Tormenta económica

Título:  El crimen de lord Arthur Savile y otros relatos.

Autor:  Oscar Wilde

Editorial:  Aguilar

 

“España no existirá, Nadie cree en España, ni siquiera los propios españoles.  Llevamo todo el camino de la disolucion.  Existirán distintos reinos, como la República Independiente de Extremadura, el Reino de Aragón… Tenemos que empezar a querernos, y a que no nos de vergüenza decir que somos patriotas”.   Con esta contundencia, contestaba irónicamente, Juan, colega de la Complutense, a la salida de los cursos de verano de El Escorial, a un bienintencionado encuestador.

La riqueza de un país, dicen los sabios, depende de sus gentes y su territorio.  A mayor capacidad de esfuerzo y trabajo, más prosperidad, a mayor territorio, mayor cantidad de recursos y gentes, y por tanto prosperidad.  Pero el cumplimiento de esta máxima require indispensablemente del esfuerzo colectivo.

El libro de hoy, viene al caso no por la historia del crimen, sino por el más conocido cuento de su autor, incluído en este libro de bolsillo: Príncipe y Mendigo.  ¿Quién es hoy el príncipe y el mendigo de la economía mundial?  Los mercados están patas arriba, y las agencias de calificación restan puntos a la mayor potencia del siglo XX.  ¿Estamos asistiendo al relevo final de liderazgo económico mundial?

Quizá no convenga ser tan alarmista como Juan Lanchares respondiendo al imprudente becario, pero o una de dos, o nos ponemos las pilas colectivamente, o la economía nacional no levantará cabeza.

Dicen que hay más alegría en compartir que en recibir.  Quizá esto impulsó al Príncipe Feliz a donar toda su fortuna.  La fortuna de nuestra juventud es su mayor desgracia:  haber recibido todo por “derecho”, y pensar que el país le debe todo:  vivienda, trabajo, salud…  No se dan cuenta que son ellos los beneficiarios del esfuerzo de generaciones previas.

No hay mal quién cien años dure…  Agarremos el toro por los cuernos, apretemos los dientes, y dejemos de buscar excusas y culpables.  Todas las tormentas escampas, incluídas las económicas.

Anuncios

2 Responses to Tormenta económica

  1. jjmerelo dice:

    Pero eso no evita que, mientras dura la tormenta, te pongas perdido.

    • fcofdez dice:

      Cierto, cuando el barco capea el temporal es imposible que sus marineros guarden la ropa. Pero no hay remedio: o los marineros se lo curran, o el barco se va a pique.

      Paco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: