diciembre 28, 2010

Título:  El décimo hombre

Autor:  Graham Greene

Editorial:  Seix Barral

Reconozco que no es la mejor lectura Navideña.  Es época de villancicos, cuentos, regalos y familia.  Nada que ver con el argumento de esta novela negra británica.

Graham Greene cosechó éxito notable  y fue reconocido por crítica y público, lo que le permitió abandonar su oficio de periodista para dedicarse plenamente a la literatura.

Greene fue guionista y escritor, llamado en ocasiones “novelista católico”, con una particular capacidad de incluir dilemas morales y filosóficos en cada una de sus novelas.  Es el caso del décimo hombre, que plantea enfrenta la vida y el dinero.

Buena época esta Navideña, tocando fondo en la crisis, para reflexionar una vez más sobre el valor de los bienes materiales y los principios morales.  Buen momento para escuchar la banda sonora de otro dilema moral en forma de película, Desayuno con Diamantes, que permitió lanzar a la fama a Audrey Hepburn.  Sirva este Moon River de Mancini -aunque poco tiene de villancico- como música de felicitación navideña.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=UcXiJibBloU&feature=related]


La madre

diciembre 21, 2010

Título:  La madre

Autor: Maximo Gorki

Editorial: Seix Barral

Por los años de la crisis previa, a vueltas del 92, finalizaba mis estudios en la Universidad de Sevilla.  El plan de la Hispalense permitía las prácticas en empresa, y los más, aprovechábamos la oferta para cubrir créditos rellenando líneas de currículum con experiencia profesional.

El caso es que en el laboratorio en que trabajaba, allá por Sevilla Este, nos ubicábamos estudiantes y personal de plantilla en una especie de zulo gris con fluorescentes colgados, métros de código fuente, terminales fósforo verde y olor a taller de reparaciones de electrodomésticos, sin luz natural que alegrara tan pálidos rostros cómo los allí encerrados durante meses.  Este desolador panorama era alegrado mensualmente por unas exiguas becas que nos entregaban en la Avenida de San Francisco Javier -o quizá de Kansas City, que ya no recuerdo.  Fue aquella práctica  preludio de tiempos mejores.

Este sombrío panorama es el que la novela de Gorki me evoca.  Cada vez que leo sobre trabajadores abatidos, recuerdo aquella época.  Nada que ver, por supuesto, con las estrecheces y penurias que Gorki describe, pero  es aquel hangar lo más parecido que recuerdo a la situación descrita.

Gorki

Gorki utiliza la figura de la madre para enlazar una triste historia en tiempos difíciles.  Los que un día son luchadores contra la tiranía, se convierten a la postre en tiranos -que Gorki no supo predecir en su relato.  La naturaleza del hombre es la misma, y los sistemas sociales sólo agudizan sus defectos o capacidades.  Cualquier lector de Gorki podría ver situaciones de todo color reflejadas en estas páginas referidas a la época previa a la revolución rusa.

En fin, sirva de consuelo saber que la Madre es una con su hijo, y vive y lucha por él y con él. Y sirva el relato para ensalzar tantas madres anónimas que luchan contra la crisis económica para sacar adelante sus familias.


La poesía hecha vida

diciembre 10, 2010

Título:  La luna nueva

Autor:  Rabindranath Tagore

Editorial:  Seix Barral

 

La poesía es alimento para el alma, como la música y el arte.  La vida se vuelve un insípido y árido desierto sin estos ingredientes.  Ciencia y Tecnología no pueden soportar el peso completo de la vida.  Y Tagore cantó a la vida.  Entonó poéticas semblanzas del niño y la madre.

Niño

No imaginaba Tagore que la vida del ser naciente sería cuestinada por un equivocado uso de la tecnología.   Lástima que algunos Científicos actuales hayan comulgado con el Dr Hyde de Stvenson, sacrificando su cara humana.

Entramos de lleno en fechas notables para medio mundo, cuando celebran la alegria del Dios hecho niño.  Los niños son los reyes y Dioses de la familia, y Tagore nos canta el maternal deseo hecho realidad:

 

¿De dónde vine yo? ¿Dónde me encontraste?’, pregunta el niño a su madre.
Ella llora y ríe al mismo tiempo, y estrechándolo contra su pecho le responde: Tú estabas escondido en mi corazón, amor mío, tú eras su deseo.
-Estabas en las muñecas de mi infancia; y cuando, cada mañana, yo modelaba con arcilla la imagen de mi dios, en verdad te hacía y deshacía a ti.
-Estabas en el altar junto a la divinidad de nuestro hogar; al adorarla, a ti te adoraba.
-Has vivido en todas mis esperanzas, en todos mis amores, en toda mi vida y en la vida de mi madre.
-El Espíritu inmortal que preside nuestro hogar te ha albergado en su seno desde el principio de los tiempos.
-En mi adolescencia, cuando mi corazón abría sus pétalos, tú lo envolvías como un flotante perfume.
-Tu delicada suavidad aterciopelaba mis carnes juveniles, como el reflejo rosado que precede a la aurora.
-Tú, el predilecto del cielo; tú, que tienes por hermana gemela la primera luz del alba has sido traído por la corriente de la vida universal, que al fin te ha depositado sobre mi corazón.
-Mientras contemplo tu rostro, me siento sumergida en una ola de misterio: tú, que a todos perteneces, te has echo mío.
-Te estrecho contra mi corazón, temerosa de que escapes. ¿Qué magia ha entregado el tesoro del mundo a mis frágiles brazos?’

Ojalá Tagore y su poesía, y las celebraciones que llegan, sirvan para inspirar muchas generaciones de jóvenes madres, y que la poesía siga engendrando nueva vida.

 


Un paseo por Oriente

diciembre 5, 2010

Título:  Kim

Autor:  Rudyard Kipling

Editorial:  Seix Barral

Hace poco más de un año, recibí invitación de mi amigo Laksham, para asistir a su boda.  La cosa no tendría nada de particular si no fuera por su nacionalidad y religión:  Boda en la India y siguiendo sus tradiciones.  Fue una pena que por causas varias no pudiéramos astir.  Pensaba aprovechar la ocasión para conocer algo de este gran país y sus gentes.

Los viajes son la mejor medicina para los nacionalismos.  Pero a falta de viajes, bien están los buenos libros.

Ha descansado Kim en mi biblioteca más de 25 años.  Allá por los años 80, organizaron una pseudo-feria del libro en el instituto al que asistía, y no sabemos bien de dónde, sacaron a la venta colecciones incompletas de toda condición, incluida las “Obras Maestras de la Literatura Contemporánea”, que al módico precio de 100 ó 200 de las antiguas pesetas, una ganga, hiceron que volviéramos muchos  a casa, para sorpresa mayúscula de progenitores, con carretillas de libros.

Kim

Y a Kim le llegó la hora.  Hacía mucho tiempo que tenía en proyecto su lectura.  Les diré que Kim recuerda en parte a nuestro Lazarillo:  niño de la calle que busca su futuro.  Pero al contrario que el nuestro, Kim tiene una profecía a la que agarrarse, y la sigue con empeño sin olvidarse de su Santo protector -Santón autóctono, claro.

Kim permite un paseo por la India de una época, que probablemente no haya experimentado muchos cambios en ciertos sectores sociales.  Desde las llanuras hasta las montañas del norte, permite la obra conocer de primera mano, por un Kipling autóctono, aunque británico, la naturaleza de un pueblo diferente al occidental, y su relación con el imperio y sus religiones, incluyendo los cultos masónicos.
Buena lectura para avanzar en nuestra comprensión del actual mundo global, y ejemplo de tenacidad en la búsqueda de un buen futuro para nuestros adolescentes.

Espero seguir la próxima semana -cuando al fin acabe ésta con las 1500 páginas de poesía española de todas las épocas- con un poético Tagore.

Ya les contaré.