Chicago, my home town.

octubre 28, 2017

Título:  Historic Hotels of America.

Autor:  National trust for historic preservation.

Editorial:  HistoricHotels.org

Chicago y New York representan para muchos el culmen del modelo urbano norteamericano, que sin haber abandonado aún el trazado y estilo europeo, consigue proyectar sus edificios a una altura de vértigo, y aún así permite que sus habitantes disfruten de sus amplias avenidas sin que el tráfico arruine la experiencia.  Si para muchos New York es la elegida por su gran oferta cultural, artística y su fácilmente reconocible perfil arquitectónico, Chicago, la conocida ciudad del viento, es elegida por otros tantos que disfrutan de sus rascacielos y avenidas asomadas a la orilla del lago Michigan.

El placer de visitar puntos de encuentro tan significativos como Chicago, es doble cuando tras una maratoniana jornada de paseos y visitas, un histórico hotel de la ciudad ofrece solaz al turista.  El libro de hoy, Hoteles Históricos de América, hace un recorrido por alguno de los más significativos alojamientos de la historia de Estados Unidos, que aún abren sus puertas a viajeros de todo el mundo.  Destacaremos uno en particular, el Hilton Chicago, que se erige frente al Grant Park y el lago Michigan.

72075_l Hilton Chicago.

Un hotel de grandes personajes y dimensiones:  el tercero más grande de la ciudad, primero del mundo en su inauguración, ha acomodado a todos los presidentes de EEUU desde su apertura como hotel en 1927.  Estilo Beuax Art, quiso ser una ciudad en sí mismo, con sus 3000 habitaciones, dentro de otra ciudad, la magnífica Chicago.

Pero las guerras mundiales, bancarrotas familiares, y circunstancias variopintas, lo convirtieron en sede de instrucción para los cadetes de la aviación:  hasta 10.000 se alojaron en sus dependencias.  En los 70 se consideró la demolición de este edificio muy envejecido entonces.  Pero dos millonarias renovaciones,  completada una en 1984 de 180 millones de dólares, y otra mucho más reciente, en 2012, de 120 millones de dólares, han devuelto lustre y dignidad a este imponente hotel, para el disfrute de los viajeros.

La magnífica ubicación del Hilton Chicago, incluye una notoria vecindad con uno de los más conocidos club de Blues de Chicago, y que se auto-nomina como el primero del mundo:  el Buddy Guy’s Legends.  Convengo con cualquiera, que si Chicago en sí es un lugar imprescindible, cuando se adereza con hoteles históricos y noches en clubs como el Buddy Guy’s, la experiencia se vuelve irrepetible.

Este mes de Octubre, tuve la oportunidad de pasar por Chicago camino del IEEE FIE 2017 en Indianápolis, y  agradezco desde aquí a Jesús Santandreu su recomendación para buscar allí un buen local de Blues.   Justo frente al Hilton Chicago, en la esquina de opuesta, estaba John Primer tocando en el Buddy Guy’s Legend.  El doblemente nominado al Grammy por mejor albur de Blues, en directo a dos metros de distancia.  Inolvidable.

Un Chicago tan inolvidable como para otros artistas que lo convirtiero en objeto de su música.  Dejamos aquí como muestra “Chicago (That Toddlin’ Town)” en la voz de su más conocido intérprete, Frank Sinatra.

Anuncios

Tendiendo puentes

octubre 7, 2017

Titulo:  Puentes.

Autor:  Judith Dupre.

Editorial:  Konemann.

Interesante libro, con formato tan espectacular como los paisajes que pueden divisarse desde cada puente que describe, y con un titulo a propósito de esta época de tormentas y marejadas que separan los territorios.

Entre los muchos puentes que describe, se encuentra el famoso de Tacoma, que aunque ajustado correctamente a los calculos de estructuras, componentes imprevistos e impensables cuando se construyó, consiguieron que después de “galopar descontroladamente” durante días, la construcción se viniera abajo.

El puente había sido diseñado para soportar vientos de hasta 200 Km/h, pero el día del desastres sólo soplaban ráfagas a 60 Km/h.  ¿Cómo fue posible entonces su caída?  La razón la encontramos en la resonancia de los materiales, efecto similar al de un columpio en el que un niño con poca fuerza es capaz de hacer que éste progresivamente gane impulso, pudiendo llegar a volcar si no para antes.

Tomen nota los gobernantes pasados y presentes, si quieren evitar que unas leyes aparentemente bien pensadas sean incapaces de soportar las tensiones de sus pueblos;  y  hagan lo que corresponda, para impedir que una fuerza aparentemente menor pueda con con los años conseguir la resonancia necesaria para mandar a la basura lo que con tanto esfuerzo hemos construido entre todos.