La relatividad de la vida

Título:  La Flecha del Tiempo (II)

Autor:  Peter Coveney y Roger Highfield

Editorial:  RBA

Continuamos desgranando esta semana la segunda parte (libro) de Coveney y Highfield.

Tuve esta semana la oportunidad de visitar la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia.  La magnífica arquitectura de Calatrava, con cierta inspiración Modernista Gaudiana, es antesala de unos interesantes contenidos que pretenden del público -juvenil sobre todo- entender la ciencia y el arte.

Ciudad de las Artes y de las ciencias

Buena ocasión para conocer la Valencia del futuro, y la Ciencia y las artes en sus más diversos ámbitos, la que nos ha ofrecido el Congreso Español de Informática, CEDI, y el MAEB, que lamentablemente este año ha quedado bastante diluido en el macrocongreso CEDI -1400 paticipantes.

No es corto el objetivo de los museos de ciencias, y de libros como el que tratamos, porque cada vez está más claro para bastantes científicos, que la complejidad del mundo en que vivimos nos impide disfrutar del éxito que muchos han pronosticado con frecuencia:  el alcance definitivo del conocimiento total de las leyes que rigen nuestro Universo.

La ciencia cada vez pide más fe -la teoría cuántica, por ejemplo, que parece que funciona, aunque nadie la entienda- y ofrece menos certezas:  principio de incertidumbre, indeterminismo cuántico, comportamientos caóticos, Teorema de Incompletitud.  Imprevistos resultados del avance de la ciencia al mostrar sus propias debilidades.

¿Qué es el tiempo y la vida?  Corto consuelo ofrece la ciencia al trauma de un padre que pierde a un hijo, por más que prediga el destino final de todo ser vivo. Los hombres de fe rechazaron un día la ciencia.  Hoy muchos hombres de ciencia rechazan la fe.  Quizá ciencia y religión alcancen a través de sus líderes algún día la armonía que sirva de estímulo para aceptar el cómo y porqué de un mundo que de otro modo no contesta a la mayor pregunta del hombre:  ¿De dónde vengo y adónde voy?  La vida es un bien efímero que se evapora sin darnos cuentas.

No dejemos de reflexionar con frecuencia sobre la relatividad de la vida, y sobre nuestro papel en la trama que nos ha tocado vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: