Por amor al arte

julio 30, 2010

Título:  Turner

Autor:  Michael Bockmühl

Editorial:  Taschen

Las desatinos económicos que nos han conducido a la actual crisis, culpa de todos -entre todos la mataron y ella sola se murió, que dice el refrán, nos llevan a considerar que quizá el trabajo por vocación sea un buen antídoto.

De los que desarrollan su labor sin pensar excesivamente en la gratificación económica se dice que trabajan por amor al arte.  Es una forma de hablar que viene muy a cuento hoy.  Porque el arte, y sus libros, siempre fueron parcelas minoritarias, y en pocos hogares sería posible encontrar libros dedicados al arte.  Hasta que llegó Taschen.

Dicen que a los 18 años Taschen se embarcó en una aventura literaria sin saber bien adónde llegaría.  Comenzó vendiendo sus cómics, y una serie de negocios que pudieran parecer poco rentables, y un convencido interés por los libros y el arte, le han convertido en editor de éxito, capaz producir los libros de arte con la mejor relación calidad/precio.  Bien es verdad que en esta aventura editorial se ha atrevido con temas imposibles, aunque público hay para todo.

Turner

El libro de hoy, uno de los más baratos de la serie, 9,95€, nos presenta a Turner.  ¡Con estos precios quién no conoce a Turner!

Aunque romántico en el fondo y época, este calificado maestro de la luz muestra en su obra un interesante preludio al impresionismo posterior.  Sus apasionados e inquietantes paisajes tormentosos bien nos sirven para ilustrar la revoltura en los mercados financieros.  Aunque prodigio en su niñez, Turner mostró una curiosa evolución artística, no siempre bien entendida.  Sirva de nuevo como ejemplo para los que buscan hoy su destino:  vale más seguir el dictado de la vocación que los impulsos cambiantes de las modas.

El trabajo por amor al arte suele deparar recompensa.

Anuncios

Trabajo Serio.

julio 23, 2010

Título:  Stallite Self.

Autor:  Kim R. Barger

Editoria:  Eighth Sister Press

Me decían de pequeño que el trabajo recompensa.  Creo que nadie puede poner esto en duda, aunque a veces el premio sea menor que el esperado, y veamos a gente con suerte gana el gordo sin dar ni golpe.

Poesía

Estos días de Cursos de Verano en la Uex, me han traído de regalo un nuevo libro, publicado con dedicación y esmero por K. R. Barger, fruto de un prolongado trabajo continuo, esfuerzo y tesón.  Trabajo serio, que se dice.  El libro, con firma de la autora incluida, me fue entregado por Gary Oberbrunner, ponente de nuestro curso sobre Nuevas tecnología y diseño, del que ya hablamos la pasada semana.

Trabajo serio, esa es la cuestión.  Nada que ver con aquellos que llenan su boca de palabras huecas, sobre capacidades inauditas con que pretenden asombrar al mundo, y que pregonan sin pudor al incauto oyente.

Tiene gracia que justo cuando me planteaba leer a un clásico americano, T. S. Eliot, llega a mis manos este poemario.

Una pena que aún no pueda disfrutar en su justa medida de la poesía anglosajona.  Espero que muchas lecturas como esta vayan puliendo y mejorando mi capacidad de absorción de literatura auténtica.

Seguiremos trabajando seriamente en ello.


Inteligencia natural.

julio 18, 2010

Título: Ilíada

Autor: Homero.  Domigo Plácido (editor).

Editorial:  La esfera de los libros.

Quizá no sea el libro más apropiado del que hablar cuando se asiste al World Congress on Comutational Intelligence.   Pero es el libro que tengo entre manos, y el que continuaré leyendo estos días en Barcelona.  Ya tendremos tiempo la próxima semana de hablar de Inteligencia Computacional y otras lindezas, justo ahora que encadenamos el Curso de Verano sobre la temática, y el congreso internacional de la IEEE.

Podría parecer que Literatura, música y otras artes nada tienen que ver con la ciencia, pero no es así.  Ayer comentaba con mi colega Evelyne Lutton, que parece existir una correlación fuerte entre los científicos de Ciencias de la Computación y el interés profundo por la Música.  Quizá con la literatura pase algo parecido, y la Ilíada sea un ejemplo de conexión entre los tres mundos.

IliadaCierto que la computación no existía en la Grecia “arcaica”, pero la computación se asienta sobre bases imprescindibles para el desarrollo intelectual de las personas.  Y sería necesaria una buena capacidad intelectual para ser capaz de memorizar y transmitir de generación en generación semejante obra.  Lamentablemente en las traducciones modernas al español se pierde la musicalidad del texto, y esta edición en particular no permite saborear esa música de fondo.

Dicen los estudios que la rima, el ritmo y musicalidad del texto eran elementos imprescindibles en el pasado para poder memorizar las grandes obras que eran declamadas luego en público -durante horas- y enseñadas a las nuevas generaciones.  Posiblemente no todos tuvieran la capacidad para memorizarlas, pero la selección natural elegía a los adecuados transmisores para generaciones futuras.  Hasta que llegó la escritura.

Interesante obra para reflexionar sobre la inteligencia natural como soporte de una historia -la propia historia habla de la inteligencia de un pueblo para derrotar al adversario-, su funcionamiento, y aplicaciones en el dominio de la Inteligencia Artificial.

Y la edición que tengo entre manos de una calidad más que notable.  El volumen ilustrado, en pasta dura, papel satinado, y acompañado por la Odisea es un buen regalo para los amantes de la literatura.


La invisibilidad posible

julio 10, 2010

Título:  El secreto de Wilhelm Storitz

Autor:  Julio Verne

Editorial:  RBA.

Hace no muchos meses los medios de comunicación generalistas se hacían eco de una noticia asombrosa, que traía al terreno de la realidad lo que hasta ahora fue ciencia ficción:  El hombre Invisible.

Piense en una temática inverosímil, y no se asombre al comprobar que alguien la está investigando hoy en algún lugar del mundo: sólo hace falta ejercitar la paciencia -y los buscadores- para encontrar al científico afanado.  Incluso la máquina del tiempo que Wells llevó a la literatura es hoy objeto de investigación.

El propio Wells utilizó a menudo en sus novelas ideas fantásticas:  viajes en el tiempo, visitas alienígenas y hombres invisibles.  La ciencia ficción era abono en su labor.

Abrigo Invisible

Alguna de estas descabelladas ideas han sido finalmente implementadas.  En el caso que nos ocupa, científicos asiáticos han conseguido la invisibilidad, agarrándose esta vez a la tecnología.  Con cámaras y proyectores han logrado presentar el abrigo invisible, que dota a sus portadores de poderes los que Harry Potter o Frodo Bolsón, por nombrar algunos personajes más recientes, también disfrutaron en sus aventuras.

Pues bien, esta nueva “invisibilidad posible” -que me recuerda el forte-posible, pianno-posible, y otros muchos posibles con los que Antonio Salguero entusiasmaba a los estudiantes ayer en Azuaga– también estuvo presente en la obra del padre de la ciencia ficción, Julio Verne.

No está claro quién escribió primero su obra, Verne o Wells, porque la del primero, fue publicada póstumamente.  Y aunque hay quien duda de la paternidad de la novela actual -Verne padre o hijo- yo me inclino por el auténtico, Julio Verne.  La razón es muy clara:  No se conforma Verne con presentar la invisibilidad-posible, también pronostica el infrarrojo y el ultravioleta-posible (gracias de nuevo, Antonio), sin darles nombre, para intentar justificar la posibilidad de lo imposible.

En fin, creo que es buen momento para pensar que lo imposible  es posible, y está al alcance de la mano:  el trabajo bien hecho recompensa.  Al menos esa es la esperanza que a algunos nos queda.


Poesía Extremeña

julio 3, 2010

Título:  Poesía para un existir

Autor: José Luis Bernal Salgado (coordinador).

Editorial:  Unión de Bibliófiles Extremeños

Luis Chamizo era el único poeta extremeño que conocía, creo.  Francamente, de Santiago Castelo no había oído hablar, ni como poeta, ni como periodista.

Y llega la Unión de Bibliófilos Extremeños,  con motivo de su reunión anual en 2010, y lo agasaja con un homenaje, en acto y edición, y regala al público asistente, entre los que me encontraba, un ejemplar del libro-homenaje.

Santiago Castelo

Tengo que decir que a pesar de mi admiración por Eduardo Naranjo, la portada del libro que ilustra en esta ocasión no es santo de mi devoción.  En cualquier caso el libro es de magnífica factura, y contiene textos que otros amigos y conocidos escritores -incluyendo a Luis M. Ansón y Juan M. de Prada- y poetas, dedican a este Extremeño ilustre.

Según cuentan, Castelo ha sabido compaginar su trabajo en la gran urbe, como subdirector de ABC, con el canto poético a la Extremadura interior que le dio la vida.  Nunca se olvidó de su pueblo natal, Granja de Torrehermosa, ni de su tierra.  Y quizá ahora más que nunca, habiendo sido reconocido con la medalla de Extremadura, y siendo Director de la Real Academia de Extremadura, hará que muchas miradas de fuera se dirijan a esta olvidada región del suroeste ibérico.

Lástima que el libro no contenga alguna de sus poemas.  Habrá que acudir en breve a Quilombo, o la huella del aire, o quizá a Tierra en la carne.  La poesía me parece oxígeno para mentes prácticas.  Me esperan 1000 años de poesía Española, en edición de Francisco Rico.

Seguiremos informando.