Emigración

abril 19, 2011

Título:  Aventuras de un niño Irlandés

Autor:  Julio Verne.

Editorial:  RBA.

La crisis y la gestión del cambio:  con esta título afrontan las empresas la necesidad de adaptarse al entorno que fluctúa.  Hace unos años se hablaba del milagro Irlandés.  Hoy esta dinámica economía se ha hundido en el abismo.  ¿Quién es el culpable?

Aventuras de un niño Irlandés.

Utiliza Verne la historia del pequeño protagonista de la novela, para mostrarnos las dificultades de un modelo económico obsoleto.  Los señores, dueños de la tierra, imponían condiciones fijas a los labradores que sufrían las inestabilidades climatológicas.  El campesino se veía sometido a sólo dos posibilidades los años en que el clima impedía el cultivo de las dos fuentes básicas de alimentos, cereales y patata:  la muerte por hambre, o la emigración una vez que la evicción era aplicada sin piedad.

Cada año emigraban 100.000 Irlandeses a cualquier parte del mundo:  América, África, Australia…  Quizá hoy comencemos a vislumbrar nuevos procesos migratorios.  Algo ha cambiado:  no ha sido la impiedad de los señores los que han provocado la desgracia, sino la falta de previsión de los gobernantes.

El pueblo culpa a los bancos de los desmanes económicos.  Los mismos que pedían sin cesar créditos caprichosos, acusan a sus fiadores de la tragedia económica.  Paradoja curiosa.

¿Cual será hoy el nuevo mundo al que emigrar?