Fitzgerald y la era del Jazz

febrero 21, 2015

Título:  Tales of the Jazz Age.

Autor:  F. Scott Fitzgerald

Editorial: Penguin Classics.

Aunque el término Jazz y el apellido Fitzgerald encuentran su enlace más claro en “Ella”, hoy la conexión viene de la mano de uno de los grandes de la literatura americana, que fascinado por los años 20, los tomó como inspiración de sus más notables relatos.

Tales of the Jazz age.

Utiliza Fitzgerald fastuosos decorados de una sociedad americana que se mueve al ritmo del Jazz y la Ginebra, el derroche y la locura, la alta sociedad y el desecanto, art decó y juventud.  Si la versión cinematográfica moderna del Gran Gatsby ha servido a muchos para acercarse a F. Scott Fitzgerald, los cuentos de la era del Jazz nos hacen revivir una época deslumbrante, espejismo que pronto fue quebrado por la crisis bursátil y más adelante roto por los totalitarismos que en europa quisieron someter al mundo.

Esta interesante colección incluye relatos fantásticos como “el extraño caso de Benjamin Button” y otra serie más apegada a la realidad de entonces, protagonizada por jóvenes que buscando la diversión perpetua no consiguen encontrar el rumbo de sus vidas.  Como telón de fondo el final de la Primera guerra mundial, las orquestas de jazz, alcohol y fiestas llenas de “flappers” y sus acompañantes.

Sirva esta colección de cuentos para que los amantes de la literatura se adentren en el mundo del Jazz, y para que los privilegiados practicantes de esta forma de arte puedan saborear la literatura con mayúsculas.


El gran Duque

enero 26, 2015

Título:  Duke.  A life of duke Ellington.

Autor:  Terry Teachout.

Editorial:  Gotham Books.

Si preguntamos a cualquier aficionado al jazz, medianamente leído, como dicen en mi pueblo, u oído, como corresponde al caso, por unas cuantas figuras claves en la historia de esta música, y simultáneamente preguntamos a músicos especialistas en los grandes compositores del siglo XX, con particular interés en los compositores americanos, seguramente haya un solo personaje común en ambas respuestas:  Duke Ellington.

Duke Ellington fue el niño mimado de una familia de color acomodada y residente en Washington D.C., que llevó a sus padres consigo en busca de una mejor vida cuando el éxito le acompañó, que fue prácticamente siempre y durante más de cuatro décadas consecutivas.  Fue uno de los pocos músicos-compositor-arreglista cuya gran orquesta, Big Band, nacida en la época del swing, fue capaz de resurgir de las cenizas provocadas por la marcha de músicos, o por los inevitables cambios de la moda musical.  Con ayuda de otros, principalmente de Billy Strayhorn, quién por otra parte prefirió siempre estar en un discreto segundo plano pero con habilidades compositivas compitiendo con las de su líder, se las arregló para producir una memorable producción discográfica.  Algunos ven en el modo de trabajar de Duke, que en ocasiones fagocitaba el crédito de sus colegas, la más auténtica naturaleza del jazz:  grupal e improvisadora.

Libro recomendable para cualquiera que esté dispuesto a evitar una visión edulcorada de Duke Ellington, y admirar al genio comprendiendo sus miserias.

Aquí les dejamos uno de los temas que sin ser propiamente de Duke, acompañó sus actuaciones durante décadas:  Take the A train, una ruta GPS, que diríamos hoy, compuesta por Billy Strayhorn cuando en su camino hacia el hogar de Duke decidió componer un tema que incluía los lugares que recorría.  A disfrutarla.


La catedral de París.

enero 6, 2015

Título:  Nuestra Señora de París.

Autor:  Victor Hugo (ilustracioes Benjamin Lacombe).

Editorial:  Edelvives.

Siempre nos quedará París, que decía aquel;  y el comienzo de año es una excusa como cualquier otra para volver a visitarlo, aunque sea a lomos de un clásico como el que Victor Hugo nos presenta.

Edelvives publica la obra en esta ocasión con apuesta segura: acompañado de ilustraciones tan magníficas, y a la vez alejadas del Jorobado de Notredame de Disney, como estas que Benjamin Lacombe ha hecho surgir envueltas de una inquietante atmósfera gótica.  Muchos jóvenes lectores de hoy, dejan marcar el ritmo de sus lecturas por los pinceles de Lacombe.

Esmeralda.

La novela de Victor Hugo es una obra con mayúsculas, y la sorpresa para los aficionados a Disney es mayúscula cuando avanzando en la historia la divergencia se acentúa, tanto en la trama, psicología de los personajes, y a la postre desenlace inesperado.

Entre las muchas sorpresas que ha deparado la obra al que suscribe, no causa poca satisfacción y hace surgir la sonrisa, cuando el hartazgo del asunto catalán llega a su culmen para muchos compatriotas, la pésima opinión que Victor Hugo desliza al comienzo de la obra sobre el pueblo catalán, cuando analiza el origen y razón del comportamiento y maneras de cierto colectivo que la corrección política no permite describir aquí.  Si en otras circunstancia hubiera sido motivo de desdén hacia el autor francés, la actualidad cambia el color del comentario.

Trata también Victor Hugo a través de los personajes uno de los mayores enemigos de la familia actual, hoy que el índice de matrimonios rotos en EEUU es un 62%, y origen de escándalos múltiples en la iglesia de todos los tiempos:  la incapacidad del hombre, entiéndase género masculino, para dominar sus pasiones.  Tanto el clérigo corrupto como el doncel agraciado van cultivando la desgracia de la joven protagonista.   A pesar de los esfuerzos de nuestro jorobado, Esmeralda discurre por un camino sin retorno.

Pero París bien vale esta libro, y Notre Dame es un marco incomparable para su desarrollo.  Victor Hugo no sólo tejió una historia memorable:  a través de Esmeralda y el Jorobado escribió una oda a la arquitectura y a la catedral más conocida y visitada de París, y quién sabe si del mundo.


Las notas y la música.

diciembre 12, 2014

Título:  Ha estallado la paz.

Autor:  J.M. Gironella.

Editorial:  Círculo de Lectores.

Aunque esta obra es completamente prescindible, por lo que luego comentaré, siempre se puede  justificar a posteriori una lectura.  En este caso tengo dos motivos, que aunque no la salvan, permiten al menos evitar la sensación del tiempo perdido.  En primer lugar, y esto vale para todas las “series” de la literatura, está lo que podríamos llamar “impronta” o tendencia hacia lo conocido:  cuando un lector se ha habituado a la vida y milagros de un personaje, siempre existe la tendencia a continuar indagando en sus nuevas peripecias.  Comentaba hace unos meses con un familiar mi etapa final en la obra de Gironella, y los motivos que encontraba para abandonarla sin finalizar.  La razón que me dio fue exactamente la misma por la que comencé a leer el tercer volumen:  una vez ha entrado uno en la familia de Ignacio, protagonista de la saga, y sus aventuras por Gerona, el afán por concluir su odisea contrarresta en gran medida las carencias del autor.   Así se explica el éxito editorial de Gironella, y de otros tanto autores olvidable.

Ha estallado la paz.

En segundo lugar, y esto tiene más enjundia:  la lectura de “Ha estallado la Paz” permite conocer datos de la época que hoy nos puden parecer sobrecogedores:  lás más de tres mil muertes de parturientas en España al año, o el infierno que encontraron los emigrantes políticos que buscaban en Rusia el paraíso comunista, por poner dos ejemplos.

Dicho esto, hay que reconocer que el autor bien podría permanecer en el anonimato.  Porque escribir escribe, como cualquier persona con una correcta educación en España.  Pero de eso, ha hacer literatura hay un abismo.  El mismo que el que encuentran los jóvenes estudiantes de música.

Dice con frecuencia el profesor al estudiante avezado que ha conseguido dominar con soltura la mecánica del instrumento y se enfrenta a una partitura:  Ahora ya tocas las notas.  Pero necesitamos más;  hace falta que hagas música.  Esta frase inexplicable se convierte con los años en norma de conducta:  una cosa es emitir sonidos, notas, y otra que el oyente sienta la emoción musical.  De igual manera, y lamentablemente, los niños salen del colegio sabiendo leer, pero de ahí a ser capaz de proclamar o dar un discurso emocionando al oyente hay un abismo.  Un abismo al que Gironella es incapaz de asomarse.

Una pena que a esta novela esté le falte la música, aún estando llena de notas.


Hammond

noviembre 1, 2014

Título:  Jimmy Smith, el momento.

Autor:  Chema García Martínez (texto).

Editorial:  El País.

Traemos hoy un número más de esta extensa colección en la que nos presentan al personaje que introdujo un nuevo sonido en el Jazz, el del Hammond.  Su inventor, Laures Hammond, era un hombre de talento para la técnica:  diseñó un sistema de transmisión para automóviles, un sistema de visión tridimensional para cinematógrafo, un convertido de corriente alterna a continua, relojes, un barajador de cartas automático… Pero su nombre quedó definitivamente asociado a su invento más conocido:  el órgano electrónico (como alternativa al de tubos, mucho menos fiable). Y tuvo éxito.  El propio Gershwin le compró uno.  El Hammond B-3, el más avanzado de los que consturyó, se convirtió en manos de Jimmy Smith en un prodigio, y cambió el sonido del Jazz.

Gracias a Smith, el Jazz aceptó el órgano, el Hammond, y desde entonces gozó de igualdad de derechos ante el resto de instrumentos del jazz.

El vídeo que incluimos nos permite hoy deleitarnos con Jimmy Smith y el inconfundible sonido del Hammond.

A disfrutarlo.


Anita O’Day

octubre 17, 2014

Título:  Anita O’Day.

Autor: Miquel Jurado (textos).

Editorial:  Universal – El País.

Vuelvo a rescatar otro libro-disco de esta magnífica colección que en su día el País ofreció a los amantes del Jazz.  Aunque había escuchado hace ya mucho la grabación, y utilizado iTunes para meterla en mi iPod clásico, andaba la misma perdida como aguja en tan grande pajar de música.  Pero rebuscando la encontré, la escuché, y vuelvo aquí para recomendarla.

La grabación tiene una notable calidad sonora, y permite disfrutar de unos cortes magníficos.  Por si fuera poco, el librito que acompaña nos hace un resumen de la montaña rusa que vivió Anita, y nos recomienda la cinta documental grabada en el Newport Jazz Festival del 52, que no conocía, y merece la pena.  Buena muestra de que no todo el Jazz es Bebop, que es lo que más parece que se practica por nuestros lares.

Ahi dejo un par de enlaces que no dejarán indiferente:   el Boogie blues primero.

Y como colofón, un enlace a su participación en el mencionado festival, con Sweet Georgia Town y Tea for two.  La cinta completa puede visualizarse también en youtube.  A disfrutarla.


La infancia en el pueblo.

octubre 5, 2014

Título:  La Puerta de La Luna.

Autor:  Ana María Matute.

Editorial:  Austral.

Si la triste partida reciente de “La Matutes”, d.e.p., me hizo llegar a esta edición completa de sus cuentos, debo confesar que sólo la perseverancia me permitió alcanzar lo que más interesante me parece del volumen:  sus artículos.

La serie de cuentos permite al lector observar de cerca la evolución narrativa de la autora;  y aunque en mi caso no llega a seducirme, al contrario que sus novelas, sí reconozco el valor de particular de alguno de los relatos incluidos.  No obstante, y una vez pasado el macabro desfile de cuentos trágicos, al menos así podrían considerarse estas narraciones unidas por la muerte final del protagonista, he podido disfrutar de unas páginas memorables de infancia y raíces profundas.

Los artículos, curioso título para descripciones autobiográficas, permiten al lector conectar con recuerdos olvidados propios, descubriendo a través de los ojos y palabras de Matute, páginas inolvidables de nuestra propia niñez.  Porque somos muchos los que permanecemos indisolublemente unidos a los campos y paisajes de nuestra España rural.  Si Delibes pintaba con maestría la pobreza de los pueblos de provincias, Matutes invoca la mágica esencia de la infancia de pueblo con postales surgidas en su más tierna infancial.

Sirva pues este post para alentar a impacientes a perseverar en la lectura de estos cuentos completos, o al menos marcar las coordenadas de unas páginas imprescindibles:  la vida en el pueblo vista por la niña que fue Matute.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores