Homo Sapiens.

noviembre 25, 2019

Título:  Sapiens.  A brief history of humankind.

Autor:  Yuval Noah Harari.

Editorial:  Vintage.

Captura de pantalla 2019-11-25 a las 10.00.55

No es un libro sobre la evolución humana, entendiendo ésta como el estudio de lo que sucedió hasta llegar a ser quienes somos:  el homo sapiens.  Pero sí es un libro de la evolución humana, desde los primeros homos, hasta el mundo tecnológico actual.

El punto de inflexión marcado por las capacidades intelectuales, desarrolladas por el autor y mostradas en todos los ámbitos, culturales, económicos, sociales, religiosos… recuerda la propuesta del razonamiento simbólico descrito recientemente en “The symbolic species”.

Interesante y provocadora obra, que permitirá a muchos lectores reflexionar sobre lo que somos, y lo que está por venir.


Los límites de nuestra comprensión

noviembre 17, 2019

Título:  Próxima estación Futuro.

Autor: Ranga Yogeshwar.

Editorial:  Arpa.

futuro

Título adecuado para quienes no siendo aún lectores proclives a la divulgación científica quieran avistar los nuevos territorios que nos depara el avance de la ciencia actual.

La obra se quedará corta sin duda para lectores habituales de ciencia y tecnología, con pocas novedades sobre lo ya publicado, pero al menos plantea una cuestión que hace converger la ciencia, la razón y la teología:  ¿Habremos llegado ya a nuestro límite sobre el entendimiento de las leyes que rigen la naturaleza?  Aunque no menciona los principios de incertidumbre, ni el teorema de Gödel, elementos ambos que dejaron asombrados a los más acérrimos defensores del poder todopoderoso del razonamiento humano, mostrando nuestra incapacidad para conocer con precisión la naturaleza del universo, o las incompletitud demostrada de las matemáticas, sí presenta la física cuántica como ejemplo notable de teoría desarrollada por el intelecto humano, que aún siendo capaz de predecir resultados experimentales impide al homo sapiens entender realmente el “tejido” del universo. Ya lo dijo Richard Feynman.

Así pues llegamos a que la ciencia nos dice lo que hace mucho nos recuerda la teología:  que por naturaleza seremos incapaces de entender algunos misterios profundos del universo en que vivimos.  Y esto nos lo recuerda R. Yogeshwar.

Dicho lo cual, si eres lector habitual de divulgación científica, puedes pasar por alto esta obra.  En caso contrario,  y aunque recomendaría las “100 preguntas básicas sobre la ciencia” de Isaac Asimov para un aterrizaje en primera clase en esta disciplina, quizá este libro pueda servirte como punto de entrada actualizado a un tipo de literatura que no debería faltar en ninguna biblioteca.


Nobel

noviembre 1, 2019

Título:  Fateless.

Autor:  Imre Kertész.

Editorial:  Vintage.

Captura de pantalla 2019-11-01 a las 10.35.52

Supe hace pocos días leyendo las noticias, y coincidiendo con mi visita a Mulhousse,  su impresionante museo del automóviles, donado y creado por los Schlumpf, familia multimillonaria cuya afición a la colección de automóviles no tuvo rival, y al congreso Evolution Artificiel que en definitiva fue el motivo del viaje, que Buñuel declaraba a Galdós como una de las pocas influencias que tuvo en su obra.  Es buen momento de fijarnos en Buñuel ahora que su película de animación está en la carrera hacia las nominaciones del Óscar para 2020.  Decía del interés de Buñuel por Galdós, aunque olvidó -o quizá no tanto- incluirle en los créditos de sus películas basadas en obras del autor.  A pesar de todo, en sus entrevistas declaraba su admiración por el novelista, quizá el más importante del siglo XIX español, de quien decía que de haber escrito en inglés hubiera sido acreedor del Nobel de literatura.

Tengo que reconocer que mi acuerdo con Buñuel en este asunto es total.  Y también con quienes dicen que aunque se olvidara la historia de España en el XIX, la obra de Galdós serviría para componer y recuperar una fiel estampa de la época.

Reconozco a Galdós como uno de los grandes de la literatura Española, y si Cela mereció el Nobel, por nombrar alguno, Galdós merecería no ya uno, sino quizá dos premios de tal envergadura.

Dicho todo esto y sin desmerecer a los premiados por tan prestigiosa academia, que en años recientes hizo méritos para dilapidar tal prestigio, el libro de hoy sirve para traer a la palestra a Imre Kertész, autor que desconocía hasta que una visita veraniega a Budapest me llevó a buscar autores locales premiados.  La obra, encaja bien con la visita que a la Gran Sinagoga y su cementerio hacen los turistas, visita y libro que permiten conocer de primera mano los avatares y sufrimientos del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial.

El libro, en cierto modo autobiográfico, permite echar una mirada a la situación de los campos de exterminio desde dentro, narrado en primera persona, a la naturaleza humana y al sufrimiento de las víctimas.  Nunca están de más libros y autores como el de hoy, que no sólo destilan literatura de calidad, sino que muestran retazos de la historia que no debemos olvidar.