Amad a vuestras mujeres

octubre 9, 2009

Título: Los hombres que no amaban a las mujeres

Autor: Stieg Larsson

Editorial: Destino

Les voy a decir lo que pienso:  Stieg Larsson no pasará a los anales de la literatura universal por la calidad de su obra, aunque puede que sí como fenómeno editorial.  Porque libros ha vendido un rato, y después de marcharse de viaje.

La mujer

La mujer

Se ha escrito mucho sobre los temas que impregnan la obra de esta semana:  la importancia del periodismo en los tiempos que corren, el éxito de la novela policíaca, los malos tratos y la igualdad de género, la novela escandinava actual…  Me van a permitir que discrepe de la mayoría.  En ninguno de esto temas elegiría la serie Milleninum como paradigma.

Porque vamos a ver:  Como exponente de la novela escandinava, yo me quedo con  Selma Lagerlof, feminista convencida de la que ya hablamos en su momento, y cuya obra, además de por su calidad literaria, destaca por el canto a la naturaleza de su patria.  Como muestra de Suecia, bastante más positiva que la descrita por Larsson.

Si hablamos de novela policíaca, les propongo otra obra mejor aún:  El misterio del cuarto amarillo, de Gaston Leroux.  No les voy a contar nada.  Leánla y comparen.

Sobre el periodismo y su fin social, también hablamos ya por aquí. Es curioso, por cierto, que en el libro se plantee la utilidad del delito tecnológico para esclarecer un misterio.  Un hacker informático con problemas sociales -estereotipo tan poco frecuente como erróneamente asumido- utiliza un delito tecnológico para resolver un problema.  ¿Justificará el fin los medios?

Y al fondo de la novela, un problema de género.

Pero si nos ponemos a defender la igualdad entre hombre y mujer, personalmente me gustan más los mensajes de tono optimista.  Ahora que tanto se habla de la educación en positivo, ¿No les parecería más interesante mostrar las bondades del recíproco amor y fidelidad de la pareja, que el desastre del uso del poder por parte del macho dominante?

Supongo que todos los actuales defensores de la mujer, que dicho sea de paso son imprescindibles en cualquier época histórica, estarán muy al día de lo que se ha escrito sobre el tema, así que no les sorprenderá la siguiente pregunta, que formulamos hoy para terminar en tono de acertijo:  ¿En qué libro clásico se propone explícitamente esta perfecta terapia de pareja:  “…amad a vuestras mujeres…”?