El lenguaje musical

Título:  La estética musical:  desde la Antiguead hasta el siglo XX

Autor:  Enrico Fubini

Editorial:  Alianza Editorial

Me recomendaron este título con contraindicaciones.  Una densidad estilística y falta de soporte matemático lo caracterizan.  Pero todo material suele ser aprovechable.  Quién busque las razones físicas de la música y su origen, no lo encontrará aquí.  Las proporciones Pitagóricas -origen de la escala diatónica- están prácticamente ausentes de la época griega.  Aunque no obstante trata el autor de colocar a todo el mundo en una escena barrocamente saturada.

Así y todo, sirve el libro para reflexionar sobre el lenguaje musical y su razón.  Porque es manifiesta la duda existencial y discusión permanente durante siglos sobre la importancia del arte musical y su necesidad;  y también la carencia de semántica apetecida por lingüistas.

¿Qué razón de fondo hará que designemos los objetos terraneles con fonemas y no con melodías?  ¿Acaso la emisión y memoria de fonemas requiere menor esfuerzo que la gestación y almacenamiento de sucesiones melódicas?

Ballena

Curiosamente el reino animal incluye ejemplos de utilización de tonos en procesos comunicativos.  El más revelador ejemplo es el de la ballena Yubarta.

Cuentan los estudiosos como en época de celo es capaz la ballena de repetir durante días una canción precisa de hasta 20 minutos, con una complejidad notable, a la altura de los compositores humanos.  Canciones compuestas por varios temas, cada uno de los cuales incluye frases, que a su vez están compuestas por colecciones de cuatro a seis sub-frases que incluyen series de tonos.  Aún no está claro el sentido de estas amorosas baladas, y si esconden alguna sorpresa en su interior.  Pero su éxito ha sido notorio -desde el punto de vista evolutivo- y tienen su propio disco de oro:  sound of earth, que viaja por algún lugar del universo a bordo del Voyager.

El reino animal y humano seguirá encerrando misterios en sus múltiples formas linguisticas pasadas y presentes.  Pero puestos a elegir, preferiría que en ciertos debates públicos encrespados se utilizara un modo de comunicación diferente al desprecio calificativo y vociferación activa.

¿Cómo sonaría un debate político que utilizara lenguage musical?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: