Dramas Políticos

marzo 27, 2011

Título:  Un drama en Livonia

Autor:  Julio Verne

Editorial:  RBA

No se privó Verne en su narrativa de ningún tema, incluida la política-ficción.  Porque la sabiduría popular califica con frecuencia ética y política como antagónicos conceptos.  Una trama que hable de un político cuya ética permite el propio descalabro por injusta acusación es argumento fantástico en la España del siglo XXI.

Un ejemplo.  Se despachan hoy los periódicos con la falsa trama de corrupción ideada por el Sunday Times para exponer los saneados complementos pecuniarios que pueden obtener los eurodiputados de lobbies interesados.  La gracioso del caso, es que en el fondo, a nadie sorprende ya un escándalo como éste.

Un drama en Livonia.

Julio Verne, por contra, hace ficción sobre un político al que todas las pruebas incriminan en un asesinato, y que finalmente acaba fiambre, en parte debido a su interés por guardar silencio para no exponer al prójimo al envite justiciero.  Y curioso que quien finalmente es culpable no sea siquiera su adversario político, que aunque complaciente con la culpabilidad del adversario, no es utilizado por Verne como antagonista final.

En fin, que esta trama interesante nos recuerda el drama político que vivimos y el que se nos avecina:  cada cual interpretando su mejor papel para ganar las elecciones de Mayo.


Ojo con la justicia

marzo 20, 2011

Título:  Los hermanos Kip

Autor:  Julio Verne

Editorial:  RBA

 

Podríamos comenzar este post hablando de muerte, cambio de gobierno, desastre en la dirección y destitución del mandamás, capitán o gobernante.  Pero como se aproxima período electoral, bien podrían pensarse que Julio Verne pensó en alguna situación concreta como preámbulo de su novela.

Los hermanos Kip

Aunque todos esos temas están presente en este ejemplar de la colección Grandes Aventuras, cualquier parecido con la realidad, ya se sabe.  El tema de fondo es la justicia humana, y divina, que en otros tiempos era considerada.   Por cierto que esta historia sí tiene una interesante trama, y se hace llevadera:  no sólo de viajes y geografía vive el lector verniano, también se precisa de una historia sólida y una aventura que provoque la inmersión.

En fin, que a los hermanos Kip, suerte de abnegados personajes que luchan por el bien desde que se despiertan hasta que cierran sus ojos cada noche, les cae un muerto y no hay manera de demostrar su inocencia… hasta el final, en que un truco óptico demuestra su inocencia y los verdaderos culpables.  ¿De dónde se sacó Verne este as en la manga?  ¿Cómo es que los de CSI no lo han utilizado aún?  (quizá es que dejé de ver la serie hace mucho, o que el asunto era una leyenda urbana en la época del autor).

Por cierto que la novela se inspiró en personajes reales, y entre otras cosas narra detalles del movmiento separastista Irlandes.

En fin, que no voy a destripar la historia.  Y eso, que hay que tener ojo con la justicia humana.  Nunca mejor dicho (echen un ojo a la novela).


Nuestros niños

marzo 15, 2011

Título:  Los niños de Urania

Autor:  Evry Schatzman

Editorial:  Salvat

Urania, una de las nueve musas de la astronomía.  Urania, del griego “ouranos”, firmamento (1827).  Camille Flammarion designaba a los astrónomos, enamorados del cielo, por la expresión poética “los amantes de Urania”.

Así comienza esta obra divulgadora, en la que no hay niños, aunque podrían presuponerse en aquellas otras civilizaciones de las que habla.  Como niño se ve el autor a sí mismo y sus colegas en el título.  ¿Serán todos los científicos como niños que siguen cultivando en la edad adulta su afán por conocer el mundo que les rodea?

Partiendo del principio de la Universalidad de las leyes, presenta el autor las conjeturas elaboradas hasta la fecha para intuir la existencia de vida y tecnología en otras galaxias.  Repasando la fórmula de Drake, y manteniéndola como conjetura verosímil, avanza tratando todos los temas conocidos y necesarios para que resulte una civilización como la nuestra en el Universo.  Presenta no sólo las ideas optimistas, sino también las pesimistas -solipsistas en este caso- que mantienen nuestra unicidad cosmológica.

Me soprende no obstante no haber leído ni en esta ni en ninguna otra obra que trate la temática, el posible beneficio de un universo infinito:  aún en el caso de que las condiciones necesarias para la vida sean tan remotas que sólo se hayan producido una vez en el universo que conocemos -siendo nosotros pues, testigos y beneficiarios de tan peregrina posibilidad- quizá nos enfrentemos a territorios infinitos.  Un universo infinito, necesariamente producirá vida infinitas veces, por pequeña que sea la probabilidad de que esta surja, y sabiendo como sabemos que esta probabilidad no es cero.  Si las matemáticas no nos engañan, e independientemente del tipo de infinito con que trabajemos, la vida se repetiá infinitas veces en un universo infinito.  Y puestos a conjeturar, que es la única posibilidad en este tipo de estudios ¿porqué no pensar en un universo infinito?  ¿Será ésta una idea que ancle sus raíces en un Dios infinito? Todas las conjeturas cosmológicas requiren necesariamente establecer premisas indemostrables en las que sus autores internamente creen.

School of Computing

Pero esto de los científicos y su actuar como niños imaginando y comprendiendo da para mucho.  Sin ir más lejos, esta pasada semana se firmó un interesante convenio en la Diputación Provincial de Cáceres, con sede en un magnifico palacio en la Plaza de Santa María, casco antiguo de Cáceres.  La sede se asienta en el lugar que ocuparon el Palacio de Hernán Pérez de Ulloa y el Convento de Santa María de Jesús, fundado en el siglo XV por las monjas jerónimas.

El convenio en cuestión pone en marcha el School of Computing, que pretende divulgar la Ciencia y Tecnología entre los niños Extremeños.  La iniciativa está en línea con otras propuestas internacionales, entre las que destaca el Computational Thinking del Carnigie Mellon y el Teacher in Service Program de la IEEE.  En España quizá sea más necesario aún, dado los resultados obtenidos en las sucesivas evaluaciones de nuestros jóvenes.

Habrá que ayudar a nuestros niños, y seguir confiando en ellos.  El futuro está en sus manos.


La tierra herida

marzo 6, 2011

Título:  La Tierra Herida.

Autor:  Miguel Delibes y Miguel Delibes de Castro.

Editorial: Galaxia Gutenberg.

 

Quizá sea éste uno de los últimos libros con colaboración de Miguel Delibes, porque en cuanto a construcción, desarrollo y escritura de novelas, ya nos avisó el autor de sus mermadas facultades tras una revisión quirúrgica.

La tierra herida

Este libro, cuyo peso lo lleva uno de los herederos del apellido Delibes, quizá fuera necesario para celebrar su Doctorado Honoris Causa en Biología.  Es bien conocido el amor de los verdaderos cazadores y pescadores por la naturaleza, que reviven los inicios de nuestra especie, hace muchos miles de años, cuando discurríamos cazando y recolectando en armonía con la naturaleza;  en perfecta simbiosis, el hombre servía y era servido por la naturaleza.  Así lo entendía Delibes, y así lo vivía.

La Tierra herida nos muestra un diálogo entre un conocedor de las leyes naturales -Delibes hijo, biólogo- y un apasionado por la naturaleza, Delibes padre.  Aunque la obra es extraña a la creación propia de Delibes, no está demás para reflexionar sobre lo que tenemos y lo que merecemos.  La especie humana a decidido pedir prestado en exceso a un banquero que no pide aval:  la naturaleza nos da lo que tiene sin exigir nada a cambio.  Está en manos del cliente tomar lo necesario, administrarlo y devolver los intereses.  Malas noticias para clientes irresponsables, que toman lo que quieren y no piensan en devolver.

Esperemos que esta tierra herida que se nos presenta, no esté aún en fase terminal de su enfermedad.