El Progreso de la ciencia.

septiembre 8, 2017

Título:  Cartas Marruecas.

Autor:  José Cadalso.

Editorial:  Salvat.

Hay temas que aguantan el paso del tiempo estoicamente.  No hay que rebuscar mucho entre las cartas de Cadalso: casi al principio, en la sexta carta hemos encontrado algo que parecería escrito anteayer.  Aquí dejamos para la reflexión sobre el progreso de las ciencias en España, y de los profesores que la cultivan, lo que sucedía en España en el siglo XVIII:

“El atraso de las ciencias en España en este siglo, ¿quién puede dudar que procede de la falta de protección que hallan sus profesores? Hay cochero en Madrid que gana trescientos pesos duros, y cocinero que funda mayorazgos; pero no hay quien no sepa que se ha de morir de hambre como se entregue a las ciencias, exceptuadas las de pane lucrando que son las únicas que dan de comer.

Los pocos que cultivan las otras, son como aventureros voluntarios de los ejércitos, que no llevan paga y se exponen más. Es un gusto oírles hablar de matemáticas, física moderna, historia natural, derecho de gentes, y antigüedades, y letras humanas, a veces con más recato que si hiciesen moneda falsa. Viven en la oscuridad y mueren como vivieron, tenidos por sabios superficiales en el concepto de los que saben poner setenta y siete silogismos seguidos sobre si los cielos son fluidos o sólidos.”

Así nos va.  ¿Porqué será que los jóvenes investigadores españoles se marchan en cuanto pueden a buscarse el futuro fuera de nuestras fronteras?

Anuncios

La infancia en el pueblo.

octubre 5, 2014

Título:  La Puerta de La Luna.

Autor:  Ana María Matute.

Editorial:  Austral.

Si la triste partida reciente de “La Matutes”, d.e.p., me hizo llegar a esta edición completa de sus cuentos, debo confesar que sólo la perseverancia me permitió alcanzar lo que más interesante me parece del volumen:  sus artículos.

La serie de cuentos permite al lector observar de cerca la evolución narrativa de la autora;  y aunque en mi caso no llega a seducirme, al contrario que sus novelas, sí reconozco el valor de particular de alguno de los relatos incluidos.  No obstante, y una vez pasado el macabro desfile de cuentos trágicos, al menos así podrían considerarse estas narraciones unidas por la muerte final del protagonista, he podido disfrutar de unas páginas memorables de infancia y raíces profundas.

Los artículos, curioso título para descripciones autobiográficas, permiten al lector conectar con recuerdos olvidados propios, descubriendo a través de los ojos y palabras de Matute, páginas inolvidables de nuestra propia niñez.  Porque somos muchos los que permanecemos indisolublemente unidos a los campos y paisajes de nuestra España rural.  Si Delibes pintaba con maestría la pobreza de los pueblos de provincias, Matutes invoca la mágica esencia de la infancia de pueblo con postales surgidas en su más tierna infancial.

Sirva pues este post para alentar a impacientes a perseverar en la lectura de estos cuentos completos, o al menos marcar las coordenadas de unas páginas imprescindibles:  la vida en el pueblo vista por la niña que fue Matute.


España en cuadros

noviembre 20, 2009

Título: Sorolla, Biografía Íntima.

Autor: José Manuel Viglietti.

Editorial: Carena Editorial.

Mi reciente visita a la Ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia, me ha permitido contemplar los grandiosos edificios de Calatrava, rodeados por espacios abiertos con reminiscencias Gaudianas:  Bosques de columnas soportando cubiertas, o bancos teselados arbitrariamente de pedazos de azulejo blanco. Gaudí fue un enamorado de su tierra que proyectó universalmente con su infatigable trabajo y rara capacidad creativa.

SorollaValencia es también tierra de gentes que la llevan en el corazón.  Si otras regiones españolas utilizan su distingo como arma arrojadiza y proyectan en sus fauces mensajes que atronan como ladridos de perro, el valenciano disfruta y vive su tierra, mar y aire, desde el fondo de su corazón, sin necesidad de proclamar lo que es convencimiento propio.  Frente a otros que exhiben su orgullo excluyente, diría yo que el Valenciano se integra y encaja con el resto de caractéres autonómicos como tesela que busca la perfección del mosaico. Una buena muestra es el personaje de hoy.

No hace mucho nació y vivió un Valenciano universal, que surgiendo de las clases bajas y aferrado a su particular mirada del mundo, con su artesanal prodigio de paletas, pinturas, lienzos y pinceles, supo mostrar lo mejor de su tierra … y de las otras.

Pesca del atúnJoaquín Sorolla, artista fundamental de la luz, y el aire, y el mar, brilla cada vez con más intensidad.  Su capacidad creadora, detenida solamente por una grave enfermedad, le permitió recorrer la geografía nacional para dar cumplida muestra de la belleza de nuestra nación.  La Hispanic Society ha mostrado así durante décadas, el encargo que Mister Archer Milton Huntington, su mecenas e impulsor, encargó a Sorolla: paisajes, tradiciones, fiestas, rituales, trabajos y descansos del pueblo español en sus diferentes regiones.  El pintor Valenciano por antonomasia, desplegó todo su arte para retratar en muchas decenas de metros de lienzo lo mejor de cada rincón de España.

Muestra imprescindible esta colección venida recientemente de América, y que recorre España.   Buena ocasión para contemplar la mirada prodigiosa de luces y sombras de España en los cuadros de Sorolla.  Y buen libro, de interesante factura, para conocer de cerca quién desde Valencia integró toda España en su obra.