Poesía hecha pan.

Título:  Platero y yo.

Autor:  Juan R. Jiménez.

Editorial: Bruguera.

Aunque a muchos no les gusta soplar velas, la edad es remedio de algunos males:  apreciar buenos libros que fueran lecturas obligadas.  El caso de Platero, junto con el Quijote, son paradigmáticos;  uno por su falta de argumento y otro por su voluminosa factura.  Muchos mayores rechazan su lectura tras traumáticas experiencias juveniles.

Todo estará dicho de Platero.  Personalmente me quedo con la vida hecha poesía, de un pueblo y su discurrir apartado de las grandes urbes, con anónimos personajes que se ganan el pan con su trabajo diario.  Nada de lujos, vacaciones y otros aparejos de la sociedad del bienestar.

Leía hace poco que algunos americanos huyen de las megápolis autodenominanse make-it-yourself.  Son los que recuperan la forma de vida de nuestros abuelos, sus huertos y granjas caseras.  Vecinos que en las páginas de Platero se afanan a diario por el bien de sus familias.  Vida, lugares y protagonistas convertidos en telón de fondo, decorado del deambular de Platero.  No estaría demás que algunos padres de familia actuales volvieran la vista a Platero, y transmitieran a su progenie de más de 16 años -que tras liberarse del yugo educativo se pasan las horas al sol en los parques, en holganza indefinida- la necesidad del esfuerzo y el trabajo para llevarse un trozo de pan a la boca.  Esperemos que algún día se acuerden de Platero y de la necesaria honradez en el trabajo para la prosperidad de nuestra sociedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: