La verdad

septiembre 25, 2011

Título:  Historia del Tiempo

Autor:  Stephen Hawking

Editorial:  RBA

 

Stephen Hawing decidió divulgar por razones económicas.  Su enfermedad progresiva ocasionaba gastos que no podía cubrir su cátedra universitaria.   El paso por la universidad enriquece, pero nunca económicamente.  Ni la seguridad social de su país, ni su remuneración mensual permitían la asistencia que necesitaba.  Se embarcó así en un proyecto incierto:  conseguir acercar al público general lo que estaba hasta entonces en manos de los especialistas, la teoría de la relatividad y su relación con la física cuántica, pasando por los agujeros negros y la cosmología.  Lo consiguió, con un bestseller que generó todo el dinero que necesitaba.

Hawkings, cuyo creciente ateismo le alejó de su mujer, madre de sus tres hijos, era colega de otros brillantes científicos creyentes.  La fe no es patrimonio del pueblo llano, ni cada sabio es un sindios.  Pero Hawkings llega en sus estudios al que denomina Universo autocontenido, sin principio ni fin, sin origen ni final en el tiempo.  Plantea así en un capítulo clave la pregunta:  ¿Qué necesidad hay de Dios?

Relatividad

Hubo una época en la que la Iglesia oficial calificaba lo científicamente saludable y coherente.  Utilizando la Biblia como vara de medir, se ponía fecha al día de la creación, sancionando teorías y excomulgando hereges.  Hoy, es la ciencia quién decide la fe del pueblo.  El nuevo sacerdote de la ciencia ratifica la filosofía del pueblo, y expulsa a Dios del Universo, cuando éste no le baila el agua.  El hombre venga así su expulsión del paraíso, y expatria a Dios de su propia creación, convenciendo al pueblo de sus derechos sucesorios y autosuficiencia definitiva.

Pero la partida continúa.  ¿Hemos alcanzado el conocimiento último?  ¿Tenemos la teoría definitiva?  Reconoce Hawking que no, sin cuestionar sus hallazgos y las teorías de partida:  relatividad y cuántica.   Quizá estemos a las puertas hoy, 25 de Septiembre, de una nueva revolución en la Física, o tal vez no.  Los físicos del CERN y otros colegas italianos, han encontrado neutrinos que viajan más rápido que la luz.  Sin entrar a cuestionar las implicaciones filosóficas del hecho -¿viajar al pasado? ¿falla un pilar básico de la teoría de la relatividad?  ¿toda la física teórica actual hay que reescribirla?-, han mostrado a sus colegas su estupefacción, esmero en las medidas, y humildad pidiendo ayuda paraa ratificar o rechazar los resultados obtenidos.

Quizá este resultado, si es cierto, o algún otro en los próximos años, ayudará al fin, tras dos milenios de desencuentros, a entender a Científicos y Creyentes, que la verdad no debe estar en contra de la verdad.  Y quiera Dios que los nuevos exégetas de la biblia y el universo, científicos y pastores, sean capaces de estar cada vez más cerca de una verdad común.

 

 


El principio

septiembre 17, 2011

Título:  Stephen Hawding, Una vida para la ciencia

Autor:  Michale White, John Gribbin

Editorial:  RBA

 

LLevaba Hawkings años durmiendo en los estantes.  Le llegó su hora.

Quizá Hawkings haya hecho que nos llegue la hora, el tiempo, a toda la humanidad.  Porque si antes de él se entendió la Gravedad, la relatividad y los fenómenos cuánticos, una comprensión teórica formal acompañada de incomprensión profunda, como Feyman confesaba, Hawkings hizo por fin entenderse a los antagonistas;  Hawkings hizo que teorías irreconciliables, como la Palestina e Israel actual, por primera vez se dieran su primer abrazo en el abismo de los agujeros negros.  Física cuántica y relatividad general de la mano en el horizonte de la sigularidad.

Hawkings, mente privilegiada que vuela libre de sus ataduras físicas, llegó al origen de los tiempo para mostrar que tal vez, ni el tiempo ni el universo tengan un origen.  Inventando nuevas exotéricas teorías, ayudó a dotar al vacío de capacidad creadora.  Un vacío que deja de serlo al definirlo, dotarlo de propiedades matemáticas que están dispuestas a ayudarles a salir de su vacío existencial.  El vacío es inalcanzable, inimaginable, intangible, y cualquier vacío en que pensemos automáticamente se llena de existencia.  La nada inalcanzable se escabuyó de la mente de Hawkings, como antes lo hizo con cualquier inocente pescador de vacíos.

Hawkings viajó del agnosticismo al ateismo, en un trayecto que le hizo perder su estabilidad familiar.  Llegó, igual que mucho pensadores y teólogos previos, al concepto de infinito temporal y espacial y vacío con capacidad creadora.  Los antiguos utilizaron muchos nombres para el Verbo.  Dijo Juan, en el principio era el verbo; y Hawking le llamó vacío energético.

Hawkings, que tuvo el coraje de hablar en el vaticano de su visión, y al que Juan Pablo II rindió honores, es hoy un ferviente ateo, que cree en el universo eterno, infinito.  Hawkings es un hombre que cree firmemente en sus teorías, y en el que muchos confiamos.  Hawkings es el apostol nuevo de la ciencia, que permitirá a otros muchos creer cómo funcionan las cosas, sin entenderlas.  Como Feyman antes creyó en la física cuántica y evangelizó al mundo, Hawkings nos ha desvelado el misterio, y el pueblo le cree.

Hacen falta muchos apóstoles de la ciencia, que permitan al resto de mortales entender cómo funciona el mundo.  Hacen falta también apóstoles verdaderos que hagan vislumbrar la humanidad de Dios -con múltiples nombres y formas- que responde al porqué de la existencia, y encontrar hayá al fondo, quizá destrás de los agujeros negos de Hawkings, en la singularidad desnuda, tras el tiempo y el espacio, la física y las matemáticas, el soporte universal de todo lo creado.

 


Patria

septiembre 10, 2011

Título:  Segunda Patria

Autor: Julio Verne

Editorial: RBA

El pasado 8 de Septiembre celebrábamos en Extremadura el día grande.  Con corrida de Cuvillos el diestro Perera salía por la puerta grande, en una tarde de calor, aficción y cante:  Miguel de Tena con su cante jondo y los pasodobles de la Banda Municipal de Almendralejo amenizaron la faena.  Que sería de la fiesta nacional sin pasodobles.

Todo pueblo consciente de sus raíces, festeja su pasado esperanzado en el futuro.  También la historia de Verne habla de patrias y raíces.

Segunda Patria

La historia de hoy prentende ser epílogo de la obra que Johann Wyss escribió inspirada en Robinson Crusoe, en una época en que  todavía los viajes lejanos y las islas remotas inflamaban la imaginación de la vieja Europa.  La Familia de Robinsones Suizos, alcanzó éxito de público notable entonces, el año de nuestra Pepa, 1812, y perduró hasta la actualidad.  No es pués extraño que otros escritores, incluído Verne, se aventuraran a continuar la historia.

Segunda Patria fue publicada en forma seriada, y forma parte del cuerpo de Novelas que Verne escribe para homenajear a otros clásicos.  Narra la consolidación de un reino:  las aventuras de las familias Suizas en su Isla, y sus proyectos de futura colonia.

Sirva esta obra para mostrar el apego natural que el género humano tiene por su tierra, su país y constumbres, y por sus conciudadanos;  y sirva también para reflexionar sobre la acomplejada realidad de nuestro pueblo, que esconde su nacionalidad, bandera y costumbres por una verguenza impuesta por líderes trasnochados. Tendrán hoy que cruzar la frontera muchos para asistir a buenas corridas de toros, a pesar de democracia, libertades y nacionalismos, como antaño hacían lo propio buscando otro tipo de corridas cinematográficas.

Es una suerte que todavía queden otros muchas regiones y pueblos, como Extremadura, que celebra con naturalidad, banderas y toros su bien entendida patria.


El bosque y el agua

septiembre 5, 2011

Título:  El Bosque Animado.

Autor:  Wenceslao Fernández Flores.

Editorial:  Anaya.

 

Fernández Flores tejió en la Fraga de Cecebre mensajes universales:  la supremacía de la naturaleza frente al mundo urbano, la comunión de todos los seres del bosque, las penurias y el hambre de los olividados por la sociedad, la lucha de clases, el hambre… incluso tecnología hay en el bosque, en manos de un loco:  manifestada en la obra de Flores como predicción del teléfono móvil actual.  Tan universales son sus historias, que Walt Disney tuvo el Bosque Animado como proyecto de película.

El bosque es en esta obra de Flores paisaje y soporte de los más diferentes estilos de vida.  Cualquier bosque podría analizarse bajo el mismo prisma.

Palacio de Bussaco

Este pasado fin de semana, entre reuniones varias en Coimbra y lectura del Bosque Animado, he tenido la oportunidad de visitar Bussaco y su Mata, conjunto fantástico de Parque Nacional y Hotel Palacio histórico.  La impresión que produce semejante obra de la naturaleza en el ánimo del visitante es notable:  el ser humano siente su miseria ante el milagro de la creación.  La Mata, incluye entre otras maravillas, el palacio de Bussaco, insertado y oculto en la cima de la Mata, que ofreció en su día descanso oficial a los Reyes de Portugal.  Se funde así la creación humana, para sus más altos dignatarios, con la naturaleza más viva y misteriosa.

Hablando de vida, debe la sierra de bussaco actuar como imponente filtro natural para las aguas que son distribuidas desde la vecina Luso.  Aguas naturales que son recogidas por los vecinos en una magnífica fuente pública, embotelladas y distribuídas por todo el país, y aprovechadas en un moderno SPA que aún conserva la fuente Decó construida a principios del siglo XX, siguiendo las tendencias vacacionales de los turistas adinerados, y que suelen reflejarse en arquitecturas Novó y Modernistas por los balnearios de toda Europa.

En fin, un lugar para descansar y disfrutar en la Naturaleza de agua y bosque.