Arte: el alimento del alma.

abril 26, 2020

Título:  Van Gogh.  La obra completa:  pintura.

Autor:  Ingo F. Walter – Rainer Metzger.

Editorial:  Taschen.

Captura de pantalla 2020-04-26 a las 10.03.49

Dicen que los grandes ganadores en “el gran cierre”, como parece que llamarán a esta crisis que reedita, y no sabemos aún si supera, la del 29, serán las plataformas de streaming.  El confinamiento, con sus muchas pérdidas, nos ha regalado algo:  muchas horas que ocupar, y para las que series y películas encuentra fácil acomodo.

Quiero hoy hablar hoy de “Loving Vincent”, impresionante monumento y homenaje a Van Gogh, que utilizando la paleta y estilo de sus tres o cuatro últimos años, crea una historia que visita a los personajes que se asomaron a los cuadros de Van Gogh, aquellos que nos observan con más frecuencia desde el otro lado del lienzo.  Una película que sería imposible calificar como “de dibujos animados”, y para la que quizá haya que crear una nueva categoría, la de “pintura animada”, por que sus más de 65.000 frames son cada uno de ellos una “pintura” inspirada por el arte y técnica de Van Gogh.  Película en la que trabajaron 175 artistas y se llevó el premio del público en el Festival Europeo de Animación en 2017.  Premio que por cierto da brillo y esplendor a nuestra “Buñuel en el Laberinto de las Tortugas”, que fue premiada en 2019 en el mismo festival.

Captura de pantalla 2020-04-26 a las 10.01.54

Van Gogh, protagonista de esta fantástica edición de su obra completa por parte de Taschen, que aunque leí hace ya bastantes años vuelvo a visitarla hoy tras ver la película, es un ejemplo formidable de amor al arte y fe en uno mismo.   En sólo ocho años desarrolló una tarea hercúlea, una obra personal imprescindible, cuya evolución muestra cómo el artista modela su visión del mundo en ese corto periodo de tiempo.  Obra impresionista, impresionante e imprescindible para el mundo del arte, desarrollada por un artista, que junto a otros compañeros de fatiga, cambiaron el rumbo de la pintura en el siglo XIX, y con ella la historia misma del arte.

Van Gogh fue fiel a sí mismo, y pudo gracias al apoyo familiar desarrollar su vocación que hubiera sido imposible de otro modo:  un sólo cuadro vendido en su vida, y un hermano benefactor y mecenas, Theo, sin el que el libro de hoy, y la película referida, hubieran sido imposibles.

Van Gogh, su arte, esta edición de su obra y la película -disponible por cierto en las plataformas más populares- son hoy, más que nunca, alimentos necesarios para el alma de la humanidad confinada.


En la piel del otro.

abril 19, 2020

Título:  El Príncipe y el Mendigo.

Autor:  Mark Twain.

Editorial:  Club internacional del libro.

Captura de pantalla 2020-04-19 a las 9.59.10

Mark Twain es valor seguro, y recomendaría desde aquí a lectores de cualquier edad que no se hayan adentrado aún en su obra comenzar con “Las Aventuras de Tom Sawyer”.  Pero tan conocido es la obra de hoy, que aún conociendo la maestría del autor, confieso que mi elección se debió a la duda: ¿Qué puede aportar Twain en una historia cuya trama principal todos conocemos?

El intercambio de roles entre los exponentes máximos de los extremos sociales, da lugar a aventuras inesperadas, y reflexiones necesarias para este convulso periodo que transitamos.  Los que sufren la crisis miran con envidia y resignación a la cúspide social; los más afortunado, olvidan con frecuencia su minoritario desahogo.

La crisis económica que nos amenaza como un tsunami, requerirá dosis de empatía y solidaridad de proporcional calibre;  lo que aprendimos en libros de historia, que las grandes crisis se desatan inesperadamente, como en el 29, quizá se repita y nos espere una vez más a la vuelta de la esquina, alimentándose como huracán en el océano del virus, para azotarnos en cuanto esta calma chicha del confinamiento vaya cesando, y toque nuestra tierra de seguridades para hacerla añicos.

Más vale que como el príncipe Eduardo, sepamos ponernos en la piel de los que más sufren, si queremos que todos juntos podamos llegar de nuevo a la tierra prometida.


Muerte y Resurrección

abril 9, 2020

Título:  La caída de Gondolin.

Autor: J.R.R Tolkien.

Editorial:  Minotauro.

Captura de pantalla 2020-04-09 a las 10.16.34

Cuidada edición de lo que será el último trabajo de Tolkien hijo por entresacar y recomponer algunas de los más recordados acontecimientos de la Tierra Media.

Historia triste que narra el ocaso de un pueblo, y que sirve como reflexión para estos tiempos que transitamos de crisis y pasión.  Gondolin cayó derrotada por el enemigo, pero la previsión de sus héroes, la planificación en tiempos de bonanza, y el duro trabajo, permitió escapar de una ciudad acosada por la muerte, dejando atrás al enemigo y avanzando hacia un horizonte nuevo.

No sabemos cuánto durará nuestra propia crisis -nuevo cisne negro que nos sobrevuela- ni cómo saldremos de ella, pero la caída de Gondolin, nos envía un aviso importante:  las dificultades más inesperadas llegan, y aunque imprevisibles, requieren esfuerzos e inversiones de futuro de las que huyen gobernantes y economistas para los que el presente es la única realidad palpable.

La caída de Gondolin nos enseña que aunque la muerte pueda poner en jaque toda la estructura social lograda con esfuerzo, un empeño renovado, previsión, trabajo y fe en el futuro, lograrán subvertir muerte en resurrección.


abril 5, 2020

Título:  Vuelva usted mañana y otros artículos.

Autor:  Mariano José de Larra.

Editorial:  Salvat.

Captura de pantalla 2020-04-05 a las 10.31.06

No es edición para tránsfugas del ebook nostálgicos del papel.  Encuadernación mínima, papel de lija, que diríamos, y tipografía no apta para presbicia acusada, y en fin, perfecto ejemplo de lo que debe huir una edición decente.  Colección que diríamos por otro lado apta para todos los bolsillos:  25 pesetas de la época por ejemplar.  Nuevo engaño de la industria patria, que con la promesa de precios baratos -que las más esconden ganancias crecientes para los promotores- colocaron en los 70 libros, pisos, muebles y quien sabe cuanto más de ínfima calidad.

Pero en fin, edición que por contra ha permitido a una selección de autores imprescindibles, llegar a muchos rincones de la España profunda, y que quizá sea hoy refugio de la España confinada para horas de aburrimiento.

Fígaro presenta un recorrido por las costumbres de nuestro paisanos en la primera mitad del siglo XIX.  Y entre los muchos temas abordados, incluye “La Diligencia”.  No la refiere aquí al modo de proceder deseable en los asuntos de la vida diaria, sino al transporte que en la época permitía el turismo patrio e internacional.  Describe Larra los sucedidos típicos entre compañeros de viaje, y los destinos más deseados, que ya entonces incluían París.  Y narraba también como la generalización -decía él- del viaje de placer entre los más afortunados, convertía estos viajes turísticos en norma social.

Mucho ha llovido desde entonces, y España, hasta hace quince días, no sería la que es sin su turismo, gallina de los huevos de oro que cuidaban con esmero gobernantes, empresarios y trabajadores.  Hasta hace quince días.

Pero seamos optimistas.  El covid-19, y las nuevas actualizaciones que puedan venir del mismo, sean covid-21 o covid-35, que no sabemos cuando eclosionarán, probablemente hayan venido para quedarse, y tendremos que adaptar el modelo de negocios sabiendo de antemano, que tal como se suspende un partido de futbol cuando llueve a mares, y se reanuda cuando escampa, habrá que suspender en ocasiones la temporada turística, para retomarla con energía en cuanto pasan las nubes y el sol nos reclama.