Otros Meridianos

Título:  Mérida, Palabras y Miradas.

Autor:  Varios.

Editorial:  Ayuntamiento de Mérida.

7074704869_050d136865_o-m

Mérida “la blanca”.  Así la conocen sus admiradores.  Dicen que no sigue el patrón común de la ciudad colonial mexicana.  Nacida de la piedra Maya se asienta en lo que fue T’Ho,  urbe de importancia en época precolonial.

Mi colega y amigo Juan Villegas, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, me ofreció ocasión para visitar Ciudad de México, y en esta ocasión también nuestra hermana ciudad de Mérida en Yucatán.

En un meridiano apartado de la Mérida española, disfruta el “meridano” de allá, de una cálida temperatura veraniega la mayor parte del año, humedecida con la brisa del atlántico que dista sólo algunas decenas de kilómetros; calor y humedad que contrarrestan las hamacas.  Traídas de Filipinas, pronto dominaron el paisaje nocturno de hogares humildes, dónde el aire acondicionado hoy como ayer son un lujo imposible y los paisanos optaron por desechar la cama.  Pero su éxito contagioso hace que hoy sea elegida por mayoría:  un 86% de la población la utiliza.  Contaba con flema un guía turístico ante el asombre de forasteros, que la hamaca da tanto juego como la propia cama.

Mérida tiene un aroma a nostalgia.  Aunque la fisonomía de los modernos fraccionamientos rezumen el made-in-america, y los inexpresivos numerales han suplantado completamente y relegado al olvido los pintorescos nombres de sus calles, todavía encontramos en el corazón de Mérida su casco histórico, con una aire vintage que sugiere aquellas imágenes sepia de edificios señoriales que nos ofrecen aún los archivos históricos de principios del siglo XX.  Un paseo por su centro permite al transeunte un inolvidable viaje al pasado.

La plaza en que asienta la catedral, rodeada de notables construcciones, lugar obligado para cualquier visitante o anfitrión haciendo patria, es un hervidero de actividad, con cafeterías y heladerías centenarias que comparten abolengo y pedigrí heredado de clientela ilustre.  Bien pudiera uno pensar que viaja en el tiempo hacia esa otra España de siglos precedentes, en los que señoríos y ducados otorgaban rango.  Pero las calles de hoy se disputan paridad, y así se cruzan y alternan nones y pares en dirección norte-sur este-oeste, como si transitara uno Manhattan.  Este prestado culto a los números; los centros comerciales a la americana; los vivos colores en algunas fachadas y cercanías de las pirámides precolombinas, harán recordar al visitante que transita por la hermana ciudad de Mérida yucateca, con todo su pasado maya, presente mexicano e influjo gringo que sopla del norte.

Y si lo anterior no basta, el empuje y energía de sus empresarios, y la recién re-estrenada capitalidad cultural americana, pues goza del apelativo por segunda vez en la historia, deben servir de excusa para cualquiera de nuestra latitud, con ganas de hacer turismo o negocios por/con otros merid(i)anos.

Y enhorabuena al ayuntamiento por esta magnífica edición, que incluye textos de sus paisanos, autores mexicanos, y algunos notables visitantes españoles, entre los que destaca Valle Inclán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: