El bien común

Título: Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo.

Autor:  Miguel Delibes.

Editorial: Galaxia Gutemberg

El declive de Estambul que nos narra Pamuk en primera persona debe servirnos para reflexionar.  Las sociedades no siempre prosperan, y Los imperios caducan.

Así pues, el pronóstico no siempre tiene que ser favorable.  Es posible que la debacle Griega sea una tropezón pasajero; puede que la crisis global sea también un síntoma del estrés al que hemos sometido las economías nacionales.  O quizá no.

Y Delibes nos habla a través de la caza de lo que sucede con la explotación sin medidas del bien común.  Cuando se refiere a los cotos públicos, campos comunales, tierras consistoriales, nos presenta el resultado de la sobrexplotación de la caza menor y el furtivismo. Curioso país el nuestro de igualdad de oportunidades,  en el que un ministro se abaja y actúa como paisano, pudiendo ser cazado por la prensa actuando como furtivo;  y costarle el cargo.

El desmedido afán de capturar piezas, de maneras ortodoxas o no, puede conducir a la aniquilación de una especie -ayudada incluso por enfermedades introducidas deliberadamente por el hombre, como la mixomatosis conejil.

Gran Depresión - Wikipedia

En el fondo, esto no es nuevo, y el mismo problema afecta desde hace años a los caladeros más preciados.  Le economía de la pesca y caza no opera a impulsos de un rey midas.  Y este principio que sustenta el aprovechamiento de recursos naturales, rige en parte el devenir económico.

El actual encono del pueblo griego -esperemos que quede ahí la cosa- quizá sea provocado por los furtivos cazadores de fortunas, incapaces de medir los recursos disponibles a la hora de consumirlos.  Y es probable que este comportamiento tan humano, quién sabe si ayudado por alguna mixomatosis económica, sea parte de este resfriado de la sociedad del bienestar, que parece no se arregla con cataplasmas.

Esperemos que nuestros sesudos gobernantes encuentre la solución.  Y que todos nos concienciemos de que una crisis como la del 29, un ocaso como el de Estambul, o una pérdida como el del Siglo de Oro Español pueden estar de nuevo a la vuelta de la esquina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: