De Barcos y Aviones

Título:  Mistress Branican

Autor: Julio Verne

Editorial:  RBA

Hace pocos días escuchamos atónitos la triste noticia del desaparecido vuelo de Air France, que camino de París fue succionado por una tormenta oceánica.  Aunque noticias como ésta sirven para alimentar el terror de los por otra parte convencidos detractores del transporte aéreo, las desventuras en viajes transoceánicos han sido motivo frecuente de la literatura.

Trata el libro de hoy una desventura marítima, en una época en la que el público vivía acostumbrado a las noticias de catástrofes, y resignado despedía a los suyos confiando en una travesía propicia y esperando una reunión próxima en el más acá.  Situación muy diferente, la de Misstress Branican, a la de los modernos familiares de viajeros que confiados despiden entre chanzas a los parientes que embarcan en vuelos transcontinentales, sabedores de la seguridad del medio.  He aquí la gran diferencia, y el porqué de la notoriedad de noticias sobre desastres aéreos o navales.

Ocean Liners - Mauritania

Ocean Liners - Mauritania

Quizá, desde que los modernos “liners” comenzaran a surcar los mares, en períodos de paz, los avances tecnológicos han permitido prever y mitigar los efectos de la natural destemplanza y altivez ocasional de la atmósfera, que sacude y vocea a los intrépidos que osan desafiarla.  Desde el hundimiento del Titanic, accidentes aéreos y navales no debidos a la obra maquiavélica del dios Marte, invocado con frecuencia por el hombre, han sido notablemente reducidos por la industria humana. Lujo y Glamour de los viajes transatlánticos por fin aislados razonablemente de imprevistos indeseables.  Situación muy diferente a la descrita por Verne en el Siglo XIX  (por cierto, si quieren un buen libro de barcos, no se pierdan SHIP de DK, y sobre lujo y glamour, quizá la obra de mi amigo JJ:  Lujo y Glamour.net)

A lo que íbamos:  Mistress Branican,  no desiste en un empeño platónico, ejemplar y desesperado:  la búsqueda de los posibles náufragos.  Empresa semejante afrontan hoy los efectivos aéreos ante la desgraciada suerte del vuelo de Air France en territorio atlántico, aunque sabedores esta vez de la imposibilidad de salvación.  Ojalá las ventajas tecnológicas modernas, incrustadas en cajas negras, permitan discernir las causas del suceso, y evitar futuras desgracias ocasionadas por similares circunstancias.

Y sirva la perseverancia pasada de la ficticia Misstres Branican, como ejemplo para las actuales patrullas que buscan los restos:  aunque la esperanza de encontrar supervivientes no existe, el descanso psicológico fruto de la sepultara de los fallecidos bien vale el esfuerzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: