Una vez en la vida

agosto 12, 2016

Título:  La Biblia de nuestro pueblo.

Autor:  Varios.

Editorial:  Loyola.

la-biblia-de-nuestro-pueblo

Hace ya varias décadas, visitando una de las muchas iglesias que jalonan el casco antiguo gaditano, un señor que actuaba como guía en sus horas de ocio, apoyaba la validez de sus comentarios en los conocimientos adquiridos al leer hasta 7 veces la biblia.  Supongo que el 7 actuaba allí como símbolo de la exageración y perfección del personaje, pero fueran 3 ó 7, la cultura bíblica de entonces se echa en falta hoy en cualquier programa televisivo basado en preguntas de conocimiento general.  Basta preguntar quién era el padre de Jacob, para que alguno de los nuevos sabios de las ondas, con cientos de programas a sus espaldas quede noqueado súbitamente.  Seguramente el señor de Cádiz, con sus siete recorridos bíblicos, podría echar una mano a estos jóvenes a los que falta leer el libro más editado en la historia.

El asombro que me produjo semejante ejercicio bíblico nunca lo he olvidado;  y acompañado de los elogios que en su día dedicaba la profesora de literatura, que por el porte y circunstancias bien pudiera ser atea, a algunos textos testamentarios, han sido algunos de los elementos que me han impulsado a una lectura completa.

Esta edición “para el pueblo” es notable en su cercanía al público de hoy, con una magníficas introducciones y contextualizaciones históricas, que permiten al lector descubrir cuales de los libros tienen tintes históricos, sapienciales, morales o evangélicos.  Dos mil páginas en 7 meses.  Esa ha sido la cuenta.  Pero en el camino ha habido mucha visita a episodios conocidos, algunos descubrimientos interesantes, y sobre todo, al final, vuelta a releer un mensaje diferente al que pueda el lector encontrar en cualquier otro libro.

Sirva este post para recomendar este ejercicio imprescindible:  leer la Biblia al menos una vez en la vida, ya sea para conocer algunos hechos que modelaron nuestra cultura, hoy que parece que un tsunami procedente del Islam quiere barrer Europa; o para deleitarnos en la calidad literaria de algunos de sus libros;  incluso quién sabe si puede servirnos esta lectura para descubrir una nueva manera de ver la vida.

 

 


Apuntar alto.

septiembre 4, 2015

Título:  Esta es nuestra sangre.

Autor:  Gabriel Campo Villegas.

Editorial:  Publicaciones Claretianas.

La historia recogida en esta obra aunque sea de oídas, es conocida por los muchos que despachan habitualmente los diarios matinales:  el origen de lo que ha culminado en la reciente subida a los altares de un grupo de jóvenes estudiantes en Barbastro.

Acertadamente cita el autor a Ortega y Gasset en un pequeño prefacio, palabras que viniendo de un pensador de tal calibre, difícilmente puedan considerarse sospechosas;  Nos dice Ortega y Gasset:

“El hombre no puede vivir plenamente si no hay algo capaz de llenar su espíritu hasta el punto de desear morir por ello.  ¿Quién no descubre dentro de sí la evidencia de esta paradoja?  Lo que nos incita a morir no nos excita a vivir.  Ambos resultados, en apariencia contradictorios, son, en verdad, los dos haces de un mismo estado de espíritu.  Sólo nos empuja irresistiblemente hacia la vida lo que por dentro inunda nuestra cuenca interior.  Renunciar a ello sería para nosotros mayor muerte que con ello fenecer.  Por esta razón, yo no he podido sentir nunca hacia los mártires admiración, sino envidia.  Es más fácil lleno de fe morir, que exento de ella arrastrarse por la vida”.

Interesante historia narrada por quién documentándose con testigos directos, colaboró con la causa de beatificación de estos jóvenes que terminaron su vida en Barbastro.  Las palabras de Ortega y Gasset y el propio libro, sirven para descubrir el verdadero motivo de fondo para los que rechazan con aspavientos ninguneando a protagonistas tan ejemplares.  Y para el resto, sirvan como ejemplo:  siempre conviene en la vida apuntar alto en la búsqueda de objetivos, y la altura de miras que estos jóvenes demostraron es difícilmente superable.


El libro de las luces

abril 23, 2015

Título:  El libro de las luces.

Autor:  Varios.

Editorial:  Universidad de Extremadura.

Coincidiendo con el día del libro, la Universidad de Extremadura edita un pequeño ejemplar dedicado este año a la luz, que incluye selecciones de la comunidad universitaria sobre la temática elegida, y que permite a los lectores tener una primera aproximación a un extenso conjunto de obras.

Esta publicación anual traslada a sus lectores extractos comentados de una serie de libros que han captado el interés de todos aquellos que han querido contribuir con la edición.

Sirva este post para incluir mi propuesta de este año, recogida en la página sexta.  Una pena que hayan confundido mi nombre, y atribuyan la propuesta a un tal Francisco García de la Vega.

Libro de Isaías, Capítulo 9.
(…)
El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.
Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.
Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el cetro de su opresor, como en el día de Madián.
Porque todo calzado que lleva el guerrero en el tumulto de la batalla, y todo manto revolcado en sangre, serán quemados, pasto del fuego.
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.
Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. (…)
____________________________________________________________________________
Isaías, además de profeta, fue un brillante poeta, que contribuyó a completar algunas de las páginas literarias más hermosas de la antigüedad, agrupadas enel conocido Antiguo Testamento.
Hoy que la religión se utiliza como arma opresora en otras latitudes, es necesario actualizar y recordar lo que solamente la convicción profunda de una fe auténtica puede discernir, que su autenticidad, como describe Isaías, será reconocida por sus frutos:  Paz y alegría que surgen de la luz que proporciona la verdad.

Los curas obreros

marzo 8, 2013

Título:  El Cura de Entrerríos.

Autor:  Manuel Higuero Gallego.

Editorial:  Diputación Provincial Badajoz.

 

Hace un par de décadas, y con motivo de un certamen de villancicos organizado por la Diputación Provincial de Badajoz, se nos hizo entrega a los coros asistentes de una magnífico ejemplar del Cancionero Popular de Extremadura, del que otro día hablaremos.  La Diputación ha desarrollado una interesante labor editorial, sacando a la luz proyectos gestados y arraigados en la cultura extremeña.  Quizá no fuera entonces, aunque bien podrá haber sido en algún otro acto cultural, cuando nos hicieron entrega a los asistentes de cualquier acto de bombo y platillo, de una interesante muestra del trabajo editorial:  Biografías Extremeñas.  La historia de Antonio González Haba-Barrantes es muy oportuna en estos días pre-cónclave.

El cura Barrantes fue una excepción en la época que le tocó en suerte.  Las excepciones muestran la norma:  los curas obreros de entonces marcaban una nueva vía.  Frente a la alianza con el estatus quo, los curas obreros mostraban su disconformidad con la política de estado renunciando a su paga y trabajando “fuera de casa” para ganar el pan que ofrecían a Dios en la Eucaristía diaria.  Excepción moderna a la norma antigua:  el propio San Pablo vivía de su trabajo, mientras predicaba en sus oras libres.  No quiso ser carga  para nadie, y con su trabajo, experiencia de conversión y fe en Jesús y su mensaje propició un cambio histórico.

El conformismo aliena, y la presencia de curas albañiles y campesionos provocó la reflexión de muchos.  Pero barrantes fue un hombre templado que luchó por su pueblo recién creado, y por su gente.  Barrantes debió ser un hombre de fe profunda, que olvidado y aislado literalmente en invierno por las crecidas del Guadana, en una pueblo de colonozación, Entrerríos, nacido del Plan Badajoz, trató de transmitir el evangelio, la esperanza y la fe en el futuro a los que venían huyendo de la miseria.   Una pena que el autor sólamente alumbre la lucha contra el régimen, y quede en penumbras la relación personal de Barrantes y aquel a quién ofreció su vocación en un olvidado rincón Extremeño.  Las Biografías, en muchas ocasiones, muestran la vida del personaje mientras desnudan el pensamiento del autor.

Sirva Barrantes, y todos los que en este año de la Fe, lucha a contracorriente para la mejora del pueblo.

 


Crimen y castigo

agosto 21, 2012

Título:  La Verdad de Guadalupe.

Autor:  Eduardo Chávez.

Editorial:  Ediciones Ruz.

 

La evolución de la ética y moral de los pueblos tiene idas y vueltas.  Cuando en el siglo XVI los misioneros españoles conocieron las costumbres y creencias del pueblo Mexica, que incluía la llamada “guerra florida”, sufrieron una conmoción tan brutal que no pudieron encontrar en su origen a otro más que al propio diablo.

Difícil fue entender para aquellos evangelizadores la presencia de 17.000 calaveras en el templo mayor, fruto de la ofrenda a los Dioses de sus botines de guerra:  prisioneros necesarios para mantener el universo en marcha.  El motivo fundamental de la guerra para ellos era precisamente éste,  el sacrificio a los Dioses de los corazones extraídos a los desconsolados cautivos.

Hoy se juzgan los hechos de otro modo, y aunque aún resulta repulsiva tan tremenda ceremonia, se dispone -gracias a los propios misioneros de la época- de un legado histórico-cultural que analiza los modos y maneras de aquel pueblo, su lengua, cultura y tradición.

Precisamente este libro narra el milagro Guadalupano, considerado de manera amplia como fenómeno de inculturación, que utiliza elementos tradicionales de la cultura precolombina así como de los europeos que llegaban.

Aunque carece el autor de la necesaria pericia al utilizar la puntuación correcta en múltiples ocasiones, provocando a veces el enojo de este paciente lector, sirve este libro para conocer la historia de un pueblo en un momento concreto de confrontación con occidente, y la impotencia de unos afanados misioneros que eran sistemáticamente desmentidos en su predicación por la incoherencia e hipocresía de los cristianos Españoles que les acompañaban.  Cuando ya se daba por perdida la cosecha espiritual, sucedió el milagro, literalmente.

Por cierto, interesante los discursos recopilados en múltiples documentos históricos, sobre los discursos de los ancianos -sabios- a las jóvenes en estado de buena esperanza:  remedios, cuidos y consejos para el buen desenlace y culminación del embarazo en el nacimiento de un nuevo retoño.

Nada que ver con la actual e imperante cultura de la eutanasia y aborto, que hunde sus garras en la sabiduría de nuestro mayores y en la esperanza del no nacido.  En el crimen está el castigo, en el pecado la penitencia.  Esperemos que pronto nuestra sociedad reconozca su yerro.


Tiempo de búsqueda.

abril 1, 2012

Título:  Las Sandalias del Pescador.

Autor:  Morris West.

Editorial:  Círculo de Lectores.

 

Justo hoy entramos por la puerta grande de Semana Santa -Domingo de Ramos- cuya salida triunfal es la Vigilia Pascual del Sábado Santo, que nos conduce al glorioso domingo de resurreción.  Una época apropiada para la lectura que traemos:  Las Sandalias del Pescador.

Un libro que seguramente satisface a todos, creyentes y escépticos, porque muestra con naturalidad los entresijos de una institución milenaria.  Díficil escoger términos para no herir susceptibilidades en este comentario.  Pero vamos a intentarlo.

Cualquier institución gestionada por nuestros congéneres, manifestará todo tipo de muecas, vises y patrones característicos humanos.  Preferencias personales, ideas defendidas con subterfugios palaciegos, autores censurados, nepotismo indisimulado, etc.  Cualquiera de estos atributos podrían indicar que hablamos de … La Universidad, por ejemplo.  Y esto no impide, defender el bien común y la idea de fondo, como lugar de encuentro, discusión y compartición del conocimiento.  Que un determinado Rector, Catedrático, comité, departamento o escuela actúen con insensibilidad, maldad o indiferencia, no impiden reconocer la bondad del marco de actuación, corrompido a veces por la insana avaricia y orgullo de los que ostentan cargos.  Afortunadamente el ir y venir de personas mostrará luces y sombras en cualquier proyecto humano a lo largo de la historia.

Dicho esto, a nadie puede sorprender que también en la Iglesia encontremos ejemplos de todo tipo, de bondad suprema y lucha por el prójimo en las calles de Calcuta y a la vez corrupción intolerable en alguna ciudad occidental.  Ahora bien, este cristal empañado no debe permitir borrar la imagen última, y el origen de la institución y el mensaje que lo fundamenta debe prevalecer sobre cualquier distorsión ulterior.  Que no sirva a nadie pues el comportamiento de los miembros como excusa.  La Fe es un regalo, que puede buscarse “como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti Dios mío”, que diría el Salmo.  Y la búsqueda debe ser independiente del mensajero de turno.  A Dios gracias, los malos maestros no impiden el progreso de los buenos discípulos, ni en la Universidad, ni en escuela alguna.

Sirva pues esta recomendable lectura para todos: creyentes y ateos, a los unos para entender la realidad, y a los otros, para discernir y separar grano y paja, pintura y marco.

Esperemos que esta semana de pasión que comenzamos, prologada en muchos lugares magníficamente por acontecimientos culturales y religiosos -suerte para los paisanos Extremeños que pudieron asistir este pasado jueves en Almendralejo al Requien de Mozart– se  estímulo para los que buscan.

Para los que no tuvieron la suerte de asistir al concierto, aquí dejamos una muestra de la filarmónica de viena.  Quizá está música inspire la búsqueda.

 


Demanda social

febrero 7, 2012

Título: El Poder y la Gloria.

Autor:  Graham Greene.

Editorial:  Círculo de Lectores.

Tenemos aniversario:  Dickens celebraría hoy sus 200 años, y Google lo festeja.  El que padeció en su infancia, denunció la cruel sociedad Victoriana de la mano de personajes infantiles.  Como las actuales series de ficción para la televisión, Dickens narró por entregas las aventuras de Oliver Twist en los bajos fondos londinenses, mostrando las desigualdades y sus consecuencias.

Hoy, traemos a Greene, que narra los bajos fondos de la civilización desde otra perspectiva:  gobernantes que galopan sobre la libertad, perseguidores de la fe de los pueblos, y representantes de la libertad y la religión que huyen de su vocación.

Graham Greene

Aunque la novela engendró un personajes de ficción universal, el fugitivo, una vez más cualquier parecido con el original es mera coincidencia.  Greene denuncia la represión de un pueblo para lanzar a la vez una crítica hacia un estamento que deja de cumplir su cometido:  la iglesia.   Buena medicina para que progresistas anticlericales y acomodados prelados, reflexionen sobre sus posiciones, ventajas, dones y distingos,  y lo que una sociedad justa les demanda.

Seguiremos informando.