Jobs

Título:  Steve Jobs

Autor:  Walter Issacson

Editorial:  Simon & Schuster

Una de las tareas marcadas en mi agenda en el reciente viaje a USA era la compra el libro de Isaacson, sobre Steve Jobs.  Lanzado el 24 de Octubre cayó en mis manos el 28 en una tienda Target, con un 25% de oferta, y después de haber resistido sistemáticamente a la compra sin descuento en todos los aeropuertos que visité durante mi estancia.

Voy a plantear aquí un punto de vista políticamente incorrecto y poco convencional, para acabar hortodoxamente:  Jobs fue un cabronazo, y el mundo y la tecnología no se hubiera resentido un ápice sin él.

Toy Story

Algunos de nuestros sabios más conocidos dijeron en su día que caminaban a hombros de gigante, apuntando así humildemente que sus avances eran fruto del trabajo de otros.   La humildad es una cualidad humana valorada proporcionalmente a la posición social del que la exhibe.

El caso de Jobs es diametralmente opuesto:  su prepotencia y arrogancia, así como capacidad para humillar el prójimo, han sido cualidades bien conocidas en su entorno, y que aplicó sistemáticamente para lograr sus objetivos.  La cuestión es si el fin justifica los medios.

Dicho esto, todo personaje tiene sus facetas, y en el caso de Jobs, su sentido visionario, capacidad de innovación, búsqueda perfeccionista de resultados y pasión por el diseño hizo de sus productos y compañías marcas de éxito.  La pregunta es qué hubiera sucedido si Jobs no hubiera existido:  Nada.

La época de Jobs, mostraba una nerviosa agitación pre-parto en el mundo de la tecnología y los computadores.  Bill Gates con Microsoft, IBM, Xerox, … todos se movían buscando una nueva gama de productos que ofrecer al público.  La historia sin Jobs o sin Gates hubiera sido diferente, pero no diametralmente distinta.  La género humano, con su dotación genética y su capacidad de adaptación, tenía que llegar y llegó al computador personal, y a las videoconsolas y a la animación por ordenador.  Si no hubiera sido Jobs, quizá los propios fundadores de Pixar lo hubieran hecho con fondos de otras personas, o tal vez otra compañía hubiera marcado tendencias con una alternativa a Toy Story.  Pero entre los miles de millones de personas que habitan el mundo, no podemos pensar que la historia sería diferente sin uno particular: diferente sí, aunque no genéricamente diferente.  Si no hubiera habido Stalin, probablemente otro habría ocupado su puesto en la conyuntura social Rusa de la época.  Las personas somos como somos, y producimos lo que producimos.  Este es nuestro sino, y nuestra penitencia.

En todo caso, tuvo que ser Jobs quién encarnó un modo de vida, tuvo una visión y participó en una era de revolución tecnológica.  Reconozcamos la parte positiva del personaje, y apliquemos el cuento en nuestro ámbito:  cualquiera puede provocar una revolución de esta índole si se encuentra un medio propicio.  Moraleja:  (i) La tecnología llega cuando la sociedad está madura;  (ii) un entorno dinámico e innovador es el caldo de cultivo idóneo para el nacimiento de una nueva tecnología.

Anuncios

Una respuesta a Jobs

  1. Fernando dice:

    Muy de acuerdo contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: