Dónde escuchar jazz

noviembre 18, 2017

Título:  Cómo escuchar jazz.

Autor:  Ted Gioia.

Editorial:  Turner noema.

cartel2017-5

Aunque es triste escuchar que la trompeta es una “madera”, o que Charlie Parker tocaba la trompeta, y todo esto hay que agradecerlo a la traductora de este libro, que lo mismo se atreve a traducir libros de jazz que de inteligencia artificial;  a pesar de todo, digo, este libro tiene su interés. Informaremos al autor de los desmanes cometidos en la traducción al español y vaya por delante entonces mi recomendación para leer la edición original en inglés.  La ignorancia es muy atrevida.  Para traducir, hay que dominar primero el área de conocimiento.  Que para traducciones mecánicas son muchas las herramientas online disponibles.

Dicho lo anterior, y aunque otros conocidos libros de Gioia van más dirigidos a público experto, el de hoy propone al neófito varias estrategias de escucha que permitirán apreciar los principales elementos del buen jazz:  desde el misterio del ritmo, tono y timbre, fraseo, pasando por la armonía, descrita todo ello en términos inteligibles.  Además, hace un repaso de los 150 nombres del Hall of Fame actual del Jazz, para que además de los clásicos, sepa el lector dónde buscar buen jazz.

Y puestos a buscar y escuchar jazz, afortunadamente va calando este género musical en la sociedad, como el buen vino, y crece la oferta en nuestro entorno más cercano.  Sirva de muestra el festival Badejazz en tierras extremeñas, que durante una semana y de forma intensiva, nos está permitiendo poner en práctica los consejos ofrecidos por Ted Gioia en el libro.

A disfrutar.

 

Anuncios

Una de romanos.

noviembre 11, 2017

Título:  SPQR.  Una historia de la antigua roma.

Autor:  Mary Beard.

Editorial:  Crítica.

9788498929553

Desde su fundación, hasta el 212.  Este es el período histórico que de forma magistral nos describe la autora Mary Beard sobre el imperio romano.  Y digo magistral no ya por la abundancia de datos y anécdotas, que son muchas, sobre los personajes que poblaron y gobernaron el imperio, sino por la forma que la doctora Beard, Premio Príncipe de Asturias, entre otros muchos galardones, es capaz de atrapar el lector en lo que en manos menos hábiles hubiera sido un espartano ejercicio de árida descripción histórica.

Este relato académico-divulgador de la autora nos permite adentrarnos en territorio romano, crearnos una imagen completa de su historia; conocer de cerca a sus más insignes figuras, míticas unas y de carne y hueso otras; y trazar un mapa de la europa de entonces que confluyó y dio origen a la que hoy conocemos.

El final del camino, el año 212, es elegido por Beard por las implicaciones sociales que tuvo:  ciudadanía romana extensiva a todos los habitantes del imperio, y religión oficial amenazada por un cambio de rumbo.  Puntos críticos que, queramos o no, han marcado el devenir de nuestro continente, y son causa y origen de nuestra cultura romana-judeo-cristiana.

No estaría de más que algunos dirigentes actuales tomaran este libro como medicina, para poder abrir los ojos a esta realidad innegable que es la europa de hoy, y sus raíces profundas en la de ayer.


Chicago, my home town.

octubre 28, 2017

Título:  Historic Hotels of America.

Autor:  National trust for historic preservation.

Editorial:  HistoricHotels.org

Chicago y New York representan para muchos el culmen del modelo urbano norteamericano, que sin haber abandonado aún el trazado y estilo europeo, consigue proyectar sus edificios a una altura de vértigo, y aún así permite que sus habitantes disfruten de sus amplias avenidas sin que el tráfico arruine la experiencia.  Si para muchos New York es la elegida por su gran oferta cultural, artística y su fácilmente reconocible perfil arquitectónico, Chicago, la conocida ciudad del viento, es elegida por otros tantos que disfrutan de sus rascacielos y avenidas asomadas a la orilla del lago Michigan.

El placer de visitar puntos de encuentro tan significativos como Chicago, es doble cuando tras una maratoniana jornada de paseos y visitas, un histórico hotel de la ciudad ofrece solaz al turista.  El libro de hoy, Hoteles Históricos de América, hace un recorrido por alguno de los más significativos alojamientos de la historia de Estados Unidos, que aún abren sus puertas a viajeros de todo el mundo.  Destacaremos uno en particular, el Hilton Chicago, que se erige frente al Grant Park y el lago Michigan.

72075_l Hilton Chicago.

Un hotel de grandes personajes y dimensiones:  el tercero más grande de la ciudad, primero del mundo en su inauguración, ha acomodado a todos los presidentes de EEUU desde su apertura como hotel en 1927.  Estilo Beuax Art, quiso ser una ciudad en sí mismo, con sus 3000 habitaciones, dentro de otra ciudad, la magnífica Chicago.

Pero las guerras mundiales, bancarrotas familiares, y circunstancias variopintas, lo convirtieron en sede de instrucción para los cadetes de la aviación:  hasta 10.000 se alojaron en sus dependencias.  En los 70 se consideró la demolición de este edificio muy envejecido entonces.  Pero dos millonarias renovaciones,  completada una en 1984 de 180 millones de dólares, y otra mucho más reciente, en 2012, de 120 millones de dólares, han devuelto lustre y dignidad a este imponente hotel, para el disfrute de los viajeros.

La magnífica ubicación del Hilton Chicago, incluye una notoria vecindad con uno de los más conocidos club de Blues de Chicago, y que se auto-nomina como el primero del mundo:  el Buddy Guy’s Legends.  Convengo con cualquiera, que si Chicago en sí es un lugar imprescindible, cuando se adereza con hoteles históricos y noches en clubs como el Buddy Guy’s, la experiencia se vuelve irrepetible.

Este mes de Octubre, tuve la oportunidad de pasar por Chicago camino del IEEE FIE 2017 en Indianápolis, y  agradezco desde aquí a Jesús Santandreu su recomendación para buscar allí un buen local de Blues.   Justo frente al Hilton Chicago, en la esquina de opuesta, estaba John Primer tocando en el Buddy Guy’s Legend.  El doblemente nominado al Grammy por mejor albur de Blues, en directo a dos metros de distancia.  Inolvidable.

Un Chicago tan inolvidable como para otros artistas que lo convirtiero en objeto de su música.  Dejamos aquí como muestra “Chicago (That Toddlin’ Town)” en la voz de su más conocido intérprete, Frank Sinatra.


Tendiendo puentes

octubre 7, 2017

Titulo:  Puentes.

Autor:  Judith Dupre.

Editorial:  Konemann.

Interesante libro, con formato tan espectacular como los paisajes que pueden divisarse desde cada puente que describe, y con un titulo a propósito de esta época de tormentas y marejadas que separan los territorios.

Entre los muchos puentes que describe, se encuentra el famoso de Tacoma, que aunque ajustado correctamente a los calculos de estructuras, componentes imprevistos e impensables cuando se construyó, consiguieron que después de “galopar descontroladamente” durante días, la construcción se viniera abajo.

El puente había sido diseñado para soportar vientos de hasta 200 Km/h, pero el día del desastres sólo soplaban ráfagas a 60 Km/h.  ¿Cómo fue posible entonces su caída?  La razón la encontramos en la resonancia de los materiales, efecto similar al de un columpio en el que un niño con poca fuerza es capaz de hacer que éste progresivamente gane impulso, pudiendo llegar a volcar si no para antes.

Tomen nota los gobernantes pasados y presentes, si quieren evitar que unas leyes aparentemente bien pensadas sean incapaces de soportar las tensiones de sus pueblos;  y  hagan lo que corresponda, para impedir que una fuerza aparentemente menor pueda con con los años conseguir la resonancia necesaria para mandar a la basura lo que con tanto esfuerzo hemos construido entre todos.


El Progreso de la ciencia.

septiembre 8, 2017

Título:  Cartas Marruecas.

Autor:  José Cadalso.

Editorial:  Salvat.

Hay temas que aguantan el paso del tiempo estoicamente.  No hay que rebuscar mucho entre las cartas de Cadalso: casi al principio, en la sexta carta hemos encontrado algo que parecería escrito anteayer.  Aquí dejamos para la reflexión sobre el progreso de las ciencias en España, y de los profesores que la cultivan, lo que sucedía en España en el siglo XVIII:

“El atraso de las ciencias en España en este siglo, ¿quién puede dudar que procede de la falta de protección que hallan sus profesores? Hay cochero en Madrid que gana trescientos pesos duros, y cocinero que funda mayorazgos; pero no hay quien no sepa que se ha de morir de hambre como se entregue a las ciencias, exceptuadas las de pane lucrando que son las únicas que dan de comer.

Los pocos que cultivan las otras, son como aventureros voluntarios de los ejércitos, que no llevan paga y se exponen más. Es un gusto oírles hablar de matemáticas, física moderna, historia natural, derecho de gentes, y antigüedades, y letras humanas, a veces con más recato que si hiciesen moneda falsa. Viven en la oscuridad y mueren como vivieron, tenidos por sabios superficiales en el concepto de los que saben poner setenta y siete silogismos seguidos sobre si los cielos son fluidos o sólidos.”

Así nos va.  ¿Porqué será que los jóvenes investigadores españoles se marchan en cuanto pueden a buscarse el futuro fuera de nuestras fronteras?


Patrimonio.

septiembre 2, 2017

Título:  Codici decorati dell’archivio di motecassino.

Autor: Giulia Orofino.

Editorial:  Universita’ degli studi di cassino

Esta magnífica obra ilustrada, segundo volumen de una serie que recoge elementos presentes de los códices del archivo de Montecassino, aparte de un lujo bibliográfico, responde a una de las misiones que cualquier universidad debe perseguir:  el interés social y cultural de su actividad.  Editar un libro de estas características requiere una inversión en trabajo y recursos que pocas veces puede afrontarse sin inversión pública.  Pero cuando se da, los resultados quedan como herencia:  aunque con frecuencia las grandes obras, sean arquitectónicas, artísticas, culturales, musicales… reciben críticas del pueblo por sus elevados costes, cuando son bien proyectadas y ejecutadas, producen rendimientos a la sociedad que la financia que bien pueden determinar parte de su futuro.  Sirva España como ejemplo de un patrimonio cultural y artístico, además de climatológico, que le permite situarse entre los tres primeros destinos turísticos mundiales.  Y también Italia, cuyo pasado romano, atrae oleadas de turistas.  Quizá sean ambos, Italia y España, bien escogidos ejemplos entre los países mediterráneos en los que patrimonio se combina por la acogida fraterna del visitante.

Precisamente este verano, hemos sido testigos de esa fraternal relación entre paisanos de España e Italia, fruto del hermanamiento de las ciudades de Almendralejo y Ceprano.  Este gemelagio, denominación italiana del término, ha servido para intercambiar experiencias de diferentes colectivos sociales, y a la vez conocer más de cerca la sociedad italiana.  Aunque como viajero por tierras italianas, siempre tiene uno la oportunidad de visitar los grandes monumentos de Roma, Nápoles, Florencia, Milán, Venecia…  pocos son los que con visitas fugaces a los polos de atracción turística, pueden decir que conocen un país.

En sus conocidas Cartas Marruecas, presentaba José Cadalso un visitante marroquí, que a fuerza de convivir con los Madrileños, iba poco a poco desentrañando los modos y maneras de los españoles del XVIII.   Esto mismo hemos experimentado los que en esta expedición de hermanamiento hemos podido visitar Ceprano, vecina localidad a la capital Romana.  Han sido las gentes de Ceprano, quienes han permitido un acercamiento diferente a nuestra vecina Italia.  No sólo han compartido eventos protocolarios y reuniones de trabajo, que también;  ha sido su cordial recibimiento y acogida, el compartir casas, mesas y manteles, lo que ha permitido a muchos, entender más de cerca la moderna Italia.  Vivir con las familias italianas nos ha hecho saborear los usos y costumbres de la actual Italia, en una fraternal convivencia que hizo a los paisanos extremeños llamar “mi padre” o “mi hermana” a estos familiares adoptivos que nos han recibido en sus casas como a familia propia.

El que suscribe tuvo la suerte de ser recibido por  una “gran familia italiana“, compuesta de padres e hijos, abuelos e incluso bisabuelos.  Me permito aquí un agradecimiento especial a la “nonna”, abuela de nuestra anfitriona y  de su hijo,  que nos recibió en su casa, junto al resto de la familia,  y nos permitió así viajar en el tiempo y conocer la Italia de hace varias décadas, cuando los progenitores se encargaban de la cría del ganado y su ordeño, elaboración de quesos, pastas, embutidos, salsas de tomate procedentes del cultivo de la huerta, etc, tradiciones que todavía hoy sobreviven en manos de algunas conocidas “nonnas”.  En un reto de habilidad lingüística, en el que debíamos hacernos entender cuando cada uno hablaba su propio idioma, nos explicaba la nonna, como aún con su edad, se encargaba ella de todo en la granja, y con orgullo se aplicaba el termino que en Italia se aplica a sus monumentos: patrimonio unesco.

Sirva este post como homenaje al pueblo italiano, a sus tradiciones, y a sus mayores, que sirven para unir lo mejor del pasado, su patrimonio humano, con las promesas futuras de las nuevas generaciones.


¿Qué música?

agosto 7, 2017

Título:  En busca de aquel sonido.

Autor:  Ennio Morricone, Alesandro de Rossa.

Editorial:  Malpaso.

978841666547

Para los amantes del cine, Morricone es parte de la familia.  Para los músicos absolutos, el trabajo del compositor es una referencia.  Porque Morricone ha navegado entre los cauces de la música aplicada, como él define aquella compuesta con una finalidad adicional, y la de la música absoluta, cuya justificación se encuentra en su propio núcleo.

Morricone es un maestro conocido por sus grandes bandas sonoras.  Basta hacer un repaso de la historia del cine para encontrarnos repetidamente con él:  el bueno el feo y el malo, la muerte tenía un precio, la misión, cinema Paradiso, etc.  Pero también destaca su faceta de compositor puro, cuyo fin último es la propia música, sin ataduras a la imagen, sin concesiones ni tasas adicionales.  Y por eso es reconfortante encontrar en las palabras del autor, su crítica a aquellos que agarrándose a la pureza se olvidan que la música, en última instancia, tiene sentido cuando existe el ser humano que la escucha;  y que cuando en aras de la independencia y la novedad, el compositor olvida esto último, en realidad no compone música, sino que rudo -o silencio, que de todo hay- para la provocación.  Y basta un ejemplo propuesto por el mismo Morricone:  John Cage.

Una suerte que tan laureado compositor tenga el atrevimiento de mostrar el color del nuevo traje del emperador, y así, permita una vez más reflexionar sobré el sentido último, significado y valor de la música.