Le economía de lo raro

Título:  Freakonomics

Autor: Steven D. Levitty, Stephen J. Dubner

Editorial: ZETA

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar Valencia y su Ciudad de las artes y la Ciencia, con motivo de las jornadas JICAN.  Interesante binomio ciencia-arte que debería presentarse en más ocasiones.  Siempre he pensado que la separación de artistas y científicos es artificial, y como contrapunto histórico a esta tendencia Leonardo da Vinci es buen ejemplo.

Semana de la Ciencia

En todo caso, la visita -desde cuyas instalaciones escribí el post de la pasada semana, fue buen anticipo para la actual Semana de la Ciencia.  Los tiempos de crisis son quizá el mejor momento para prestar más atención a la importancia de la ciencia y la tecnología en el futuro económico.  Aparcamos pues aquí Valencia, sus artistas y científicos y algunas influyentes personalidades para la semana próxima: Calatrava, Sorolla, Gaudí, Blasco Ibáñez… Y hablemos de economía, que en gran medida es influída por las artes y las ciencias.

Los autores de hoy, utilizan sin embargo una perspectiva nueva: la economía de lo raro.  Este curioso libro de éxito notable, presenta de modo desenfadado y asequible algunos problemas -quizá menores- resueltos desde la perspectiva económica: el descenso del crimen inesperado en ciudades como Nueva York, la corrupción en las luchas de Sumo -y lamentablemente en algunos sistemas de educación públicos americanos-  la economía de los traficantes de droga e incluso la mejor forma de elegir el nombre para un hijo.

Los autores han aplicado estudios sistemáticos a extraños comportamientos sociales.  Y aunque en algunos casos las conclusiones puedan ser traumáticas, un lector bien informado sacará moralejas interesantes.  Los propios autores ya lo advierten:  aunque es posible que la legalización del aborto pudo ser la causa de una reducción de la criminalidad en Estados Unidos, no tiene porqué implicar que esa sea una solución válida.  Afortunadamente los experimentos Eugenésicos de otra época -que buscaban efectos idénticos- han sido superados y catalogados como crímenes de la Humanidad.  Esperemos que con el aborto suceda lo mismo, aunque cuesta que algunos lo entiendan.

Pero yendo al fondo de la cuestión, lo raro, lo friky, puede hoy día ser un valor diferenciador.  Hace ya bastantes meses, comentamos otro libro de economía en que los autores abogaban por el factor “diferencial”.  En una economía de mercado, el que se diferencia vence.

Diferente

Quizá una rareza bien entendida -diferencia- puede constituir la garantía de éxito en el futuro.  Lo que es considerado motivo de mofa y burla en cierta época vital, la infancia y juventud, cuando la presión del grupo es más fuerte, puede ser un capital interesante para el futuro.  Y así, sucede a veces que joven friky se convierte en el científico, tecnólogo o artista en cuyas espaldas descansan las esperanzas de progreso de toda una sociedad.

Buen libro para reflexionar sobre la economía de lo raro.  Y buen momento esta semana de la ciencia, también en Extremadura, para conocer el devenir de la ciencia y tecnología en el mundo actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: