Aviso de Bomba

julio 2, 2015

Título:  Crónica de una muerte anunciada.

Autor:  Gabriel García Márquez.

Editorial:  Mondadori.

El día de ayer corrió la noticia del cambio en el mercado editorial:  el libro de bolsillo -el barato y de poca calidad- pierde fuelle y deja paso al electrónico.  Como en otros ámbitos, la tecnología acabará asesinando a quién la engendró:  si un libro electrónico puede copiarse fácilmente, ¿Para qué gastar los cuartos en uno de bolsillo por muy barato que sea éste o su edición digital?  Se repetirá la historia sucedida en el negocio de la música,  que está provocando hoy la vuelta al disco de vinilo.  Afortunadamente los grandes lectores no han dejado nunca de valorar las ediciones de calidad, como esta de mondadori, y el libro-objeto sigue gozando de buena salud.

Crónica de una muerte anunciada.Pero a lo que vamos, asesinatos y víctimas.  La historia que nos cuenta García-Márquez está muy bien traída en las fechas que corren:  Los asesinos avisan al vecindario del crimen que perpetrarán, con la vana esperanza de que alguien avise a la víctima, y puedan así haber intentado con honor su encargo sin que llegue la sangre al río.  Pero hete aquí que no son creídos y el asesinato se culmina.  ¿Quién fue el culpable de la muerte?

Cambiando nombres, títulos, amenazas y desplantes, tendríamos una novela sobre Grecia y sus aliados, llámense rusos, europeos o chinos, que difícil está saber la situación.  La cosa se complica sobremanera y Grecía envía un aviso de bomba electoral, con un diabólico mecanismo:  el avisado no puede desactivarla en modo alguno, y de momento el artillero no piensa hacerlo tampoco.  Veremos si con el tiempo esta historia no es otra crónica de una muerte anunciada.


Ave Fénix

mayo 13, 2012

Título:  Por una causa justa

Autor:  Vasili Grossman

Editorial:  Galaxia Gutemberg

La naturaleza maravillosa del Ave Fénix ha permitido a la mitología deslumbrar el imaginario colectivo:  muerte y vida, fuego y aire, cenizas y resurrección.  No existe otro ave con moraleja más suculenta, y viene al caso hoy para hablar de la guerra y la prosperidad del pueblo que se recupera de la misma.

Por una causa justaGrossman va al corazón del hombre, y nos habla de la naturaleza humana, sus pasiones, intereses y anhelos, y como la guerra a veces se interpone entre el hombre y su destino.  Pero sirve también el escenario de la novela, Stalingrado, para recordar que las Guerras Mundiales son resultados de situaciones sociales previas.

Hay quién se refiere a la II Guerra Mundial como la respuesta a la crisis del 29, y como solución y salida para la misma.  Pero leyendo autores como Grossman, uno más bien concluye que quizá la guerra, sea el único vínculo que permitió a un pueblo unirse en la búsqueda de su destino.

Las democracias modernoas asientan su mecánica en la lucha ideológica fratricida, dónde la discusión y el enojo, el enfrentamiento y las envidias son las cartas del juego en el día a día político, y en el que los ciudadanos se enfrentan con palabras haciendo suyos los mensajes de unos cuestionables líderes.  Pocos son los países modernos, civilizados y democráticos que en tiempo de necesidad llegan a una unión completa, más allá de la política o religión, para solventar de manera colectiva los problemas que enfrenta.  Antes bien, prefieren el hundimiento conjunto frente a un éxito del oponente.

No fue la Guerra la solución, sino el reactivo que impulsó la unión del pueblo en una causa común:  el interés nacional.

¿Sería posible prescidir de esta encima tóxica y conseguir sus frutos sin la catástrofe?   Esperemos que los políticos lo entiendan, se entiendan, y nos animen a todos a empujar en una dirección común.  No se si será mucho esperar, o si necesitaremos que se consuman en el incendio que han provocado para abonar la tierra en un nuevo resurgir.  Quizá sea Grecia quien marca el vuelo del Ave Fénix.


El bien común

mayo 8, 2010

Título: Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo.

Autor:  Miguel Delibes.

Editorial: Galaxia Gutemberg

El declive de Estambul que nos narra Pamuk en primera persona debe servirnos para reflexionar.  Las sociedades no siempre prosperan, y Los imperios caducan.

Así pues, el pronóstico no siempre tiene que ser favorable.  Es posible que la debacle Griega sea una tropezón pasajero; puede que la crisis global sea también un síntoma del estrés al que hemos sometido las economías nacionales.  O quizá no.

Y Delibes nos habla a través de la caza de lo que sucede con la explotación sin medidas del bien común.  Cuando se refiere a los cotos públicos, campos comunales, tierras consistoriales, nos presenta el resultado de la sobrexplotación de la caza menor y el furtivismo. Curioso país el nuestro de igualdad de oportunidades,  en el que un ministro se abaja y actúa como paisano, pudiendo ser cazado por la prensa actuando como furtivo;  y costarle el cargo.

El desmedido afán de capturar piezas, de maneras ortodoxas o no, puede conducir a la aniquilación de una especie -ayudada incluso por enfermedades introducidas deliberadamente por el hombre, como la mixomatosis conejil.

Gran Depresión - Wikipedia

En el fondo, esto no es nuevo, y el mismo problema afecta desde hace años a los caladeros más preciados.  Le economía de la pesca y caza no opera a impulsos de un rey midas.  Y este principio que sustenta el aprovechamiento de recursos naturales, rige en parte el devenir económico.

El actual encono del pueblo griego -esperemos que quede ahí la cosa- quizá sea provocado por los furtivos cazadores de fortunas, incapaces de medir los recursos disponibles a la hora de consumirlos.  Y es probable que este comportamiento tan humano, quién sabe si ayudado por alguna mixomatosis económica, sea parte de este resfriado de la sociedad del bienestar, que parece no se arregla con cataplasmas.

Esperemos que nuestros sesudos gobernantes encuentre la solución.  Y que todos nos concienciemos de que una crisis como la del 29, un ocaso como el de Estambul, o una pérdida como el del Siglo de Oro Español pueden estar de nuevo a la vuelta de la esquina.