando.  Hasta que alguien, con un audaz movimiento, provoca un cambio de paradigma y consigue dar con la clave que explica, en su mayoría, las observaciones disponibles.

Así andamos con el cerebro, con muchas ideas, teorías contrapuestas, hipótesis y falta de acuerdo sobre cómo consigue realizar su trabajo con tal eficiencia.  Jeff Hawkins trata de provocar un cambio de paradigma con su propuesta de unidades predictoras jerárquicas.  A ésta, como otras teorías disponibles, le falta aún concreción, para poder llevar a cabo experimentos que la avalen.  No obstante, así funciona la ciencia, y antes o después, llegará la hipótesis definitiva que una vez testada nos permita finalmente conocer si la computación cerebral puede replicarse.

Hablando de hipótesis, me permito anotar aquí una extraña situación que se produjo anoche sobre las 2:15 a.m. en Tierra de Barros, Extremadura:  Hacia el oeste pude contemplar, con alguna otra persona que puede dar fe de lo sucedido, centenares de luces parpadeantes que se movían de forma más o menos conjunta.  La visión inicial de sólo dos o tres, al ser el resto ocultadas por edificios circundantes, me hizo pensar en aviones, pero su continuo movimiento norte-sur y la sorprendente aparición del resto, más de un centenar, me hizo descartar esta hipótesis.  Siguieron moviéndose todas simultáneamente y a medida que avanzaban, en cierto momento cambiaron de formación para asemejarse a las Vs que forman las bandadas de aves migratorias.  Otra hipótesis descartadas es la de globos de luz de festejos, dado que ninguno se apagó durante todo el transcurso por el horizonte, y además no eran luces fijas, sino intermitentes.

No puedo concebir que hayan capturado y colocado luces de algún tipo a tal cantidad de aves, por lo que la otra única hipótesis que manejo es una “quedada” de amantes de los ultra-ligeros, para realizar una ruta nocturna, o un nuevo tipo de globos de luz que funcionan con energía eléctrica.

¿Alguna otra hipótesis?


Jazz en primera persona

junio 17, 2018

Título:  The Story of Jazz as told by the men who made it.

Autor:  Nat Shapiro and Nat Hentoff.

Editorial:  Dover.

51utfgfkstl-_sx314_bo1204203200_

Creo que este es uno de los mejores libros de historia del jazz que he leído.  Aunque se aleja bastante del modelo canónico, y se acerca por contra a las entrevistas periodísticas que pudiera publicar Down Beat, de hecho reconocen esta fuente como una de las muchas utilizadas, los autores consiguen un fino tejido de la historia del Jazz a través de pedazos, de otro modo inconexos, de citas de sus protagonistas.

Un arduo trabajo de búsqueda, clasificación y orden permite al lector recorrer los lugares, épocas, y protagonistas de la historia del jazz de forma cronológica, y con un enlace muy conseguido entre autores, con comentarios cruzados, referencias a lugares, viajes, eventos, sucesos…

Y hablando de sucesos y de historia del jazz extremeño, ayer sábado la Big Band del Instituto de Jazz y Música moderna de Extremadura (INJEX), única formación en su género en Extremadura, ofreció un concierto en Puebla de la Calzada, a la vez que se estrenaba en la Gran Final de la Feria de ciencias de este año, en la misma ciudad, un cortometraje cuya banda sonora también procede del Injex.  Historia del jazz extremeño en primera persona.

El libro de esta semana no debería faltar de la biblioteca de los amantes del Jazz.  Dicho queda.


Lamentable

abril 20, 2018

Título:  Patria.

Autor:  Fernando Aramburu.

Editorial: Tusquets.

Lamentable el comunicado de ETA de hoy, y lamentable que víctimas y verdugos protagonicen en igualdad de condiciones una novela como ésta.  Porque aunque alguno de los personajes acaba pidiendo perdón, no todos lo hacen, y el tejido social, político y religioso parece que vienen a justificar sus comportamientos.  Lamentable.

Y pedir perdón no es suficiente.  El que inflige daño debe trabajar para reparar el daño causado.  No es suficiente pedir perdón por una estafa,  hay que devolver el dinero.  Esta novela parece que olvida esto, igual que los muchos de los que hoy se conformarían con una rectificación de ETA reconociendo su completo error.  No es suficiente, y seguirá siendo lamentable que todos los que lo apoyaron de un modo u otro ETA, no trabajen de ahora en adelante en revertir el dolor causado.


Lamark tenía razón.

marzo 25, 2018

Título:  Epigenetics Revolution.

Autor:  Nessa Carey.

Editorial:  Columbia University Press.

511pw4nvxhl-_sx338_bo1204203200_

Lamark tenía razón;  al menos en parte.  Es verdad que la Síntesis moderna se apoya firmemente en el Darwinismo, y que Lamark fue desechado hasta que los procesos de evolución cultural mostraron que encajaban en su propuesta, al contrario que las jirafas y su famoso “estiramiento de cuello”.

Pero también en genética ha encontrado Lamark su hueco al cabo de los años, y este libro sirve para entenderlo.

Muchos pensaron que la secuenciación del genoma sería la piedra filosofal.  Craso error. Todo es más complicado de lo que parece.  Y si la navaja de Occam nos anima hacia la simplicidad, la genética, y recientemente la epigenética, parece que se alejan de este conocido principio científico.

Este magnífico libro de divulgación permitirá entender al lector cómo es posible que los padecimientos de una embarazada en periodo de hambruna se reflejen hasta en la tercera generación, en un fenómeno lamarkiano indiscutible;  o porqué gemelos genéticamente idénticos no son iguales en realidad; o las razones de las diferencias cromáticas en pieles de gato macho y hembra …

Son muchos los misterios que la epigenética está explicando.  Pero no nos engañemos, tan intrincado son los fenómenos asociados al ADN y la maquinaria celular que los envuelven, que las grandes farmacéuticas dejan de invertir ante las dificultades para encontrar esos tónicos milagrosos que prometían los profetas del ADN hace pocos años.

Quizá la teoría de incompletitud de Gödel no es más que una punta del iceberg, otra más tras el principio de incertidumbre de Heisenberg, de nuestra incapacidad para abarcar el conocimiento del universo en que vivimos, desde lo más grande y lejano, hasta lo más profundo y pequeño en nuestro interior.  Lo cual no debe ser excusa para perseverar, y continuar el avance de la ciencia.