La educación polifacética

diciembre 17, 2012

Título:  Clarinet Sonata, Op. 167.

Autor: Saint-Saëns.

Editorial:  G. Henle Verlag.

 

A cuento de esta sonata para clarinete y piano hablamos hoy del nuevo modelo educativo.   Saint Saëns, el autor, fue un tipo polifacético, que cultivó varias artes a lo largo de su vida.  Además de su actividad musical, por la que se le conoce, fue escritor, caricaturista y animado tertuliano científico, estudioso de escenografía teatral antigua y miembro de la sociedad astronómica francesa; y fue el primero entre los dedicados a la composición de bandas sonoras, justo cuando el cine daba sus primeros pasos.

Saint Säens

Nacido en pleno romanticismo musical de una familia campesina, pronto destacaron sus dotes intelectuales y naturales múltiples, que incluían entre otras un oído absoluto.

En París tomó contacto de niño con el piano, con sólo dos años ya aprendía de su tía-abuela;  a los 3 ya podía leer y escribir, y a los 4 mostró su prodigio incipiente en la composición.  Con 5 años conoció al pintor Ingres, a quién dedico un adagio compuesto con 7 años, época en que ya hablaba latín.

En 1846, con sólo 11 años, dió su primer recital, muy celebrado por un final memorable:  ofreció como “bis” tocar de memoria cualquiera de las 32 sonatas para piano de Beethoven, lo que fue calificado por la prensa Europea y Norteamericana como el nacimiento del nuevo Mozart.

Pasó dos años después al conservatorio de París, recibiendo clases como organista -disciplina en la que ganaría varios premios, y sintió aficción hacia la obra de Victor Hugo, a la que pondría música en diversas ocasiones.  Su precocidad en la composición, le hizo enviar en ocasiones obras bajo seudónimo para no ser rechazado por la edad.  Se dijo de él que lo sabía todo, y le faltaba “inexperiencia”.

Conoció a Listz con 18 años, y proyectó dar conciertos conjuntos, aunque no cuajó.  Listz diría de él ser el más grande organista del mundo.  Como profesor, formó entre otros a Gabriel Fauré.

Su capacidad creativa generó más de 400 obras, la admiración de todos, incluida la Reina Victoria de Inglaterra, que le invitó a palacio y cantó acompañada por él en una velada memorable.  Su carnaval de los animales inspiró un ballet que lanzarí a la bailarina Anna Pávlova.

Fue amigo del Español Sarasate a quién acompañó de gira por la península.

Amante de la astronomía y las ciencias en general, olvidó en cierta ocasión acudir a un concierto cuando con otro amigo astrónomo fue a observar las estrellas.    Hoy que de nuevo discutimos el modelo educativo en España, nos muestra Sanit Säens con su pasión por la botánica, matemáticas y astronomía que la música es complementaria a la ciencia, y que una educación apropiada debe incluir múltiples facetas.

 

Anuncios

Diferentes lecturas

diciembre 14, 2012

Título:  El Misterio de las Catedrales.

Autor:  Fulcanelli.

Editorial:  Plaza y Janés.

Este libro que llegó a mis manos por casualidad me sirve un nuevo pretexto para hablar de la mayor preocupación de los Españoles.

Curioso libro de autor desconocido, Fulcanelli, del que mucho se ha especulado, y relacionado con la mayor alquimia del siglo XX:  la bomba atomica.  El libro es un compendio que supone desvela el secreto de la magia alquímica a través del arte gótico.  Tomando Notre-Dame de París como referencia, el autor muestra como en realidad, todo la obra es una descripción detallada hacia la piedra filosofal.  Parece que Fulcanelli llegó a avisar de la fácil consecución de la bomba atómica y los devastadores efectos que la fisión nuclear provocaría;  según él, los principios básicos eran ya conocidos por los alquimistas, que los habían custodiado con diligencia para evitar males futuros.

Muy interesante temática, libro críptico y erudito, pero que no puede convencer sobre la  finalidad última del arte gótico.  Aunque bien es verdad que diferentes perspectivas ayudan a entender la realidad en que nos movemos.

Igualmente, tuve esta semana la oportunidad de asistir al evento organizado por las Cátedrad Bancaja de las Universidades Españolas.  Este evento sobre emprendimiento resultó una expeción notable por su calidad en el maremagnum de jornadas y congreso a que las administración nos ha acostumbrado para ejercicio narcisista de autobombo.

Como digo esta vez mereció la pena, y entre otros ponentes estuvo Joaquín Lorente , publicista de prestigio en el panorama internacional, y que remarcaba la ausencia de la palabra CRISIS en el evento.  Porque ciertamente la energía de los ponentes y del público hacían presagiar lo mejor para el futuro de nuestro país:  start-ups tecnológicas, empresas de éxito, inversores dispuestos a dotar recursos… Realidad alternativa a la que presentan las noticias a diario.

Esperemos que esta otra lectura de la realidad, con gente entusiasta y creyente en sus posibilidades, triunfe y muestre como el espíritu humano es capaz una vez más de vencer las dificultades.


Take Five

diciembre 7, 2012

Título:  Cantando bajo la lluvia.

Autor:  (textos) Gregorio Belinchón.

Editorial:  El País.

¿Sabía Vd que la Princesa Leia era hija de la co-protagonista de cantando bajo la lluvia, Debbie Reynolds?  Este y otros muchos detalles pasan inadvertidos para quién disfruta del clásico “Cantando Bajo la Lluvia“.

Los musicales, los buenos, hoy día están asociados a Broadway y sus sucursales internacionales.  No hay capital cultural que se precie que no ofrezca en sus mejores teatros musicales de renombre:  Londres, París, Toronto, Madrid…  Basta dar una vuelta por el mundo para tomar el pulso a esta rentable industria.

Los años dorados de Hollywood se asocian a las grandes producciones musicales, que en muchas ocasiones tomaban prestadas de Broadway temas, intérpretres y bailarines.  Cantando bajo la lluvia es así un homenaje a la historia del cine (el libro cuenta muchos detalles ocultos para el gran público) protagonizado por Gene Kelly, bailarín procedente de Broadway.

Música Jazz, tap dancing, mucho cine… menú apto para todos, incluida la infancia, que no podrán evitar la sonrisa con el tema “Haz Reir”.  Homenaje a muchos.

Sirva este clásico de la era Jazz, para rendir hoy tributo a un imprescindible del Jazz:  Dave Brubeck, que revolución el mundo del Jazz con su Take Five -nombre derivado del poco usual compás 5/4 utilizado-, y que ayer nos dejó.  Nacido en 1920, era uno de los supervivientes de la época clásica.  Nacido baptista, aunque su modre olvidó bautizarlo, murió católico como resultado de un encargo curioso:  componer una misa.

Disfrutemos hoy de este Take Five.


Crimen y castigo

diciembre 6, 2012

Título:  Papillón.

Autor:  Henri Charrière.

Editorial:  Plaza y Janés.

 

Tuvo que esperar el final para reconocer su suerte:  la carcel injusta por un crimen no cometido fue fruto de su mala vida.  Porque nada bueno debía esperar quién se lucraba en los bajos fondos con actividades al límite de la ley, trata de blancas y otras lindezas.  Aunque no es pretexto para un castigo excesivo, probablemente una vida de trabajador incansable, padre y marido virtuoso y prácticas caritativas con el prójimo le hubieran alejado de escenarios de depravación y crimen.

Aún así, la experiencia de Charrière sirvió para llamar la atención sobre el sistema penitenciario francés y el respeto de los derechos humanos.   Cárceles infernales y fugas múltiples escritas en primera persona hacen cuestionarse al lector la verosimilitud de los hechos.

Dijo el autor que se decidió a escribir tras conocer el éxito de otras fábulas sobre presos, y pensó que si la ficción triunfaba, su verdad debería conocer éxito universal.  No se equivocó.  El ciudadano medio siente atracción pareja atracción ante el éxito de los afotunados y la desgracia del prójimo;  los primeros le inducen el sueño, los segundos el agradecimiento a Dios por su vida presente.

Papillón termina alabando a Dios y la oportunidad de una nueva vida tras una década en presidio.

Sirva esta novela para reflexionar sobre la infalibilidad de la justicia, las oportunidades que nos ofrecen Dios y la vida, y la necesaria diligencia para alejarse de compañías y ambientes poco recomendables.


El séptimo arte

diciembre 3, 2012

Título:  Un Americano en París.

Autor:  Vicente Minelli – Textos Gregorio Belinchón

Editorial:  El País.

Hace ya varios años, sacó adelante el País, con el apoyo de Telefónica, esta colección de libros-películas que pone en manos del aficionado jóyas del séptimo con aderezo.  Porque si un buena elección gastronómica queda ensalzada con una descripción poética de las viandas, una buena película también gana cuando el espectador ha sido ilustrado previamente.

Un americano en París es una joya desde muchos puntos de vista.  Gershwin, el compositor de la obra sinfónica con el mismo título, creía firmemente en que el Jazz podría ser raiz y cumbre de futuras obras sinfónicas.  Vivió una temporada en París y aspiró a estudiar con Ravel y Stravinsky.  El ambiente de la capital y los sonidos de la calle están tan presentes en la obra, que el compositor utilizó claxons de los taxis parisienses en su estreno.

Si el ambiente de París influyó en la composición, el arte francés y europeo fueron referente en el vestuario de la más dilatado número musical de la película:  Monet, Toulouse-Letrec, Van Gogh y Rousseau prestan su obra para ambientar los pasos finales de Gene Kelly y Leslie Caron.

Mucho puede decirse de esta obra de arte múltiple, que auna cine, música, baile…  No se pierdan el número final de 18 minutos.  Pero como adelanto, una pequeña muestra no prevista inicialmente y resultado del empeño de Kelly por trabajar con los más pequeños.  Disfrútenlo.