Diferentes lecturas

diciembre 14, 2012

Título:  El Misterio de las Catedrales.

Autor:  Fulcanelli.

Editorial:  Plaza y Janés.

Este libro que llegó a mis manos por casualidad me sirve un nuevo pretexto para hablar de la mayor preocupación de los Españoles.

Curioso libro de autor desconocido, Fulcanelli, del que mucho se ha especulado, y relacionado con la mayor alquimia del siglo XX:  la bomba atomica.  El libro es un compendio que supone desvela el secreto de la magia alquímica a través del arte gótico.  Tomando Notre-Dame de París como referencia, el autor muestra como en realidad, todo la obra es una descripción detallada hacia la piedra filosofal.  Parece que Fulcanelli llegó a avisar de la fácil consecución de la bomba atómica y los devastadores efectos que la fisión nuclear provocaría;  según él, los principios básicos eran ya conocidos por los alquimistas, que los habían custodiado con diligencia para evitar males futuros.

Muy interesante temática, libro críptico y erudito, pero que no puede convencer sobre la  finalidad última del arte gótico.  Aunque bien es verdad que diferentes perspectivas ayudan a entender la realidad en que nos movemos.

Igualmente, tuve esta semana la oportunidad de asistir al evento organizado por las Cátedrad Bancaja de las Universidades Españolas.  Este evento sobre emprendimiento resultó una expeción notable por su calidad en el maremagnum de jornadas y congreso a que las administración nos ha acostumbrado para ejercicio narcisista de autobombo.

Como digo esta vez mereció la pena, y entre otros ponentes estuvo Joaquín Lorente , publicista de prestigio en el panorama internacional, y que remarcaba la ausencia de la palabra CRISIS en el evento.  Porque ciertamente la energía de los ponentes y del público hacían presagiar lo mejor para el futuro de nuestro país:  start-ups tecnológicas, empresas de éxito, inversores dispuestos a dotar recursos… Realidad alternativa a la que presentan las noticias a diario.

Esperemos que esta otra lectura de la realidad, con gente entusiasta y creyente en sus posibilidades, triunfe y muestre como el espíritu humano es capaz una vez más de vencer las dificultades.


Conocer el futuro

agosto 15, 2011

Título:  El Testamento de un Excéntrico.

Autor:  Julio Verne.

Editorial:  RBA

 

La historia de hoy es una excusa utilizada por Verne para confeccionar una guía de viajes de Norteamérica.  Una rocambolesca historia de herencias, convertida en absurdo juego de la Oca sobre los Estados Unidos, en los que los participantes recorren, al amparo de los dados, los diferentes estados de la Confederación.

La Oca americana

Utiliza Verne el argumento para describir con más o menos detalle los estados y sus economías.  El autor que en otras ocasiones ha augurado futuros inventos y novedades, es incapaz ésta vez de preveer lo que sucederá en el País a la vuelta de 100 años:  incapaz así de pronosticar el nacimiento de una nueva música, o la revolución tecnológica que cambiaría el mundo.  Describe, eso sí, la pujanza de muchas ciudades y estados en la época, sostenidas por la agricultura y el intercambio comercial, además de otras materias primas básicas:  la minería, por ejemplo.

Los tiempos actuales parecen haber trocado lo que en otra época era signo de riqueza:  la agricultura occidental subsiste a base de subvenciones, y en muchas comarcas fértiles, los jubilados tratan de mantener la herencia de sus padres, mientras los hijos han cambiado su futuro tras el paso por los pupitres universitarios.  ¿Podrá subsistir nuestra sociedad sin sectores primario y secundario?  ¿Cuál será el devenir de la sociedad occidental, en paises como el nuestro, si nos asentamos en los servicios, dependemos tecnológicamente de otros, y renunciamos a la agricultura?  ¿A qué número de la ruleta económica debería apostar un país como el nuestro?

Buenas preguntas para futurólogos y políticos.  Ojalá que los analistas acierten con las difíciles decisiones que exigen los tiempos actuales.

 

 

 


Tormenta económica

agosto 7, 2011

Título:  El crimen de lord Arthur Savile y otros relatos.

Autor:  Oscar Wilde

Editorial:  Aguilar

 

“España no existirá, Nadie cree en España, ni siquiera los propios españoles.  Llevamo todo el camino de la disolucion.  Existirán distintos reinos, como la República Independiente de Extremadura, el Reino de Aragón… Tenemos que empezar a querernos, y a que no nos de vergüenza decir que somos patriotas”.   Con esta contundencia, contestaba irónicamente, Juan, colega de la Complutense, a la salida de los cursos de verano de El Escorial, a un bienintencionado encuestador.

La riqueza de un país, dicen los sabios, depende de sus gentes y su territorio.  A mayor capacidad de esfuerzo y trabajo, más prosperidad, a mayor territorio, mayor cantidad de recursos y gentes, y por tanto prosperidad.  Pero el cumplimiento de esta máxima require indispensablemente del esfuerzo colectivo.

El libro de hoy, viene al caso no por la historia del crimen, sino por el más conocido cuento de su autor, incluído en este libro de bolsillo: Príncipe y Mendigo.  ¿Quién es hoy el príncipe y el mendigo de la economía mundial?  Los mercados están patas arriba, y las agencias de calificación restan puntos a la mayor potencia del siglo XX.  ¿Estamos asistiendo al relevo final de liderazgo económico mundial?

Quizá no convenga ser tan alarmista como Juan Lanchares respondiendo al imprudente becario, pero o una de dos, o nos ponemos las pilas colectivamente, o la economía nacional no levantará cabeza.

Dicen que hay más alegría en compartir que en recibir.  Quizá esto impulsó al Príncipe Feliz a donar toda su fortuna.  La fortuna de nuestra juventud es su mayor desgracia:  haber recibido todo por “derecho”, y pensar que el país le debe todo:  vivienda, trabajo, salud…  No se dan cuenta que son ellos los beneficiarios del esfuerzo de generaciones previas.

No hay mal quién cien años dure…  Agarremos el toro por los cuernos, apretemos los dientes, y dejemos de buscar excusas y culpables.  Todas las tormentas escampas, incluídas las económicas.


Presente perfecto

julio 31, 2011

Título:  El dueño del secreto.

Autor:  Antonio Muñoz Molina.

Editorial:  Espasa.

 

El ejemplar de esta semana pertencea a la colección de narrativa del siglo XX que ABC, con la colaboración del BSCH (sí, sí, los bancos también colaboran con la cultura a veces) editó hace ya varios lustros.  No había tenido ocasión de leer a Muñoz Molina antes:  su prosa merece la pena.

La temática de fondo del libro muy bien cuadra con el actual interés por remover nuestro pasado más bochornoso, en que los unos y los otros, cada uno parapetado en su verdad, hicieron arma arrojadiza de sus principios, y llevaron al país al desastre. A pesar de todo, con el esfuerzo colectivo, la resignación de muchos, y el acuerdo de todos, pasamos página de aquella trágia historia.

Me parece particularmente relevante la descripción de las penurias económicas de los años 70, cuando los jóvenes abandonaban la tradición campesina y se lanzaban a la aventura en la capital.  Qué diferencia tan singular con los jóvenes actuales, holgazanes muchos que pasan las horas fumando al sol en los parques cualquier día del año, con paga en el bolsillo, moto aparcada, y una falta absoluta de interés por nada.

En los 70, nos dice Muñoz Molina, los jóvenes buscaban su trabajo en los anuncios por palabras del ABC, pateando Madrid -para ahorrarse las pesetas del metro- y alimentando el estómago, las más de las veces, con bocadillos de foigras, galletas rancias para desalluno, y sopas claras en los comedores universitarios, aquellos que conseguían cursar estudios superiores.

Nosotros siempre hemos estado en crisis, dicen muchos sexagenarios de hoy, que desde los 70 vienen sufriendo dificultades económicas.  ¿Qué hemos hecho con las nuevas generaciones que llegan al mundo como estrellas en su mundo perfecto: coche, casa, vacaciones y caprichos?  ¿Cómo es posible que hoy nadie hable del esfuerzo necesario para sacar adelante una familia, un país, y una economía?

Buen libro para reflexionar sobre nuestro presente, nuestro pasado, y nuestro papel en la sociedad actual.  Lo perfecto, dicen, es enemigo de lo bueno.  Cierto hoy más que nunca:  es imprescindible nuestro esfuerzo colectivo para volver a una situación razonable, dónde la ilusión sea la guía y faro del esfuerzo y el trabajo.

 


Obsolescencia

mayo 22, 2011

Título:  Computer Architecture:  a Quantitative Approach

Autor:  Hennesy & Patterson

Editorial:  Morgan Kaufman

Rebuscando en cajas de libros pendientes de ordenar, encontré este clásico editado machaconamente en los últimos años.  Quizá esta primera edición tegan un precio, y las tecnologías descritas, aunque presentes aún en las reediciones, queden lejos de las propuestas más novedosas que se van publicando año tras año.  Porque si hay algo que envejece rápido es la tecnología.

La obsolescencia tecnológica debida a los avances, tiene un parecido notable a las modas arquitectónicas, decorativas o de indumentaria.  Cuando el ojo se acostumbra a algo, o el oído, automáticamente se vuelve antiguo, y la novedad se busca de nuevo -¡ay las denostadas octavas paralelas con tintes barrocos, tan marginadas por la armonía clásica!-.  Esto que en sí mismo es un fenómeno natural, y que no debería causar ningún estrago al bosillo, manejado con diligencia y mesura, se retuerce y vuelve alambicado en manos de empresarios sin escrúpulos.  El objetivo es que el período de obsolescencia se acorte y amortice rápido, para provocar las compras compulsivas de los usuarios.

Un ejemplo:  hace poco celebraron un centenario curioso, correspondiente a los años que una bombilla tradicional, de filamente incandescente, ha permanecido encendida desde que fue instalada en los tiempos de Edison.  Proeza semejante no debería extrañarnos si los fabricantes siguieran normas de eficiencia y robustez:  lo que Edison inventó, fue a propósito desvirtuado por el “cartel de las bombillas”, para obligar al usuario a comparar nuevas bombillas con cierta periodicidad;  semejante comportamiento se consiguió de modo bien sencillo, poniendo en el mercado lámparas fabricadas para romperse al cabo de 1000 horas.

Un estudiante me envió hace poco el link al documental que nos aclara este comportamiento industrial, que conduce irremisiblemente a la basura, cual condenado a muerte, impresoras y otros equipos informáticos por lo demás perfectamente utilizables.  Si tienen tiempo, echen un ojo al vídeo que aquí dejamos.

Nuestro moderna sociedad de consuma necesita una profunda revisión.  No se qué tipo de móviles tendrán los acampados “indignados”, ni que televisión tendrán en casa, ni cuántas;  ni con qué frecuencia cambiarán de ordenador, ni la antiguedad de sus reproductores de música.  Sería buen ejercicio hacer una encuesta hoy en la madrileña puerta del Sol.  ¿No será que parte de la culpa del fiasco del modelo no es sólo de fabricantes, empresarios, banqueros y políticos, y que realmente los ciudadanos-compradores tienen sus stock-options de culpa?

Necesitamos leer autores que como Dickens en su épcoa sean capaces de hacer una radiografía a la sociedad actual y proporcionar diagnósticos.  A mediados del XIX, contemporáneos de Dickens consiguieron mirar la realidad de un modo distinto.  El propio Turner, del que ya hablamos en Julio de 2010, fue capaz de captar y plasmar la luz de modo impensable hasta la época, e incluir al espectador en la obra contemplada.  Buen ejemplo, el del mundo del arte bien entendido, para comprender el valor de las cosas, y la necesidad de conservarlas, frente al moderno usar y tirar.  Hoy, más que nunca, necesitamos una nueva reflexión sobre nuestra sociedad y su funcionamiento, y poner el acento en otros valores.

Quizá sirva la crisis para entrar en razón, y descubrir que hay algo más “objeto” del deseo.  La sociedad basada en los valores y el conocimiento, y no en la posesión.


El bien común

mayo 8, 2010

Título: Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo.

Autor:  Miguel Delibes.

Editorial: Galaxia Gutemberg

El declive de Estambul que nos narra Pamuk en primera persona debe servirnos para reflexionar.  Las sociedades no siempre prosperan, y Los imperios caducan.

Así pues, el pronóstico no siempre tiene que ser favorable.  Es posible que la debacle Griega sea una tropezón pasajero; puede que la crisis global sea también un síntoma del estrés al que hemos sometido las economías nacionales.  O quizá no.

Y Delibes nos habla a través de la caza de lo que sucede con la explotación sin medidas del bien común.  Cuando se refiere a los cotos públicos, campos comunales, tierras consistoriales, nos presenta el resultado de la sobrexplotación de la caza menor y el furtivismo. Curioso país el nuestro de igualdad de oportunidades,  en el que un ministro se abaja y actúa como paisano, pudiendo ser cazado por la prensa actuando como furtivo;  y costarle el cargo.

El desmedido afán de capturar piezas, de maneras ortodoxas o no, puede conducir a la aniquilación de una especie -ayudada incluso por enfermedades introducidas deliberadamente por el hombre, como la mixomatosis conejil.

Gran Depresión - Wikipedia

En el fondo, esto no es nuevo, y el mismo problema afecta desde hace años a los caladeros más preciados.  Le economía de la pesca y caza no opera a impulsos de un rey midas.  Y este principio que sustenta el aprovechamiento de recursos naturales, rige en parte el devenir económico.

El actual encono del pueblo griego -esperemos que quede ahí la cosa- quizá sea provocado por los furtivos cazadores de fortunas, incapaces de medir los recursos disponibles a la hora de consumirlos.  Y es probable que este comportamiento tan humano, quién sabe si ayudado por alguna mixomatosis económica, sea parte de este resfriado de la sociedad del bienestar, que parece no se arregla con cataplasmas.

Esperemos que nuestros sesudos gobernantes encuentre la solución.  Y que todos nos concienciemos de que una crisis como la del 29, un ocaso como el de Estambul, o una pérdida como el del Siglo de Oro Español pueden estar de nuevo a la vuelta de la esquina.


Le economía de lo raro

noviembre 13, 2009

Título:  Freakonomics

Autor: Steven D. Levitty, Stephen J. Dubner

Editorial: ZETA

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar Valencia y su Ciudad de las artes y la Ciencia, con motivo de las jornadas JICAN.  Interesante binomio ciencia-arte que debería presentarse en más ocasiones.  Siempre he pensado que la separación de artistas y científicos es artificial, y como contrapunto histórico a esta tendencia Leonardo da Vinci es buen ejemplo.

Semana de la Ciencia

En todo caso, la visita -desde cuyas instalaciones escribí el post de la pasada semana, fue buen anticipo para la actual Semana de la Ciencia.  Los tiempos de crisis son quizá el mejor momento para prestar más atención a la importancia de la ciencia y la tecnología en el futuro económico.  Aparcamos pues aquí Valencia, sus artistas y científicos y algunas influyentes personalidades para la semana próxima: Calatrava, Sorolla, Gaudí, Blasco Ibáñez… Y hablemos de economía, que en gran medida es influída por las artes y las ciencias.

Los autores de hoy, utilizan sin embargo una perspectiva nueva: la economía de lo raro.  Este curioso libro de éxito notable, presenta de modo desenfadado y asequible algunos problemas -quizá menores- resueltos desde la perspectiva económica: el descenso del crimen inesperado en ciudades como Nueva York, la corrupción en las luchas de Sumo -y lamentablemente en algunos sistemas de educación públicos americanos-  la economía de los traficantes de droga e incluso la mejor forma de elegir el nombre para un hijo.

Los autores han aplicado estudios sistemáticos a extraños comportamientos sociales.  Y aunque en algunos casos las conclusiones puedan ser traumáticas, un lector bien informado sacará moralejas interesantes.  Los propios autores ya lo advierten:  aunque es posible que la legalización del aborto pudo ser la causa de una reducción de la criminalidad en Estados Unidos, no tiene porqué implicar que esa sea una solución válida.  Afortunadamente los experimentos Eugenésicos de otra época -que buscaban efectos idénticos- han sido superados y catalogados como crímenes de la Humanidad.  Esperemos que con el aborto suceda lo mismo, aunque cuesta que algunos lo entiendan.

Pero yendo al fondo de la cuestión, lo raro, lo friky, puede hoy día ser un valor diferenciador.  Hace ya bastantes meses, comentamos otro libro de economía en que los autores abogaban por el factor “diferencial”.  En una economía de mercado, el que se diferencia vence.

Diferente

Quizá una rareza bien entendida -diferencia- puede constituir la garantía de éxito en el futuro.  Lo que es considerado motivo de mofa y burla en cierta época vital, la infancia y juventud, cuando la presión del grupo es más fuerte, puede ser un capital interesante para el futuro.  Y así, sucede a veces que joven friky se convierte en el científico, tecnólogo o artista en cuyas espaldas descansan las esperanzas de progreso de toda una sociedad.

Buen libro para reflexionar sobre la economía de lo raro.  Y buen momento esta semana de la ciencia, también en Extremadura, para conocer el devenir de la ciencia y tecnología en el mundo actual.


Que Dios les bendiga

septiembre 25, 2009

Título:  La Paradoja

Autor: James C. Hunter

Editorial:  Ediciones Urano

14 horas, 840 minutos, 50400 segundos. Tortura inevitable para saltar el océano. Hablaba Stevenson en otro siglo de los insufribles viajes transoceánicos. Temblor continuo en barcos de vapor; terremoto mecánico transmitido con persistencia desde la sala de máquinas hasta la última recámara ocupada por desafortunados viajeros.

Ocean Liner

Ocean Liner

Diferencia extrema con el lujo y confort de los modernos Liners. Colmados de exquisitez, permiten a los viajeros disfrutar la navegación. Porque viajar en un moderno crucero permite convertir el trayecto en experiencia vital. Contemplar el océano en toda su magnitud, inabarcable, profundo, virtualmente infinito tras días de navegación, es una aventura prodigiosa, que solo los hombres de mar, conocen con precisión.

El avión de hoy, en su rápido desplazamiento, recuerda el barco de ayer. Incomodidad, frío mal disimulado por escuetas mantas, ruido de motores, turbulencias, noches en vela: una inevitable pesadilla para alcanzar un destino. Pero 50400 segundos dan para mucho leer.

El libro de hoy trata del liderazgo. Bonito tema para hombres de negocios o dirigentes varios. Porque el congreso causante de este viajes va dirigido a potenciales lectores: empresarios, universitarios y políticos; gente de toda condición con posibilidades del ejercicio del liderazgo. Pero no se engañen, el libro de hoy podría parecer a muchos políticamente incorrecto en España, no así en Panamá.

Autobús Panameño

Autobús Panameño

Panamá es un interesante país de contrastes cromáticos, meteorológicos y lingüísticos. A la multicolor cultura que inunda la capital panameña, con curiosos autobuses enemigos de Kioto y pintados de disonantes colores, carteles publicitarios que se mezclan en barroca confusión a ambos lados de unas vías atestadas de tráfico, se unen los monumentales aguaceros que en la estación húmeda vienen a permitir el tráfico interoceánico que nutre al País.

La reciente oficialidad de la lengua inglesa, junto con el clásico español, es algo natural y resultado del baño cultural que los hasta anteayer copropietarios norteamericanos están propiciando al sur de su frontera. Si hispanoamérica lleva su lengua y su cultura al norte, lo propio han venido practicando los incómodos y ruidosos vecinos del norte, con manifiesto afán colonizador.

En este pequeño y próspero País, en cuyos escaparates se anuncian sin pudor días de asueto por fiestas religiosas propias de los empresarios judíos, se ha celebrado el congreso.  Y un ministro de la nación, nada menos, acabó su discurso con una curiosa frase: “Que Dios les Bendiga”.

¿Se imaginan a algún político Español pronunciando tamaña osadía? Las revueltas de la historia han llevado a considerar cualquier referencia a Dios en la vida pública española como algo indeseable en una sociedad laica. Y es por esto que el libro de hoy, aunque escrito en un tono paternalista y no precisamente académico, con estereotipos forzados a veces, puede conducir a algunos a desechar la propuesta de uno de los gurús de la economía empresarial, parte de la lista Fortune 500. Inaceptables propuestas en la nueva sociedad de la Educación para la Ciudadanía.

Da la impresión, que algunas ideas y principios son solamente válidos hoy día si provienen de unas determinadas fuentes. Sino, mejor borrarlas del mapa. Esto me recuerda a una joven estudiante Erasmus, que en cierta ocasión me hablaba en Milán de su manifiesto desinterés en una posible visita a la Última Cena de Leonardo da Vinchi, porque ella, faltaría más, era atea. Creo que la apertura de miras y horizontes que persigue el programa Erasmus (orgasmus según otros, calificativo más certero del concepto), no se había consumado en semejante estudiante (¿o será estudianta, señora ministra?).

Pues eso, si Vd quiere ser un líder, quizá le convenga echar un ojo a este libro en su próximo viaje. No preste mucha atención al envoltorio estilístico, para olvidar, sino al fondo de la cuestión.

Y quién sabe, quizá le de que pensar.