Dime con quién andas

Título:  Sonata in Bb major for Clarinet and Piano

Autor: Wanhal

Editorial: International Music Company

Hace unos días conocí el origen de los términos Bemol y Becuadro, que hunden sus raíces en el canto gregoriano.  Decían en los ambientes músico-religiosos de la época que era fruto del “diabulus” la disonancia FA-SI, y por eso introdujeron el modo MOLLE o suave en su nota B, para evitarlo.  El Diablo no podían verlo ni en música ni en pintura.

Historia bien distinta, por las buenas compañías en este caso, la que nos viene hoy de la mano de esta partitura publicada con copyright, entendemos que de la edición en sí, porque la obra es de buena añada.

Johann Baptist Wanhal en Nechanice, actual república checa, un 12 de Mayo de 1739, en una familia artesana, dedicada a la construcción de carruajes.  Comenzó su carrera musical de modo humilde, aprendiendo de músicos locales, llegando a tocar Violín y Órgano, y comenzando sus primeras composiciones sacras.  A los 13 años ocupó el puesto de organista en Opocno, y a los 18 años fue nombrado director del coro en Nemyceves.

Wanhal

En esta época se dedicó al estudio de idiomas:  aprendió alemán preparando así la posibilidad de desplazarse a Viena.  Su talento y pragmatismo prepararon así su camino al éxito.

Y las oportunidades no tardaron en llegar.  El conde Schaffotsh, perteneciente a una noble dinastía con orígenes en el siglo XIII, y con el que tenía relación, llevó a Wanhal ha Viena en 1760, después de haberle escuchado tocar el violín.  Aunque la fecha exacta de su viaje se desconoce, se sabe que coincidió con el período de boom económico, en el que cada nueva familia rica burguesa competía con el resto, y mostraba su abundancia, entre otros factores, organizando veladas musicales con orquestas y músicos de relieve.

En su nueva etapa en la gran ciudad tomó clases de composición con Dittersdorf, y, gracias al mecenazgo pudo viajar y perfeccionar sus conocimientos a la edad de 35 años.  Ya en esta época compuso un buen número de sinfonías, música de cámara y sacra.  El Baron Issac von Riesch of Dresden le tomó a su cargo y le envió de viaje a Italia, lugar considerado en la época como el óptimo para finalizar los estudios.

La vuelta del viaje fue desafortunada:  fue presionado para aceptar un cargo que no deseaba, y su rechazo causó decepción e indignación en el entorno, lo que a la postre le acarreó una depresión.

Pero las buenas compañías dieron su fruto:  se dice que llegó a tocar en un cuarteto compuesto por él mismo, su tutor Dittersdorf, Haydn y Mozart, quienes aún no siendo los mejores intérpretes de la época, su mera aparición pública en conciertos atraía una rápida atención.  En esta época escribió 3 óperas

En 1770 escribió un doble concierto para contrabajo, fruto de su relación con el contrabajista Johannes Matthias Sperger.  Sus obras adquirieron reconocimiento.  En 1777 el propio Mozart interpretó su concierto en Si bemol en Augsburg.  En 1774,  Haydn, Dittersdorf, Mozart y Vanhal repitieron su cuarteto de cuerda:  Vanhal Chelo, Mozart  Viola y el resto violín.  El cuarteto, aunque no por su virtuosidad, llegó a ser imagen de la época clásica.

Como en el caso de algunas grandes figuras en la historia del arte, dicen que Vanhal sufrió crisis nerviosas, y que era en estos periodos de enfermedad cuando brotaban sus mejores composiciones.  Algunos encuentran rastros de su enfermedad en su obra:  la relación entre escalas menores y mayores en su obra es mucho más grande que en otros compositores de su época;  además tenía un gusto especial por motivos con disonancias cromáticas.

Vanhal llegó a componer más de 1300 obras:  100 cuartetos, 73 sinfonías , música sacra y trabajos corales entre ellas.  También escribió para Clarinete, utilizando el estilo clásico vienés, aunque con algunos toques románticos.  En algunas de las obras llegó a experimentar con estilos y estructuras bastante radicales.

Aunque raramente se movió de Viena, dónde también fue un docente activo, debido al éxito de sus composiciones, sus obras llegaron a interpretarse en Estados Unidos al final de su vida.

En resumen, una vida llena de trabajo y resultados:  el interés que despertó el buen trabajo hizo a Wanhal codearse con los mejores.  Buena moraleja para los que quieren triunfar meramente a base de contactos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: