Los curas obreros

Título:  El Cura de Entrerríos.

Autor:  Manuel Higuero Gallego.

Editorial:  Diputación Provincial Badajoz.

 

Hace un par de décadas, y con motivo de un certamen de villancicos organizado por la Diputación Provincial de Badajoz, se nos hizo entrega a los coros asistentes de una magnífico ejemplar del Cancionero Popular de Extremadura, del que otro día hablaremos.  La Diputación ha desarrollado una interesante labor editorial, sacando a la luz proyectos gestados y arraigados en la cultura extremeña.  Quizá no fuera entonces, aunque bien podrá haber sido en algún otro acto cultural, cuando nos hicieron entrega a los asistentes de cualquier acto de bombo y platillo, de una interesante muestra del trabajo editorial:  Biografías Extremeñas.  La historia de Antonio González Haba-Barrantes es muy oportuna en estos días pre-cónclave.

El cura Barrantes fue una excepción en la época que le tocó en suerte.  Las excepciones muestran la norma:  los curas obreros de entonces marcaban una nueva vía.  Frente a la alianza con el estatus quo, los curas obreros mostraban su disconformidad con la política de estado renunciando a su paga y trabajando “fuera de casa” para ganar el pan que ofrecían a Dios en la Eucaristía diaria.  Excepción moderna a la norma antigua:  el propio San Pablo vivía de su trabajo, mientras predicaba en sus oras libres.  No quiso ser carga  para nadie, y con su trabajo, experiencia de conversión y fe en Jesús y su mensaje propició un cambio histórico.

El conformismo aliena, y la presencia de curas albañiles y campesionos provocó la reflexión de muchos.  Pero barrantes fue un hombre templado que luchó por su pueblo recién creado, y por su gente.  Barrantes debió ser un hombre de fe profunda, que olvidado y aislado literalmente en invierno por las crecidas del Guadana, en una pueblo de colonozación, Entrerríos, nacido del Plan Badajoz, trató de transmitir el evangelio, la esperanza y la fe en el futuro a los que venían huyendo de la miseria.   Una pena que el autor sólamente alumbre la lucha contra el régimen, y quede en penumbras la relación personal de Barrantes y aquel a quién ofreció su vocación en un olvidado rincón Extremeño.  Las Biografías, en muchas ocasiones, muestran la vida del personaje mientras desnudan el pensamiento del autor.

Sirva Barrantes, y todos los que en este año de la Fe, lucha a contracorriente para la mejora del pueblo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: