EXHIBIT

junio 2, 2017

Título:  Exhibit.

Autor:  IBM.

Editorial:  IBM.

Aunque una de las primeras definiciones de Obra de Arte Total, vino de la mano de Wagner y sus larguísimas óperas, en la que artes visuales, escenografía, teatro y música se funden en un sólo concepto, ha sido de la mano de los arquitectos del siglo XX, y en sus postrimerías con las tecnologías de la información, cuando ha adquirido un nuevo significado.

Este libro describe cómo IBM concibió una exposición de informática aplicada, en la que los arquitectos desarrollan su concepto en base al contenido y la idea que lo inspira.  Así, continente, contenido, informática, arquitectura y arte se unen para dar lugar a esta exposición, cuyo título juega con la palabra BIT.

Parece que la Inteligencia Artificial y sus aplicaciones comienzan a formar parte del dominio público, cuando sus éxitos alcanzan disciplinas diversas.   Pero libros como este, editado a mediado de los 80, sirven para trazar la genealogía de la IA, que nacida a finales de los sesenta en el MIT, era ya prometedora adolescente en esta década.

Anoten este título para dificultar la tarea a bibliotecarios;  les costará decidir en qué sección colocarlo:  arquitectura, arte, informática…


Monomaniacos.

enero 31, 2016

Título:  Einstein, El espacio es cuestión de tiempo.

Autor: David Blanco Laserna.

Editorial:  National Geographic.

albert_einstein_violin

El trabajo de Einstein hasta 1905, cuando la juventud aún corría por sus venas, era tan impresionante que aunque hubiera fallecido entonces, su importancia en la ciencia moderna seguiría siendo capital.  Tuvo sin embargo la suerte de cara, y la vida y salud le acompañaron largos años para proseguir su misión y llegar así a culminar su teoría general de la relatividad, de la que este libro nos habla.

Einstein es prototipo y modelo para muchos científicos hoy.  Y aunque serán pocos los afortunados en descubrir una teoría de tan gran impacto, el mero hecho de tenerlo como ejemplo y patrón para los más jóvenes, permite que el caldo de cultivo esté en su punto de ebullición, para que de cuándo en cuándo pueda emerger una nueva figura de tal calibre.  Pero no hay que olvidar que son varios los ingredientes primordiales para una buena sopa, como diría Oparin.

No hace falta recurrir de nuevo a Galileo, o Leonardo.  El mismo Einstein nos muestra esas diversas facetas, ingredientes necesarios para el auténtico hombre de ciencias.  Entre ellas destacaremos hoy la que le ayudaba durante periodos de sequía, de falta de inspiración;  aquella capaz de provocar un brainstorming muy útil en su búsqueda de soluciones a las teorías que perseguía:  la interpretación musical.  Su segunda mujer confesaba como se enamoró de él al escucharle tocar una sonata de Mozart al violín.

Einstein comenzó a estudiar violín mucho antes que física y matemáticas.  Con sólo 5 años tomaba ya sus primeras lecciones.  Su madre, quién transmitió tan noble pasión, le acompañaba habitualmente con el piano, y fueron Bach y Mozart sus compositores preferidos, al reflejar según su opinión, la armonía del universo.  Aunque tuvo múltiples ocasiones de interpretar en público con diversas formaciones, nunca estuvo tan noblemente acompañado como en la velada a dúo con la reina de Inglaterra, con quién tuvo ocasión de tocar aprovechando una visita.

La práctica nocturna de violín en la cocina de su hogar se convirtió en costumbre frecuente cuando peleaba con problemas difíciles;  la profunda concentración y emoción que pueden provocar la interpretación le ayudaba de tal modo que en ocasiones se interrumpía a sí mismo con un súbito “lo tengo”:  y la luz se hacía a través del sonido.  Tal era su pasión, que cuando en 1919 decidió celebrar la confirmación de su teoría general de la relatividad, que se produjo con una medición afortunada durante un eclipse de sol, no pensó en otra cosa más que en adquirir un nuevo violín.

Einstein tocó música de cámara durante toda su vida, ensayando semanalmente con su cuarteto de cuerda, aunque lamentablemente no quedan grabaciones de la época.

Pero no es Einstein caso aislado.  Al contrario, más bien parece norma que las inteligencias auténticas cultivan facetas diversas, que dirían hoy múltiples.  Cualquiera que haya leído el conocido “¿Está vd. de broma Sr Feyman?” recordará como este otro grande de la física cuántica, y nobel en 1965, admiraba la música y la pintura, y aún con su autoreconocida limitación artística, buscó mejorar y practicar tanto la pintura como la percusión.

Hoy que tanto hablamos de la necesidad de vocaciones, por fin surgen voces que animan a incluir la A mayúscula del ARTE en la ecuación STEM (Science, Technology, Engineering and Maths), para que en su lugar se utilice STEAM, y entiendan las nuevas generaciones que el Arte es imprescindible para una correcta compresión del mundo en que vivimos.  Que no sólo de ciencia vive el hombre.

Desconfíen pues de aquellos que muy ufanos se tildan de científicos de pro, abanderando la ciencia e ignorando las artes.  Monomaníacos de la ciencia, frikis de laboratorio, burócratas de despacho,  que no consiguen entender qué diferencia a Brahms de Mozart o Debusy, Delacroix de Rembrandt, Gehry de Lloid Wright, Dizzy Gillespy de Bill Evans.

 


El hombre renacentista

octubre 17, 2015

Título:  Arte Evolutivo y Computación.

Autor:  F. Fernández, C. Cruz, L. Navarro, P. Hernández, T. Gallego, L. Espada.

Editorial:  Universidad de Extremadura.

En algunos proyectos recientes que trabajan con jóvenes de la primera potencia económica, buscan los expertos norteamericanos motivar a los suyos y despertar su vocación hacia la ciencia y la tecnología.  Las siglas STEM las utilizan ellos en los programas que fomentan Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, (Science-Technology-Engineering-Maths).  Pero cada vez más añaden una A a este bonito palabro, para que las Artes formen parte de la ecuación, y así STEAM permita entender que la creatividad del artista es tan imprescindible para un buen profesional como el dominio de las ciencias.

El libro de hoy es un claro ejemplo de que Ciencia y Arte van cada vez más de la mano, y demuestra que al igual que los ingenieros necesitan de los procesos creativos para llegar a soluciones ingeniosas, también los artistas pueden aprender de los científicos y encontrar líneas de trabajo que permitan desarrollar nuevas metodologías creativas.

La Universidad de Extremadura ha tenido a bien publicar este colorido libro, en la que un grupo de artistas inspirados por la teoría de la evolución, han hecho evolucionar una serie de obras gráficas para conseguir un conjunto monumental que en su día mereció el premio ACM GECCO Art, Design and Creativity 2014, y que ha sido expuesto en México, Holanda, Argentina y España.  Aunque la obra ha tenido recorrido, el grupo de artistas sigue trabajando e investigando, y los resultados últimos están accesible en una galeria virtual.

Es bueno hoy recordar que  esta visión integradora de ciencia y arte no la estamos inventando ahora:   Leonardo da Vinci fue el prototipo del hombre renacentista con múltiples intereses y genialidad diversificada;  buen ejemplo para motivar a los jóvenes de hoy y hacerles comprender que ciencia y arte van de la mano.


Año cultural

octubre 9, 2015

Título:  A year of European Capital of Culture in images.

Editorial: Guimaraes 2012.

Autor:  Carlos Martins.

Invitado como “keynote speaker” por los organizadores del congeso IDC 2015, a quienes desde aquí agradezco su hospitalidad, tuve ayer la oportunidad de visitar esta increíble ciudad de Guimaraes.  Cuna de Portugal, y repleta de rincones que la hicieron merecer el galardón de Patrimonio de la Humanidad, debería estar incluida en la lista de ciudades pendientes de visitar de cualquier habitante de la península que todavía no haya disfrutado de un paseo por sus callejuelas llenas de historia y arquitectura.

Hay que recordar además, que Guimaraes fue en 2012 capital cultural europea, y con motivo de la efeméride las autoridades decidieron editar un libro en el que visualmente se repasan todas las actividades culturales que tuvieron lugar tan señalado año.  Interesante libro, que nos fue ofrecido a los conferenciantes y ganadores de los premios del congreso, para tomar el pulso a la cultura europea, y que permite de un vistazo saber a lo que se presta atención.

En esta línea, tuve recientemente oportunidad de recibir comentarios sobre un evento cultural que tuvo lugar en nuestra querida Universidad de Extremadura, comentario que más allá de cualquier referencia objetiva a su calidad, se quedó en la anécdota:  la falta completa de indumentaria de los artistas que daban vida a un espectáculo de baile contemporaneo.  La anécdota no sería tal si la calidad del evento cubriera con decoro lo que sin pudor se exhibió.  Como no asistí al evento, no puedo calificarlo, pero personalmente sospecho de espectáculos de tales características, que reuerdan el truco de la hamburguesa adereza sin rubor con endulzantes para hacer más agradable su tránsito digestivo, y así engañar atrayendo clientes incautos.

Ya es hora de que los responsables culturales tomen conciencia de la situación:  no todo vale, ni cualquier espectáculo es meritorio por el simple hecho de levantar el telón y enfrentarlo al público.

Pero entre tanto esfuerzo inversor, me permito hoy desde aquí agradecer al Ayuntamiento de Almendralejo su implicación para que el primer Seminario Internacional de Jazz ciudad de Almendralejo se haya celebrado.  Sin ruido, sin aspavientos ni autobombo.  Con sencillez y dedicación, con el trabajo de los profesores de la Escuela Municipal de Música y del Instituto de Jazz de Extremadura.  Eventos como éste hacen que Almendralejo haya sido este pasado fin de semana capital cultura de Extremadura y ciudad internacional del Jazz.

Aquí dejamos esta pequeña muestra para aquellos que no pudieran disfrutar del evento, ni las Jam y conciertos asociados.  Espero que este pequeño vídeo del evento quizá les anime a participar el año próximo, y en todo caso, a mirar con criterio las múltiples propuestas artísticas que nos inundan.


Arte urbano

mayo 2, 2015

Título:  Street Craft.

Autor:  R. Kuittinen.

Editorial:  Thames & Hudson.

El museo del diseño de Copenhague esconde piezas curiosas, y una notable colección de cartelería de principios del siglo XX, en la que tienen presencia los estilos Noveau y Decco.

Los museos de arte y diseño siempre merecen la visita del público, y aunque no sea éste el más celebrado de la capital Danesa, es bueno recordar la importancia del Diseño en el mundo actual.  Baste una cifra:  Diseño Industrial en la Universidad de Extremadura es líder nacional en empleabilidad de su sector, con un 77,3%.

Street Craft

En este libro arte y diseño van de la mano en proyectos que se muestran en espacios públicos:  plazas, calles, paredes … son elegidas por los artistas para mostrar como técnicas tradicionales y modernas pueden cambiar la fisonomía de nuestras ciudades.

Un libro en el que nos inspiraremos pronto para trabajar en nuestras escuelas municipales de jóvenes científicos y que permitirá recuperar algunas tradiciones tecnológicas y técnicas de nuestros abuelos para cambiar el paisaje urbano.


La catedral de París.

enero 6, 2015

Título:  Nuestra Señora de París.

Autor:  Victor Hugo (ilustracioes Benjamin Lacombe).

Editorial:  Edelvives.

Siempre nos quedará París, que decía aquel;  y el comienzo de año es una excusa como cualquier otra para volver a visitarlo, aunque sea a lomos de un clásico como el que Victor Hugo nos presenta.

Edelvives publica la obra en esta ocasión con apuesta segura: acompañado de ilustraciones tan magníficas, y a la vez alejadas del Jorobado de Notredame de Disney, como estas que Benjamin Lacombe ha hecho surgir envueltas de una inquietante atmósfera gótica.  Muchos jóvenes lectores de hoy, dejan marcar el ritmo de sus lecturas por los pinceles de Lacombe.

Esmeralda.

La novela de Victor Hugo es una obra con mayúsculas, y la sorpresa para los aficionados a Disney es mayúscula cuando avanzando en la historia la divergencia se acentúa, tanto en la trama, psicología de los personajes, y a la postre desenlace inesperado.

Entre las muchas sorpresas que ha deparado la obra al que suscribe, no causa poca satisfacción y hace surgir la sonrisa, cuando el hartazgo del asunto catalán llega a su culmen para muchos compatriotas, la pésima opinión que Victor Hugo desliza al comienzo de la obra sobre el pueblo catalán, cuando analiza el origen y razón del comportamiento y maneras de cierto colectivo que la corrección política no permite describir aquí.  Si en otras circunstancia hubiera sido motivo de desdén hacia el autor francés, la actualidad cambia el color del comentario.

Trata también Victor Hugo a través de los personajes uno de los mayores enemigos de la familia actual, hoy que el índice de matrimonios rotos en EEUU es un 62%, y origen de escándalos múltiples en la iglesia de todos los tiempos:  la incapacidad del hombre, entiéndase género masculino, para dominar sus pasiones.  Tanto el clérigo corrupto como el doncel agraciado van cultivando la desgracia de la joven protagonista.   A pesar de los esfuerzos de nuestro jorobado, Esmeralda discurre por un camino sin retorno.

Pero París bien vale esta libro, y Notre Dame es un marco incomparable para su desarrollo.  Victor Hugo no sólo tejió una historia memorable:  a través de Esmeralda y el Jorobado escribió una oda a la arquitectura y a la catedral más conocida y visitada de París, y quién sabe si del mundo.


Encuentro con los mecenas

octubre 2, 2014

Título:  Encuentro.

Autor:  Sura (colección).

Editorial:  Centro Cultural Tijuana.

El término mecenas se usa hoy como moneda de cambio:  el ministro suprime su ley y a cambio ofrece descuento en la liquidación de impuestos.  En el pasado fue otra cosa.

Los mecenas eran gentes adineradas, nobles e iglesia primero y después burocracia pudiente, que conscientes del valor de la cultura y el arte en sus formas diversas, protegían a los artistas que despuntaban y les permitían ganarse la vida haciendo aquello que mejor sabían.  Así, invirtiendo parte de sus bienes, nos dejaron un patrimonio en herencia.

Los tiempos cambian, pero sigue siendo imprescindible encontrar fórmulas para que el arte y quienes lo cultivan puedan vivir de su talento, mientras el resto nos deleitamos con los dones supremos que por algún misterio profundo recibieron al nacer.  Una sociedad que sólo mide la producción, el PIB, y el precio de la cesta de la compra perderá sin remedio este preciado bien.

Sura atesora una notable colección de arte latinoamericano.  Compañía de seguros con presencia en México y Colombia, presento recientemente en el Centro Cultural de Tijuana algunas de sus más valiosas obras de artistas de ambos países, incluyendo a Botero, Frida Khalo, Diego Rivera y otros muchos que aunque no tan conocidos por el público europeo, no dejan indiferentes a quién visita la misma.

Cazadora de los Andes. Felipe Santiago Gutiérrez.

Con obras que pasan por el Impresionismo, expresionismo, realismo y otros muchos ismos de los siglos XIX y XX, la colección de Sura nos permite asomarnos y quedar fascinados por al arte de México y Colombia en esta magnífica exposición.

Ojalá que a pesar de leyes y gobiernos, aquellos que pueden sigan apostando por el arte en sus diferentes manifestaciones, protegiendo así y permitan cultivar sus dones a quienes los recibieron.  Y al resto disfrutar contemplando su trabajo.