No me digan “ahorita no”

junio 28, 2017

Título:  Don Quijote de la Mancha.

Autor:  Miguel de Cervantes.

Editorial:  Planeta.

La última vez que leí este voluminoso ejemplar del Quijote, profusamente ilustrado por Mingote, fue allá por el 2005, antes de que este blog naciera.  Cada relectura del Quijote le aporta al lector múltiples experiencias y detalles que antes pasó por alto.  Y hoy me quedo con uno, asociado al uso del lenguaje.

La primera vez que hice una estancia prolongada en México fue en Ensenada, Baja California.  Mis amigos de allá me sorprendían con frecuencia al utilizar el vocabulario de un modo particular.  No sólo era que ciertas palabras no se usan en estos lares, sino que a veces, un uso diferente crea situaciones cómicas.  Así, me costó comprobar, por ejemplo, que el “Ahorita” de ellos, se refiere en realidad a un momento indeterminado del futuro.  Así cuando la madre reconviene al hijo para que haga una tarea, el niño remolón contesta con el “Ahorita lo hago”, que provoca el habitual cabreo al postponer para un futuro indeterminado la mencionada tarea.  Igualmente cuando al paseante de turno le ofrecen un producto en venta callejera, habitualmente responde el posible comprador “Ahorita no”, lo que en el fondo significa “ni ahora ni nunca”, aunque con una particular diplomacia.

Ahora bien, lo que más extrañeza me causó, fue la respuesta materna al “ahorita” del joven vago:  “lo haces luego luego”.  Y la sorpresa viene por el uso reiterativo del “luego”, más indefinido aún para un castellano, cuya reiteración abunda en la indeterminación.  Muy al contrario, para ellos significa algo así como “ahora mismo”.  Pues bien, entendida la construcción, desde entonces me preguntaba de dónde surgió, y aquí llegamos a Cervantes.  Porque en su Quijote, son al menos dos o tres veces las que aparece la construcción “luego luego” en boca de algún personaje.

Les dejo como tarea, volver a disfrutar con la lectura, y encontrar quién y porqué usa “luego luego”.

Y no me digan “ahorita no”.


EXHIBIT

junio 2, 2017

Título:  Exhibit.

Autor:  IBM.

Editorial:  IBM.

Aunque una de las primeras definiciones de Obra de Arte Total, vino de la mano de Wagner y sus larguísimas óperas, en la que artes visuales, escenografía, teatro y música se funden en un sólo concepto, ha sido de la mano de los arquitectos del siglo XX, y en sus postrimerías con las tecnologías de la información, cuando ha adquirido un nuevo significado.

Este libro describe cómo IBM concibió una exposición de informática aplicada, en la que los arquitectos desarrollan su concepto en base al contenido y la idea que lo inspira.  Así, continente, contenido, informática, arquitectura y arte se unen para dar lugar a esta exposición, cuyo título juega con la palabra BIT.

Parece que la Inteligencia Artificial y sus aplicaciones comienzan a formar parte del dominio público, cuando sus éxitos alcanzan disciplinas diversas.   Pero libros como este, editado a mediado de los 80, sirven para trazar la genealogía de la IA, que nacida a finales de los sesenta en el MIT, era ya prometedora adolescente en esta década.

Anoten este título para dificultar la tarea a bibliotecarios;  les costará decidir en qué sección colocarlo:  arquitectura, arte, informática…