Historia de un clarinete

noviembre 29, 2010

Título:  Sonata nº 1 para clarinete y piano.

Autor: Jean Xavier Lefevre

Editorial:  Schott

Cambiamos hoy de tercio, para hablar de ediciones musicales, que serán quizá de los más caros materiales en el mercado:  8 euros la edición de hoy, por 6 páginas de material.  Valen las partituras su peso en oro.  No podría imaginarse Lefevre, ni sus contemporáneos, el precio que adquirirían sus composiciones.

Lefevre

Nacido en la actual capital de Suiza, Lausanne, en 1763, se convertiría Lefevre en icono para las enseñanzas musicales de clarinete. Su vida discurrió en parte afectada por la revolución francesa. Estudió con Michel Yost, y llegó a formar parte de la banda de la Guardia Nacional en 1778, recién creada con motivo de la revolución. En 1790 se convirtió en director de la misma, lo que a la postre le permitiría obtener el rango de Caballero de la Legión de Honor.

Notable solista en su época, en 1791 alcanzó el puesto de clarinetista principal de la Ópera de París, y primer clarinete del Emperador.

Las numerosas bandas de música del ejército de Napoleón, demandaban un número cada vez más alto de clarinetistas, lo que obligó al Conservatorio de París en su apertua a contratar 19 “maestros” para enseñar a 104 alumnos.

Entre los profesores se encontraba Lefevre, quién se encargó de redactar el método de enseñanza, que fue publicado en 1802. Este método gozó de éxito y se reeditó en numerosas ocasiones  a la vez que fue utilizado como base para otros métodos posteriores. Entre el material incluido en el “Methode De Clarinette” , se encuentra la Sonata nº 1 para clarinete y piano del propio autor.

Lefevre colaboró también con la mejora del clarinete, añadiendo la llave sexta, aunque también se opuso a otras mejoras introducidas por Iwan Muller, alegando que las nuevas llaves introducidas y la capacidad del clarinetista para utilizarlas haría irrelevante la distinción de los tres “colores” de clarinete: La, Si bemol y Do.

El hecho de que Muller triunfara finalmente en su propuesta, arrinconó para la historia la obra y figura de Lefevre, y dando la razón a este último, provocó que el Clarinete en Do se extinguiera en los años 40 del siglo XIX. Los nuevos métodos de enseñanza para el modelo de clarinete alemán tuvieron así un éxito que convertirían en pieza de museo el método de Lefevre. Sin embargo, sus 3 conciertos para clarinete y 12 sonatas, aunque concebidos para el modelo de clarinete con 6 llaves, han tenido gran popularidad. Las sonatas siguen el estilo de la época, y los esquemas del propio Lefevre muestran la ubicación de la caña en la parte superior de la boquilla, en contacto con el labio superior, técnica que fue definitivamente abandonada en 1831.

Lefevre afirmaba que la interpretación se volvía monótona sin una atención precisa a la variación del sonido y la articulación. Decía que no era suficiente leer la música y tocar las notas, sino que el carácter debía ser comunicado a la audiencia. Según él, la típica frialdad y monotonía achacada habitualmente al instrumento, era debido al intérprete. Es así imprescindible un buen conocimiento de la armonía y un desarrollado sentido del gusto musical en el intérprete. Comparaba al interprete con el cantante, para entender la manera de transmitir el espíritu de la música y el modo correcto de tocar un Allegro y distinguirlo de un Adagio, por ejemplo.

Ya ven que la evolución está presente en todos los ámbitos de la vida, incluyendo instrumentos como el clarinete, y sus modos de interpretación.

 

 

 


Ley y Ciencia

noviembre 22, 2010

Título:  Parallel and Distributed Computational Intelligence

Autor:  F. Fernández, E. Cantu-Paz (Eds)

Editorial: Springer

 

Decía Umbral en cierta ocasión, que él asistía al programa para hablar de su libro.  Hoy, más de 100 posts después del comienzo de este blog, vengo yo a hablar del mío.

Hay quienes fijan en 3 los grandes objetivos de la vida, ¿en qué orden?:  tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro.  El que presentamos es un libro editado, y el mérito corresponde por tanto a los muchos autores que han contribuida al mismo.

Parallel and Distributed Computational Intelligence

Springer es una editora solvente y de prestigio, con una cuidada calidad en sus ediciones.  Pasta dura, portada atractiva, papel satinado y, últimamente, imágenes a todo color en sus ediciones.  Magnífica serie: “Studies in Computational Itelligence” para los interesados en esta novedosa área de investigación.

Hablando de investigación, el pasado viernes quedó aprobada la Ley Extremeña de Ciencia y Tecnología.  Para los curtidos en éstas tierras, no deja de ser chocante que aprueben esta ley cuando aún hoy -22 de noviembre- nuestros gestores no han contestado a los grupos de investigación extremeños sobre la financiación que les corresponde para este año y los tres próximos.  Quizá la crisis se haya comido el presupuesto de este ejercicio;  esperemos que no haya devorado también el de los tres próximos.  ¿Porqué será más fácil aprobar leyes que explicar ciertas cosas?

A lo que vamos, si le interesa la Inteligencia Computacional del futuro -que pasará inevitablemente por los sistemas distribuidos- este es su libro:  las contribuciones de Goldberg, Langdon, Herrera, Merelo, Sloot, Lozano y otros muchos puede que le sirvan de inspiración.

Esperemos que ésta nueva Ley de Ciencia y Tecnología sirva para despertar a nuestra dormida región.

Y si le interesa el libro, no dude en pedírmelo.  Se lo enviaré gustosamente.


TISP en Oporto

noviembre 15, 2010

Título:  Los Viajes de Clovis Dardentor

Autor:  Julio Verne

Editorial: RBA

Sirva este libro de Verne para justificar el post de la semana.  Novela dedicada por el autor, según parece, a sus nietos, narra las peripecias de varios personajes en busca de fortuna.

No está mal esto de buscar la fortuna, aunque los caminos son diversos.

Una de las paradojas del mercado laboral actual,  es que aún existiendo profesiones que pueden conducir a un trabajo seguro y un futuro afortunado -no es poca la fortuna el tener un trabajo y que éste sea interesante- parece que nuestros jóvenes no están por la labor.  Porque efectívamente, el camino pasa por el trabajo dedicado de unos cuantos años de la juventud.

Todos los paises avanzados reclaman la necesidad de Ingenieros, de diverso tipo, y las grandes organizaciones, como la IEEE, se preocupan por la falta de vocaciones.

Apolo XIII

Lejos de entrar en debates sobre el origen de esta escasez de jóvenes con interés en la tecnología y la ciencia en general, IEEE entre otros, están planteando proyectos que permita el despertar la vocación por la ingeniería -Quizá la películoa Apolo XIII pueda ser un buen principio-  y el Teacher in Service Program (TISP), es una buena propuesta.

Planteado como proyecto de voluntariado, en el que los jóvenes estudiantes de la IEEE asumen el liderazgo, pretende este proyecto acercar la diversión de la ingeniería a los estudiantes de secundaria, para que mediante prácticas descubran un nuevo mundo, el del ingeniero.

En la Región 8, que incluye España y Portugal, empieza justo ahora el proyecto.  Hemos tenido la oportunidad de vivir desde dentro la idea, convirtiéndonos en Ingenieros improvisados en áreas diferentes a la nuestra, en una reunión de fin de semana en Oporto.  Tuvimos así que convertirnos en ingenieros de un brazo robótico para la estación espacial internacional, o en diseñadores de estructuras superresistentes…

Esperemos que entre todos seamos capaces de suscitar el interés por la ciencia y la tecnología en las nuevas generaciones.  Nuestro futuro depende de ello.


Baile

noviembre 8, 2010

Título:  El náufrago del Cynthia

Autor: Julio Verne

Editorial: RBA

Más vale tarde. Un reciente viaje a la capital del Reino, para asistir a la reunión del capítulo español de la IEEE han demorado el post más de lo previsto.

Quede pués constancia del libro leído la pasada semana, que habla de niños abandonados a su suerte en las aguas, rescates y adopciones, y búsquedas de identidad en una época en la que el análisis genético no era posible.

Cuando el ADN era desconocido, unos escasos datos o apellidos anotados en medallas eran útiles para rastrear el árbol genealógico y llegar a los progenitores.  Hoy que nuestro código genético está accesible, igual dan apellidos ordenados, o colocados en un aleatorio baile, como algunos gobiernos pretenden.

Hablando de baile, y para acabar bien este principio de semana, aquí les dejo con unos magníficos arreglos de metales para Sway, que acompañan a buble: