El secreto de Maston

Si alguien nos preguntaran por un escritor prolífico, capaz de generar obras como churros – aunque bien podríamos decir porras madrileñas, por eso de la calidad de las que allí sirven con los cafés calentitos de las mañanas;  si nos preguntaran por ese mismo autor que además ha sido un genio de la ciencia ficción – ¿quizá su fundador?;  si para colmo, sus obras contuvieran una información científica completamente actualizada;  y si además de todo lo anterior, uno pudiera hojear sus obras para aprender geografía, historia, física, biología… seguramente todos nombraríamos al incomparable Isaac Asimov.  Ciertamente este escritor Americano de origen Ruso, ha pasado a la historia por varias razones, entre las que destaca su capacidad creadora, su paso por la Ciencia Ficción, marcando un antes y un después, y su gran labor como difusor de la ciencia a través de sus obras de divulgación.

Pues bien, aunque podríamos dar por correcta la respuesta, hay una alternativa que cumple todos los requisitos anteriores:  Julio Verne.  Llegará el día en que repasemos la bibliografía de Asimov, y hablaremos de divulgación.  Pero no toca hoy.

Hace algo menos de una década decidí adquirir la edición seriada de las obras de Julio Verne.  Era el tipo de colección bien presentada, con cubierta de cuero, punto de lectura y aquellos grabados originales de las primeras ediciones, y que puntualmente, o quizás no tanto, entregaba el librero a cambio de unos euros.   Precisamente el precio, aún estampado en la funda protectora de cada ejemplar, y que lo ha mantenido inmaculado hasta su lectura, es la pista que marca cuando sucedió mi visita al quiosco, después de que el efecto y2k pasara su abultada factura.  Ahora que la crisis visita nuestros bolsillos y se aviva y propaga a la velocidad con que caen las piezas empresariales como fichas de dominó, valoro la buena inversión que hice:  por menos de 8€ puedo volver a la pila de libros almacenados y elegir el nuevo, como si visitara una librería del pasado con precios congelados, o quizá des-inflaccionados (¿porqué me suena esto a los universios inflaccionarios de la Ciencia Ficción?).

Julio Verne

Julio Verne

Bueno, pues entre esta larga serie de obras de Julio Verne, en la que con alarde de conocimiento geográfico e histórico nos va dosificando aventuras sin límites, me tocó esta vez degustar “El Secreto de Maston”, sucedaneo de traducción del original “Sans dessus dessous”.  No hace falta saber francés para apreciar que nos dan gato por liebre.  Malditala  suerte que hemos sufrido nuestras generaciones en España con los idiomas

Ciertamente no es este libro 20.000 Leguas de viajes submarino, ni presenta un tratado de biología marina.  Tampoco se trata de Viaje al Centro de la Tierra, con su juego de acertijos y paseo por el pasado Jurásico.  No perdamos de vista en todo caso la capacidad de Verne para presentar en cada caso inventos del futuro, quizá en ese viaje a las entrañas de nuestra madre tierra previó lo que el recientemente fallecido Michael Crichton nos contaba con lenguaje científico actualizado en Parque Jurásico.  En fin, que no se trata de la mejor obra del autor.  Pero quizá sí sea, como algunos han calificado parte de su obra,  una profecía del futuro por llegar.

De la Tierra a la Luna

De la Tierra a la Luna

Porque en este libro, que además es continuación de la historia de los protagonista de Viaje a la Luna, de Barbicane y compañía del Gun Club, aquellos constructores del Columbiad, sigue Julio Verne actuando como profeta y sátiro científico.  Si allí pronosticaba la posibilidad de viajar en cohete a la luna, cohete tosco y propulsión rudimentaria, (oiga, visite y compare el modulo lunar que primero se posó en nuestro satélite, a ver quién sale ganando), aquí hace una predicción que bien la podrían utilizar ecologistas y tele-predicadores como Al-Gore (¿Agorero mejor?) para apoyar sus tesis.  Perdón por la licencia, pero no me cuadra un ecologista que se gana la fortuna – sí sí, no la vida, la fortuna-, a base de conferencias millonarias por el mundo.

El secreto de Maston

El secreto de Maston

Bueno, pues a lo que vamos, resulta que el señor Maston y Barbicane y compañía deciden ¡¡¡¡cambiar el clima de la tierra!!!!! para aprovechar los yaccimientos bajo el ártico. Y es que en el siglo XIX no se conocía aún qué había más allá de los 85º norte, y facilmente podría suponerse allí un continente rebosante de hulla (el petroleo de la época).  Y el acceso al combustible requiere primero  derretir el hielo del polo.  No hay mejor idea por tanto que cambiar el clima de la tierra  ¿Nos suena a algo?

Pues no era la solución difícil: bastaba aplicar las leyes de la física.  Muy sencillo para gente que consiguieron llegar a la luna con una bala de cañón, y que bien podían utilizar otro cañón más grande aún para mover el eje de rotación terrestre, aprovechando la fuerza de acción-reacción.  Y la cosa tiene gracia, porque bastaba actuar desde un país cualquiera para producir un efecto global.  ¿Qué me recordará a mí esta bonita historia?

Pues eso, que ya Verne profetizó la capacidad destructura de un único país sobre el clima global del mundo que nos covija, aunque por medios un poco más exotéricos que la actual combustión generalizada de carburante y emisión de gases sin límite.  ¿Y se confundió en la hulla del Polo Norte?  A lo mejor era la expresión en el siglo XIX del petroleo de Alaska del XX y XXI.

¿Alquien da más?

Anuncios

2 respuestas a El secreto de Maston

  1. karina(cleo) dice:

    bueno lo primero me gusto el libro felisito al cavallero julio verne es un gran escritor la pelicula que hizieron de la tierra ala luna estubo jenialbueno mi nombre espero que este en un libro algun dia bueno sin nada mas que decir xao me despido con las palabras de julio verne “todo lo que una persona pueda imaginar…atras lo pueden hacer realidad”te quiero

  2. karina(cleo) dice:

    bueno el secreto de maston lo estoy buscando pero aqui sale yo lo se tambien lo felicito xauu maston lo queremos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: