Los últimos serán los primeros

enero 28, 2020

Título:  La Princesa Prometida.

Autor:  William Goldman.

Editorial:  Ático de Libros.

Aún de resaca por tierras extremeñas tras la fiesta del cine Español, en una edición en que David vence a Goliat con el Goya a la mejor película de animación para “Buñuel en el Laberinto de las Tortugas“.  Película que producida desde Almendralejo, con un bajísimo presupuesto -comparado con las grandes producciones animadas que Disney o Netflix manejan- ha conseguido traerse a casa el Goya.  Así, unos estudios secundarios, The Glow, se han llevado el gato al agua.

La novela de hoy, una refrescante aventura para jóvenes -que el autor tejió para sus hijos-, y que con vicisitudes diversas fue conocida por el público a través de la película del mismo nombre con música inolvidable de Mark Knopfler, es presentada en esta magnífica edición acompañada de una bolsa de tela rotulada con frase inolvidable:  “Hola, me llamo Íñigo Montoya;  tú mataste a mi padre:  prepárate a morir”.  Frase grabada a fuego en los de mi generación, y que se ha convertido en una de las más célebres de la historia del cine, surgida de una novela y película con papel secundario, pero que a la postre ha triunfado entre el público.

Entre las sorpresas que depara el libro a los que vimos la película, está la historia de uno de los secundarios trascendentales:  Íñigo Montoya y su infancia en tierras Toledanas.  También podremos encontrar la historia de André el Gigante.  Y digo André, y no Fezzik, su nombre auténtico en el libro, porque fue André quien dio vida en el cine a este personaje inolvidable.  Fezzik, Íñigo:  personajes secundarios que se convierten en los protagonistas auténticos de la obra, y que superan con creces a Westley y Buttercup, de quienes pocos se acuerdan a estas alturas.

Sirva esta novela, sus personajes secundarios, y la eterna lucha de David contra Goliat para recordar una de las tantas máximas que se cumplen ante nuestros ojos “Los últimos serán los primeros…”.

Aquí os dejamos la inolvidable B.S.O. del líder de “Dire Straits“.

 


Nobel

noviembre 1, 2019

Título:  Fateless.

Autor:  Imre Kertész.

Editorial:  Vintage.

Captura de pantalla 2019-11-01 a las 10.35.52

Supe hace pocos días leyendo las noticias, y coincidiendo con mi visita a Mulhousse,  su impresionante museo del automóviles, donado y creado por los Schlumpf, familia multimillonaria cuya afición a la colección de automóviles no tuvo rival, y al congreso Evolution Artificiel que en definitiva fue el motivo del viaje, que Buñuel declaraba a Galdós como una de las pocas influencias que tuvo en su obra.  Es buen momento de fijarnos en Buñuel ahora que su película de animación está en la carrera hacia las nominaciones del Óscar para 2020.  Decía del interés de Buñuel por Galdós, aunque olvidó -o quizá no tanto- incluirle en los créditos de sus películas basadas en obras del autor.  A pesar de todo, en sus entrevistas declaraba su admiración por el novelista, quizá el más importante del siglo XIX español, de quien decía que de haber escrito en inglés hubiera sido acreedor del Nobel de literatura.

Tengo que reconocer que mi acuerdo con Buñuel en este asunto es total.  Y también con quienes dicen que aunque se olvidara la historia de España en el XIX, la obra de Galdós serviría para componer y recuperar una fiel estampa de la época.

Reconozco a Galdós como uno de los grandes de la literatura Española, y si Cela mereció el Nobel, por nombrar alguno, Galdós merecería no ya uno, sino quizá dos premios de tal envergadura.

Dicho todo esto y sin desmerecer a los premiados por tan prestigiosa academia, que en años recientes hizo méritos para dilapidar tal prestigio, el libro de hoy sirve para traer a la palestra a Imre Kertész, autor que desconocía hasta que una visita veraniega a Budapest me llevó a buscar autores locales premiados.  La obra, encaja bien con la visita que a la Gran Sinagoga y su cementerio hacen los turistas, visita y libro que permiten conocer de primera mano los avatares y sufrimientos del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial.

El libro, en cierto modo autobiográfico, permite echar una mirada a la situación de los campos de exterminio desde dentro, narrado en primera persona, a la naturaleza humana y al sufrimiento de las víctimas.  Nunca están de más libros y autores como el de hoy, que no sólo destilan literatura de calidad, sino que muestran retazos de la historia que no debemos olvidar.