Una mirada al este

Título: Estambul

Autor: Orhan Pamuk

Editorial: Faber and Faber

Hay quienes viven enamorados de su tierra y lo cantan.  Hay quienes reniegan de la suya, y lo eructan.  De los últimos nadie se acuerda. Los primeros pasan a la historia.

Es el caso hoy de Orhan Pamuk, que proclama su ciudad natal como ayer hizo Dostoyevski con San Petersburgo.  Pamuk vive y trabaja la ciudad que lo alumbró, Estambul,  convertida en escenario de su literatura, y quizá fortaleza de su felicidad.  La que ayer fue cumbre del mundo llevó a Pamuk a la cima de la literatura: Premio nóbel en 2006.

El Gran Bazar

Estambul es una ciudad de contrastes, donde oriente y occidente se mezclan en armoniosa sintonía, sin estridencias.  Quizá su nueva cara, la más moderna, se escora a occidente con un barniz brillante de tiendas, ritmo y ruido al gusto del turista Europeo.  Pero basta esperar la caída de la tarde para escuchar el canto del imán, que surge simultáneamente de sus 2000 mezquitas; o dar una vuelta por el gran bazar, gigantesco complejo de tenderetes, ciudad del trapicheo y regate, para sentir el aire otomano.  El olor a cordero y la brisa del Bósforo completan el cuadro.

Magnifico telón de fondo para el congreso Evo*, referente Europeo en el arte de la computación evolutiva y sus múltiples aplicaciones.  Las ciudades marcan a veces el éxito de los congresos.  Si el año pasado hablábamos del Jazz en Montreal, asociado a GECCO, hoy Estambul ha coronado de éxito a la edición esta nueva edición de Evo*.

La cena del congreso tuvo lugar en la torre Gálata, nombre que probablemente delate el origen celta de algunos pobladores de la antigua Constantinopla, y que denota igualmente a los destinatarios de algunas misivas de San Pablo.  Pero Estambul es mucho más:  Santa Sofía, la Mezquita Azul, el Palacio y su Harén, el cuerno de oro … y el día a día de sus habitantes, narrados por Pamuk desde la visión de un niño.

El título de hoy, recién adquirido en una de las librerías  abiertas hasta medianoche, me fue sugerido por JJ, y junto a este elegí otro del autor.  Espero en las próximas semanas hablar con más detalle del contenido.  Hasta hoy solo he podido leer varias páginas de Estambul, que se ha atravesado en mi camino por las obras completas de Delibes.

Por el momento, como Pamuk, no perdamos de vista que la felicidad puede encontrarse muy cerca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: