Benny Goodman

noviembre 30, 2016

Título:  Benny Goodman and the Swing Era.

Editorial:  Oxford University Press.

Autor:  James Lincoln Collier.

uewb_05_img0307

No hay mejor portada para esta biografía que una buena tipografía de los años 30.  Para los amantes del Art Decó, el título será un buen preámbulo al contenido.

Escuché por primera vez al autor, J.L. Collier en la reconocida historia del jazz de Ken Burns.  Debo reconocer que gran parte de la bibliografía sobre el jazz que ha pasado por este blog procede de historiadores que colaboraron con Burns.  Y nunca he quedado defraudado.

Las buenas biografías siempre suministran al lector, que en general llega a la misma como buen conocedor previo del personaje al que se refiere, datos nuevos no sólo de la persona sino del contexto histórico y social en que vivió.  Esta obra cumple sobradamente su cometido;  y no sólo eso.  El autor, como músico profesional, se permite indagar en cada una de las principales grabaciones de goodman, analizando continente y contenido, sidemen que lo acompañaron, fechas y lugares, y cómo no, contenido musical de cada obra.

Lo dicho, un magnífico ejemplar que permitirá al lector entender que la obra de Goodman contribuyó no sólo al desarrollo del Jazz, sino a la libertad e integración en un país en el que aún hoy queda camino que recorrer.

Disfrutemos de este genial cuarteto “integrado” por Goodman, Gene Krupa, Lionel Hampton y Teddy Wilson.

 


No tan desechos.

noviembre 6, 2016

Título:  Junk Dna.

Autor:  Nessa Carey.

Editorial:  Columbia.

9781848318267

Siempre nos han contado lo importante que son los genes en la definición de los caracteres. Desde que Mendel hiciera artes malabares con sus guisantes, los términos dominante y recesivo han pasado a formar parte del léxico popular, y el color de los ojos ya no es tan misterioso.

Pero este libro cuenta algo que bien puede ser motivo de reflexión:  que la mayor parte de nuestro código genético no sirve para expresar genes;  y que todo ese material “sobrante”, al contrario de lo que se ha pensado durante un tiempo, es muy valioso.  Lo que hace décadas paracía material de deshecho, resulta fundamental para que la otrora élite cromosómica, los genes, puedan hacer su papel.

En esta magnífica obra de divulgación,  nos ofrece la autora un buen puñado de ejemplo sobre la funcionalidad recién descubierta para los intrones, telómeros y, en general, gran parte de lo que en otra época se consideraba material sobrante, restos que por otra parte están también sirviendo para realizar una exploración arquelógica de nuestro pasado genético y parentela diversa en el árbol de las especies vivientes.

Libro imprescindible para quienes quieran conocer un poco más lo que hay en nuestro interior, y buena metáfora para llegar a valorar a quienes nuestra sociedad de consumo rechaza como deshecho.