El libro de las luces

Título:  El libro de las luces.

Autor:  Varios.

Editorial:  Universidad de Extremadura.

Coincidiendo con el día del libro, la Universidad de Extremadura edita un pequeño ejemplar dedicado este año a la luz, que incluye selecciones de la comunidad universitaria sobre la temática elegida, y que permite a los lectores tener una primera aproximación a un extenso conjunto de obras.

Esta publicación anual traslada a sus lectores extractos comentados de una serie de libros que han captado el interés de todos aquellos que han querido contribuir con la edición.

Sirva este post para incluir mi propuesta de este año, recogida en la página sexta.  Una pena que hayan confundido mi nombre, y atribuyan la propuesta a un tal Francisco García de la Vega.

Libro de Isaías, Capítulo 9.
(…)
El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.
Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.
Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián.
Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego.
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. (…)
____________________________________________________________________________
Isaías, además de profeta, fue un brillante poeta, que contribuyó a completar algunas de las páginas literarias más hermosas de la antigüedad, agrupadas enel conocido Antiguo Testamento.
Hoy que la religión se utiliza como arma opresora en otras latitudes, es necesario actualizar y recordar lo que solamente la convicción profunda de una fe auténtica puede discernir, que su autenticidad, como describe Isaías, será reconocida por sus frutos:  Paz y alegría que surgen de la luz que proporciona la verdad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: