Profeta en su tierra

Título:  Alcazaba.

Autor:  Jesús Sánchez Adalid.

Editorial:  Círculo de Lectores.

Adalid lleva años escribiendo novela histórica, y vendiéndola con éxito.  No está demás que un escritor afincado en Extremadura exporte su tierra.  A muchos de sus paisanos ha sorprendido su innegable capacidad para tejer historias que atraen a las masas y su inspiración divina para contarlas:  sacerdote de vocación tardía que relevó a su inicio en la judicatura.

Castillo de Alange

Alcazaba cuenta historias de ciudades extremeñas bien conocidas:  la Mérida de la época Andalusí, y su vecina Alange, cuyos baños son frecuentados desde época Romana.  La fuente de la Jarilla, el embalse, su castillo, las empinadas calles de la villa, el gran hotel Aqualange, las termas romanas, bien merecen una visita, más ahora que el alcalde y sus notables han descubierto con retraso que hace 20 años fue reconocida Patrimonio Unesco. Los ideólogos de la candidatura emeritense, decidieron incluir entonces a la minúscula villa de Alange  -sabedores de la importancia de sus termas romanas-.  Y remitido el expediente, y recibida la buena nueva, nadie pensó en los vecinos de Alange.  Mérida disfrutó el beneplácito, y Alange permaneció en el olvido.  Quizá sea éste el carácter del emeritense, aprovechón y cicatero.  Una pena.

No así Adalid, que proclama el amor a su patria.  Y Extremadura le premió con su medalla.  Música celestial para el autor.  Una suerte que sea reconocido por sus paisanos tanto como por los lectores foráneos.

Hablando de música, un desliz musical aparece en la obra, cuando el autor sitúa el canto polifónico en los oficios cristianos del siglo IX.  Probablemente entonces aún no fuera costumbre la polifonía en el canto religioso.

En fin, que el libro se lee de un tirón, como acostumbran a decir por estos lares, y que aunque uno prefiere literatura con más reposo y enjundia, no está demás reconocer el trabajo del autor, documentándose -y documentando al lector con unos apéndices de interés- y contando una historia que permita a los devoradores de best-sellers gastar tiempo aprendiendo Historia.

Necesitamos más que nunca profestas en propia tierra:  adalides de nuestra vieja España en estos convulsos tiempos, que nos ayuden a entender nuestros orígenes y nuestro destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: