Profeta en su tierra

julio 29, 2012

Título:  Alcazaba.

Autor:  Jesús Sánchez Adalid.

Editorial:  Círculo de Lectores.

Adalid lleva años escribiendo novela histórica, y vendiéndola con éxito.  No está demás que un escritor afincado en Extremadura exporte su tierra.  A muchos de sus paisanos ha sorprendido su innegable capacidad para tejer historias que atraen a las masas y su inspiración divina para contarlas:  sacerdote de vocación tardía que relevó a su inicio en la judicatura.

Castillo de Alange

Alcazaba cuenta historias de ciudades extremeñas bien conocidas:  la Mérida de la época Andalusí, y su vecina Alange, cuyos baños son frecuentados desde época Romana.  La fuente de la Jarilla, el embalse, su castillo, las empinadas calles de la villa, el gran hotel Aqualange, las termas romanas, bien merecen una visita, más ahora que el alcalde y sus notables han descubierto con retraso que hace 20 años fue reconocida Patrimonio Unesco. Los ideólogos de la candidatura emeritense, decidieron incluir entonces a la minúscula villa de Alange  -sabedores de la importancia de sus termas romanas-.  Y remitido el expediente, y recibida la buena nueva, nadie pensó en los vecinos de Alange.  Mérida disfrutó el beneplácito, y Alange permaneció en el olvido.  Quizá sea éste el carácter del emeritense, aprovechón y cicatero.  Una pena.

No así Adalid, que proclama el amor a su patria.  Y Extremadura le premió con su medalla.  Música celestial para el autor.  Una suerte que sea reconocido por sus paisanos tanto como por los lectores foráneos.

Hablando de música, un desliz musical aparece en la obra, cuando el autor sitúa el canto polifónico en los oficios cristianos del siglo IX.  Probablemente entonces aún no fuera costumbre la polifonía en el canto religioso.

En fin, que el libro se lee de un tirón, como acostumbran a decir por estos lares, y que aunque uno prefiere literatura con más reposo y enjundia, no está demás reconocer el trabajo del autor, documentándose -y documentando al lector con unos apéndices de interés- y contando una historia que permita a los devoradores de best-sellers gastar tiempo aprendiendo Historia.

Necesitamos más que nunca profestas en propia tierra:  adalides de nuestra vieja España en estos convulsos tiempos, que nos ayuden a entender nuestros orígenes y nuestro destino.


El sentimiento de una nación

julio 21, 2012

Título:  La Guerra y la Paz

Autor: Leon Tolstoi

Editorial:   Planeta

Este post me ha llevado meses: más de 1500 páginas de historia de un pueblo, el Ruso.

Probablemente sea una de las peores ediciones esta que recuperé de la biblioteca, pastas de papel rotas, páginas color tocino añejo, papel de lija y precio de ganga hace más de 20 años.  Creo que el próximo destino de los dos ejemplares que encierran esta obra será la basura, si no los abandono antes en algún lugar del mundo para un futuro lector desconocido.

Acudí a la Tolstoi tras asistir a la batalla de Stalingrado de la mano de Grossman.  Allá por Mayo terminé otra obra de largo recorrido, y asistí a la victoria del pueblo Ruso frente al invasor.  Nos narraba Grossman la unidad del pueblo Ruso para alzarse frente a la adversidad, y reeditaba así el pueblo su sufrimiento y entrega de siglos previos frente a Napoleón.

Guerra y PazTolstoi nos cuenta en esta ocasión el discurrir de la nableza en la Rusia pre-revolucionaria:  sus esperanzas, anhelos y miserias;  y cómo la suerte y la casualidad – y no la pericia ni la sabiduría- se alineó con el defensores de su patria frente al invasor Francés.

Si algo llama la atención en la narración de Tolstoi, además de su peculiar conocimiento enciclopédico de la ciencia, incluyendo el cálculo diferencial o la teoría de la evolución, es su convencimiento sobre el aleatorio discurrir de la historia, que propicia éxitos o descalabros dónde menos se espera.  Así desgrana Tolstoi los acontecimientos que llevaron a la victoria Rusa, que no se debieron a estrategia militar ni previsión de circunstancias, sino al azar más inversímil.  Aprovecha Tolstoi para poner en duda la astucia de Napoleón y las causas de su encumbramiento previo.

Magnífico relato que analiza la naturaleza humana en unas circustancias históricas límite, y cómo una vez más el sentimiento colectivo de una nación se unió para superar lo imposible:  derrotar al todopoderoso ejército Napoleónico.

Quizá pueda servirnos de lección a los que hoy sufrimos los ataques del mercado.  Un poco de suerte y esfuerzo conjunto son la clave para salir del atolladero en el que nos encontramos.  Si Europa quiere seguir siendo Europa tendrá que sentirlo en su conjunto.  Y sino, ya saben lo que dice el refrán castizo:  No hay mal que 100 años dure, ni cuerpo que lo resista.


El buen estudiante

julio 13, 2012

Título:  Parallel Architectures and Bioinspired Algorithms

Autor:  F. Fernández de Vega, J. I. Hidalgo, J. Lanchares (eds).

Editorial: Springer

Una cosa es comentar el libro de uno en su propio blog, y otra inundar de publicidad los congresos a los que asiste (Gecco sin ir más lejos).  En fin, ni siquiera abusaremos aquí de lo primero, y simplemente recomendaremos el link que Springer nos ofrece hoy para los interesados en tan relevante materia, Algoritmos Bioinspirados y técnicas paralelas y distribuidas– para alivar la carga computacional.  El libro fue fruto de trabajos presentados en los últimos años por diversos autores en los workshops de la temática, celebrados en combinación con el IEEE PACT.

Hablando de congresos, a nadie se le ocurre colocar un Keynote de un PhD student, ni dar papas fritas en el “coffe break”.  No se si esto habla a favor o en contra de GECCO.  Que cada cual saque sus conclusiones.  Y tomen notas futuros “chairmans”.

Pero hoy, más que de libros investigadores y congresos, vamos a hablar de los estudiantes que se afanan por iniciar una carrera de investigación.

Ensenada

Hace una semana, tuve la oportunidad de participar en un curso de verano sobre Visión artíficial y Robótica:  El “Summer School on Image and Robotics 2012 (SSIR)” que organizó mi colega Gustavo Olague en el CICESE, Ensenada.

Estudiantes de diferentes nacionalidades, incluyendo Francia, Colombia, México… asistían para conocer líneas  para sus futuras investigaciones.  Enhorabuena a los organizadores, que han llevado adelante este curso durante 15 días de arduo trabajo.  La ciudad de Ensenada es un marco perfecto para estas actividades, con un clima suavizado por el mar y una tranquilidad que sorprende a los extranjeros acostumbrados a noticias de México poco gratificantes.

Estos cursos veraniegos -que lamentablemente no podemos organizar ahora en España por falta de patrocinios- permiten un encuentro directo entre estudiantes y profesores, y, bien aprovechado, puede servir para que los estudiantes muestren sus capacidades.  Sin ir más lejos, voy a narrar el record guiness de programación de un algoritmo evolutivo, que se produjo en la charla que impartí.

La temática versaba sobre Programación Genética Paralela, con un repaso a las teorías que inspiraron las técnicas evolutivas, y una muestra de algoritmos funcionando en vivo.  Ahí fue precisamente cuando planteé un reto a los estudiantes:  programar durante la charla un Algoritmo Genético capaz de resolver el problema Onemax.

El reto fue propuesto poco antes del descanso de la charla, en el meridiano de las 4 horas planeadas, con la promesa de un regalo -el libro que comentamos- al primero que resolviera el problema. El curso finalizaba el día siguiente, y los estudiantes tenían la noche entera para programar, testar, corregir…

Y llegó la sorpresa.  Uno de los estudantes, en el turno de preguntas del final de la charla, se acercó al estrado para entregar una versión operativa del Algoritmo Genético resolviendo el problema propuesto.  Premio, dedicación y firma.

Una recompensa participar en un curso en el que los alumnos aún muestran un profundo interés por lo que se les cuenta.  Quizá algunos males de la vieja Europa deriven de la falta de interés de los estudiantes y de nuestra incapacidad para despertar su entusiasmo.