Los falsos salvadores

Título:  Mi vida.

Autor:  Anton P. Chejov.

Editorial:  Club Internacional del libro.

Es posible que ni las ratas de Delibes, ni Mi vida de Chejov contengan notas autobiográficas, pero la descripción del medio rural y modo de vida de los habitantes de los relatos presentan paralelismos innegables.

La historia del protagonista, hijo de familia acomodada que decide emprender su historia vital como jornalero, pintor, albañil o lo que se tercie, anticipa el devenir del pueblo ruso con una diferencia notable:  la libertad, que él ejerce para tomar decisiones y recorrer libremente una vida más dura, es arrebatada por los dirigentes tras la revolución para imponer una ruta única.  Lo que en la novela es una decisión consciente y libre, se convierte con el devenir de la historia en el yugo que oprimió al pueblo.  Qué diferencia tan grande:  un mismo camino puede recorrerse con la alegría de la libertad o con la desesperación del destino impuesto por otros.

Cuidado con los falsos salvadores:  su creencia ciega en la infalibilidad propia y en el error ajeno son el origen de muchos males.  Y hace ya mucho que fuimos advertidos:  “ Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” (Mat 7,  15).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: