Magos

mayo 28, 2013

Título:  El tren especial desaparecido.

Autor:  Arthur Conan Doyle.

Editorial:  Aguilar.

Conan Doyle fue maestro del suspense;  y aunque su personaje estrella no hace acto de presencia en este relato corto, su capacidad para atrapar al lector en intrigas variadas se manifiesta a lo grande en esta pequeña historia.

Arthur Conan Doyle

La sociedad actual está llena de escamoteadores: magos capaces de birlar lo ajeno y quedarse tan frescos;  Chantajistas que aprovechan posiciones privilegiadas para sacar partido; prestidigitadores que hacen desaparecer sin dejar rastro cantidades en metálico gigantecas.  Tal como en la historia de hoy:  un tren especialmente fletado para un cliente se volatiliza, incluida locomotora, tender, vagón de pasajeros…  Todo.  Nada.  Partió de una estación origen hacia su destino.  Una sola vía por la que transitar, y se esfumó.

El tren especial desapareció por un motivo.  Hubo una época en que los malechores acababan en una caja de pino o entre rejas de acero.  Hoy es todo mucho más incierto, y los ladrones de guante blanco se pasean, de momento, por los noticieros.  No sabemos cuánto tiempo les durará la magia.


Fantasía

mayo 21, 2013

Título:  Fantasy Pieces

Autor: Schumann

Editorial: IMSLP

Dicen que incluso durante la gran depresión del 29, los jovencitos ahorraban algunos céntimos de sus escuálidas pagas semanales para poder asistir a los conciertos de sus ídolos.  La música siempre requirió buenas dosis de  fantasía en los compositores para lograr sus más altas cimas, y en el público imaginación para asistir a los conciertos y olvidar en el oasis de la música las penalidades diarias.

El genio creativo de Shumann sólo necesitó dos días para componer esta obra maestra, cuyo título original fue Night Pieces.  El título definitivo entronca con la tradición romántica en que se inscribe la obra, que requiere del intérprete una buena carga emotiva para transmitir en profundidad lo que Shumann quiso reflejar en la partitura.  Ya tuvimos ocasión de hablar de Shumann hace tres años.  Hablemos hoy de editoriales y tecnologías.

Aunque la obra de Schumann sigue editándose en abundancia, conviene recordar que sus derechos de autor prescribieron hace tiempo, lo que está permitiendo, afortunadamente, disponer de su obra y la muchos de sus coetáneos de forma gratuita.  Es así posible hoy acceder a grandes obras de la historia de la música, y a esta obra en particular, gracias a IMSLP, notable proyecto de recopilación musical de dominio público.

Es una suerte que el tiempo permita olvidar mucha de la basura actual -incluyendo la música enlatada que en el día 1 de Junio se venderá a precio de oro en Almendralejo, para desdicha de jóvenes cuyos ahorros son engullidos por vividores y empresarios a los que la música importa un bledo;  el tiempo, digo, permite decantar y reposar, almacenar y ofrecer un material valioso gracias a las nuevas tecnologías.

Queden estas piezas de fantasía como testigo de un romanticismo musical que todavía hoy conmueve al público.  Ofrecemos aquí un enlace a una interesante versión para Piano y Chelo.


Ziegfeld Follies

mayo 3, 2013

Título:  Brooklyn Follies.

Autor:  Paul Auser.

Editorial:  Círculo de Lectores.

Los buenos libros cuentan historias, muchas historias, capaces de conectar con múltiples intereses de los lectores.  Este de hoy, con más sustancia narativa que el comentado anteriormente, incluye dos temas que me han seducido.  En primer lugar una historia sobre escritores y niños.

Cuenta Auster en boca de sus personajes, una tierna historia de uno de los grandes -que porcierto brilla en el fango de la realidad cotidiana-:  En cierta ocasión encontró Kafka a una desconsolada niña en el parque, que a lágrima viva lamentaba la pérdida de su muñeca favorita.  Kafka le explicó que su muñeca viajaba, y para demostrarlo, le dijo que le entregaría cada tarde las cartas que estaba recibiendo de ella.  Así, se presentó día tras días para leer las misivas que narraban las historias de la aventurera muñeca.  Durante tres semanas, Kafka construye una convincente historia transmitida por correspondencia, que narra la necesidad de un cambio de aires, y que consolando a la niña de tan terrible pérdida, le haga entender finalmente la necesidad de una separación definitiva.  Un escritor genial, conmovido por una joven niña, adquiere el compromiso personal de escritura diaria para su consuelo.

La segunda historia nace del título de la novela.  Brooklyn Follies, que quizá homenajea a Weismann,’s Follies.  La palabra Follies referencia en realidad un género de teatro musical de moda a primeros del siglo XX en Broodway:  Ziegfeld Follies,  cuyo éxito llegó a convertirlo en programa de radio.  El interés del producto condujo a las dos primeras figuras del musical norteamericano, Kelly y Astair, a colaborar en un producción de Hollywood en 1945.  Sirva este fragmento de Ziegfeld Follies como punto y aparte para este Broolyn Follies.