Símbolos

octubre 14, 2019

Título:  The Symbolic Species.

Autor:  Terrence W. Deacon.

Editorial:  Norton.

Captura de pantalla 2019-10-14 a las 10.18.06

Un interesante repaso a lo que sobre el cerebro conocemos, y la experiencia del autor para proponer una teoría de la evolución de la inteligencia basada en la comprensión simbólica.

El punto de vista evolutivo, las dificultades en el aprendizaje, el habla humana, el habla en otras especies, el león marino parlante… Una prolija información, llena de casos sorprendentes, que sirven al autor para argumentar cómo la inteligencia humana llegó a ser lo que es.

Interesante lectura para todos los que se dedican hoy a la Inteligencia, natural o artificial, inspiración que puede ser útil para nuevas propuestas, particularmente para los que se apoyan en la programación simbólica como base de la IA.


Hipótesis.

agosto 19, 2018

Título:  On Intelligence.

Autor:  Jeff Hawkins.

Editorial:  St Martins Griffin.

Quizá sea el cerebro uno de los pocos territorios en los que aún andamos tan a oscuras como hace uno siglos sobre tantas otras realidades:  electricidad, gravitación, luz, etc.  Eran tantas las teorías o hipótesis irreconciliables, que no había forma de ponerlas de acuerdo para explicar los datos que los experimentos más ingeniosos iban arrojando.  Hasta que alguien, con un audaz movimiento, provoca un cambio de paradigma y consigue dar con la clave que explica, en su mayoría, las observaciones disponibles.

Así andamos con el cerebro, con muchas ideas, teorías contrapuestas, hipótesis y falta de acuerdo sobre cómo consigue realizar su trabajo con tal eficiencia.  Jeff Hawkins trata de provocar un cambio de paradigma con su propuesta de unidades predictoras jerárquicas.  A ésta, como otras teorías disponibles, le falta aún concreción, para poder llevar a cabo experimentos que la avalen.  No obstante, así funciona la ciencia, y antes o después, llegará la hipótesis definitiva que una vez testada nos permita finalmente conocer si la computación cerebral puede replicarse.

Hablando de hipótesis, me permito anotar aquí una extraña situación que se produjo anoche sobre las 2:15 a.m. en Tierra de Barros, Extremadura:  Hacia el oeste pude contemplar, con alguna otra persona que puede dar fe de lo sucedido, centenares de luces parpadeantes que se movían de forma más o menos conjunta.  La visión inicial de sólo dos o tres, al ser el resto ocultadas por edificios circundantes, me hizo pensar en aviones, pero su continuo movimiento norte-sur y la sorprendente aparición del resto, más de un centenar, me hizo descartar esta hipótesis.  Siguieron moviéndose todas simultáneamente y a medida que avanzaban, en cierto momento cambiaron de formación para asemejarse a las Vs que forman las bandadas de aves migratorias.  Otra hipótesis descartadas es la de globos de luz de festejos, dado que ninguno se apagó durante todo el transcurso por el horizonte, y además no eran luces fijas, sino intermitentes.

No puedo concebir que hayan capturado y colocado luces de algún tipo a tal cantidad de aves, por lo que la otra única hipótesis que manejo es una “quedada” de amantes de los ultra-ligeros, para realizar una ruta nocturna, o un nuevo tipo de globos de luz que funcionan con energía eléctrica.

¿Alguna otra hipótesis?


Un don de Dios

agosto 4, 2012

Título:  This is Your Brain on Music

Autor:  Daniel J. Levitin

Editorial:  Plume

 

Esto libro brega con el misterio.  No hay acuerdo unánime sobre el porqué de la música, y nuestra capacidad cerebral para entenderla y disfrutarla.

El libro se lee de un tirón, y permitió al autor -músico reconvertido en científico- colocarse como finalista en Los Angeles Times Book Prizes, y su obra en el New York Times Bestseller.  Aunque no me gustan los Bestsellers, hay que reconocer que el libro se hace entender, y eso atrajo al público-comprador.

Entre otras muchas cosas, cuenta el autor como en una charla, Steve Pinker, muy conocido psicólogo experimenal del MIT, tuvo la osadía de espetar al respetable con la idea de que la música era un accidente evolutivo, un “spandrel” (tímpano) en palabras de Jay Gould.

El tímpano es un resultado arquitectónico fruto del uso de dinteles y arcos, y que generan como subproducto un espacio triangular que habitualmente se decora.  Este espacio decorativo no previsto, y que a la postre puede resultar tan interesante como el propio arco o el dintel, es el accidente arquitectónico al que se refieren tanto Gould como Pinker.

La afirmación del psicólogo fue controvertida para los musicólogos que abarrotaban la sala.   Aún así, hay algo de cierto en la afirmación:  de un modo u otro la experiencia musical es un regalo, un don de Dios para muchos.  Quizá por esto la música religiosa haya tenido una importancia capital en la cultura occidental.   La historia de la música está abarrotada de composiciones religiosas.

Hace dos día, tuvimos la oportunidad de asistir en la Iglesia de Piedra, en Ensenada, al Requiem de Fauré, compositor considerado de estilo clásico, y cuya obra más célebre, el requiem, le permitió enfrentrarse a otro enigma fundamental:  la muerte.

Fauré se declaraba no creyente, pero fue sucesor de su maestro Saint-Saëns como organista en La Madeline, y acabó siendo el maestro de coro en 1896.   Durante más de 40 años trabajó como músico de iglesia y en 1905 fue nombrado director del Conservatorio.

Además del propio Requiem, su Pavane para orquesta es imprescindible.  Sirva hoy como punto final y muestra de lo que muchos consideramos un don de Dios: la música y nuestra capacidad para percibirla.