El Oráculo de Wolfram

Título: Ciencia versus Religión

Autor: Stepehn Jay Gould

Editorial: Mondadori

Dos temas sugerentes, y otros tantos libros, había sobre mi escritorio esta semana: el anuncio del Gobierno destinado a desempleados rumanos, nativos muchos de regiones Transilvanas y montaraces sujetos habituales de los Cárpatos, y el correspondiente libro de Julio Verne que transita estos paisajes, titulado “El Castillo de los Cárpatos”. Pero no hablaremos hoy de dicho libro ni de la historia que transcurre aderezada con inventos del mundo moderno: electricidad y teléfono. Dispongámonos mejor a tratar otro tema actual que recuerda prodigios antiguos y liturgias extrañas.

Las portadas de periódicos modernos se hacen esta semana eco de la noticia nacida de Wolfram Research, y de su líder científico, el conocido y a veces polémico Stephen Wolfram. Autor del mundialmente utilizado Mathematica, niño prodigio en su infancia, conocido por sus estudios sobre complejidad con autómatas celulares, laureado a veces, y vituperado otras por su petulancia egocéntrica mal disimulada, anuncia al mundo su nueva creación: Wolfram Alpha.

Pitia Délfica, Capilla Sixtina

Pitia Délfica, Capilla Sixtina

Previsto su lanzamiento para este primaveral mes de Mayo, pretende el nuevo producto convertirse en un  renovado Oráculo de Delfos, capaz de responder cualquier pregunta imaginable. Si antiguamente eran los griegos asiduos al ritual del templo de Apolo en el monte Parnaso, deseosos de discernir el futuro inescrutable, hoy se convierte Wolfram en el nuevo mediador del conocimiento universal. Y si las respuestas esta vez no están en los Dioses, sino en la Ciencia, Alpha se convierte en el nuevo templo ubicuo en la búsqueda de respuestas.

Dice el autor sobre la originalidad del invento, frente a otros ya tradicionales buscadores de información, cómo Google o Yahoo, que puede conseguir buscar, calcular y responder a preguntas precisas en lenguaje natural, evitando así listas interminables de lugares con interés cuestionable.

Señora Montaña de Basura

Señora Montaña de Basura

Curioso tema éste de las preguntas y respuestas que preocupan al hombre, e interesante problema el de las fuentes fiables de información. Incluso algunos clásicos programas de televisión para niños, como el exitoso Fraggle Rock, tenían un personaje dedicado a estos menesteres indagatorios y sapienciales consistentes en dar respuestas a preguntas difíciles:  la famosa Señora Montaña de Basura.  Quién sabe si el creador, el genial Jim Henson, quería sutilmente transmitir a los niños su visón de pitonisas y devotos de artes adivinatorios.

Siguiendo esta temática de preguntas y respuestas, y cambiando de tercio, llegamos por fin al libro de la semana, Ciencia versus Religión, en el que su autor, Gould -científico  que ha sido de primera fila, y divulgador apasionado-, muestra como diferentes preguntas deben plantearse en el ámbito adecuado:  puestos a hacer preguntas, preguntemos a la ciencia lo que le compete, y a la religión lo que le preocupa. Porque en el fondo, no debería haber conflicto alguno entre dominios científicos y religiosos, como nunca lo hubo realmente, salvo cuando las animadversiones personales provocaban las disputas.

Así muestra Gould, en la línea de los mayores pensadores, filósofos, teólogos o científicos de la historia, como la Ciencia tiene capacidad de responder un conjunto de preguntas, diferentes y mutuamente excluyentes a las que responde la religión. Gould discurre con soltura en un discurso bien articulado, y propone su NOMA (Non Overlapping Magisteria) -MANS en castellano- para entender desde un punto de vista teórico y práctico los diferentes magisterios desempeñados por la ciencia auténtica y la religión verdadera. Recurriendo a ejemplos clásicos y controvertidos, muestra las fuentes de confrontación en subgrupos fundamentalistas, ya sean ateos recalcitrantes o creyentes fanáticos, que siempre los hubo y los habrá, y a la vez clarifica cómo ciencia y religión, en el fondo, son un matrimonio bien avenido.

En resumen, si la ciencia responde al “cómo” -la mecánica del universo- la religión responde al “porqué” -la razón del cosmos-. Y grande error sería utilizar argumentos científicos para proponer nuevas morales y éticas, o  religiosos para indagar en la ciencia del mundo.

Cuidado pues con sujetos que se dicen en posesión del verdad absoluta, de la teoría del todo, de la respuesta universal, ya sea obtenida solamente de la ciencia, o de la religión -incluso de un producto tecnológico con respuestas para todo.

Anuncios

4 respuestas a El Oráculo de Wolfram

  1. fernando dice:

    Sigue con el blog, que aunque no postee a menudo si que leo todas las entradas y estan bastante bien.

  2. Paco dice:

    Lo intentaremos 😉

  3. Soy un alphatester de Wolfram|Alpha.
    Traductor técnico y he encontrado este blog que me gusta.
    Salut!
    Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: