Leonardo, Verne y las Inteligencias Múltiples Artificiales

diciembre 31, 2018

Título:  De la Tierra a la Luna.

Autor:  Julio Verne.

Editorial:  RBA.

File 20181227 47310 aeysvn.jpg?ixlib=rb 1.1
Unsplash, CC BY-SA

Francisco Fernández de Vega, Universidad de Extremadura

Cuando Julio Verne describió en De la Tierra a la Luna el “primer” vuelo tripulado a la Luna, y la tecnología necesaria para su lanzamiento, no podía imaginar lo cerca que estaba la humanidad de cumplir su sueño. Esta obra sirve de excusa al autor para proponer soluciones a algo que hasta hace poco era ciencia ficción: visitar nuestro satélite.

Verne se considera hoy uno de los padres de la ciencia ficción, género que presenta como actual la ciencia y la tecnología, siendo optimistas, del futuro. Y ciertamente a veces el futuro está más cerca de lo que parece. De la tierra a la luna fue publicada en 1865, y este pasado 21 de diciembre de 2018 hemos celebrado el 50 aniversario del despegue del Saturno 5, con tres tripulantes abordo y con destino a la Luna.

‘De la Tierra a la Luna’. Llegada del proyectil a Stone-Hill. Grabado por François Pannemaker a partir de un diseño de Henri de Montaut.
Wikimedia Commons

El genio creativo de Julio Verne y su capacidad de visión tecnológica futura nos recuerda lo que algunos científicos de la actualidad, como Michio Kaku en su Física de lo imposible, nos dicen: que lo que hoy es ficción será la ciencia del futuro.

Pero si buscamos el exponente máximo, para muchos, de científico con visión de futuro, creatividad desbordante y genialidad, llegaremos a la incomparable figura de Leonardo da Vinci.

Leonardo ejemplifica el espíritu renacentista mostrando una poliédrica multiplicidad creativa: artes plásticas, música, poesía, ingeniería, arquitectura, matemáticas… Dominó las artes, las ciencias y las humanidades no solo de su época, sino también del futuro. Anticipó con sus propuestas lo que solo el desarrollo tecnológico de siglos posteriores haría ver la luz. Es quizá el más conocido exponente de las inteligencias múltiples descritas por Howard Gardner como paradigma del intelecto humano.

Quizá sea este ámbito, el de las inteligencias múltiples, aquel en el que la inteligencia artificial (IA), tan de moda hoy, necesita más tiempo de maduración.

Existen trabajos recientes sobre el dominio de la IA en campeonatos mundiales de ajedrez y go, desarrollados por la empresa DeepMind. También es conocida la capacidad de nuestros dispositivos móviles para reconocer voz y conseguir buenas fotografías gracias a la IA.

Estos son solo un par de ejemplos, pero aún no queda claro si encontraremos pronto respuesta a la pregunta que surge: ¿conseguiremos algún día una Inteligencia Múltiple Artificial tan creativa como la de Leonardo da Vinci?

Para poder responder a esta pregunta, sería necesario revisar de nuevo bajo la perspectiva de la IA otras cuestiones bien conocidas. ¿Qué hay detrás de la creatividad humana? ¿Cómo idean los científicos las teorías más rompedoras? ¿Cómo surge un genio creativo? ¿Qué inspira una obra de arte y la convierte en tal? ¿Qué enigma incrustó Leonardo en la sonrisa de su famosa Gioconda? ¿Por qué composiciones tan diferentes como el Adagio de Albinoni o Summertime de Gershwin conmueven al oyente del modo en que lo hacen?

Uno de los más renombrados investigadores de la IA, Mirvin Minsky, proponía en su famosa teoría de la “Sociedad de la mente” que, aunque lejana a las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, la IA compartía con esta la necesaria concurrencia de múltiples agentes en esa suma intangible que forma la mente-inteligencia.

Y, aunque la IA ha avanzado mucho en algunas de las áreas descritas por Gardner, sobre todo en lógica matemática y lingüística, aún se encuentra en la infancia de aquellas áreas más relacionadas con los procesos creativos. Pero no desesperemos.

En busca de la creatividad artificial

En los últimos años, algunas parcelas de la inteligencia artificial han tratado de avanzar en la creatividad “artificial”. Hay un dominio en particular que aplica el modelo de la evolución de Darwin en el contexto de la IA. Este no solo está consiguiendo resolver problemas clásicos, y difíciles, de optimización. También se ha planteado por primera vez en la historia de la tecnología que una IA sea capaz de producir resultados “patentables”. Y lo ha conseguido.

Yavalath.
www.sigevo.org

Más aún, la competición internacional Hummies awards busca que la inteligencia artificial supere a la humana en ámbitos creativos muy diferentes. Se trata de que la IA invente aparatos, circuitos, juegos, nuevas tecnologías y fármacos. Y así, el primer juego de mesa con tablero y fichas, llamado Yavalath, ha sido inventado por un algoritmo de programación genética.

En 2013 tuvimos la oportunidad de participar en la competición, con una reseñable selección como finalista, con un “algoritmo genético” de transcripción automática para piano. Este había sido probado previamente en el concurso internacional celebrado en 2011 en Miami por la International Society for Music Retrieval. Quedó tercero en su categoría en esta competición en Miami, y finalista en 2013 en los Hummies. Fue la primera vez que un algoritmo “evolutivo” conseguía tal nivel. Las transcripciones obtenidas sobre obras de Albeniz, Chopin, Haydn o Schuman no dejan indiferentes al oyente.

Pero no solo eso. La metodología creativa empleada, inspirada por la selección natural de Darwin, ha permitido a una obra artística, The Horizon Project, ser finalista en una competición de arte en Nueva York en igualdad de condiciones con otras obras de arte creadas por humanos. En 2017, Show your world competition escogió esta obra, que fue expuesta en Manhatan junto con una selección internacional.

La creatividad computacional ha tomado fuerza en la última década, y tenemos ya resultados sorprendentes: poesía, obras de teatro, arte plástico y composiciones musicales creadas por múltiples inteligencias artificiales, cada una especializada en un ámbito.

Aunque aún estamos lejos de llegar a la creatividad humana, esta nueva perspectiva múltiple y creativa de la IA nos permitirá contextualizar de un modo diferente el arte humano. Podremos comparar lo que la creatividad humana y la artificial producen, entender por qué al público le interesan ciertas corrientes artísticas, mientras desecha otras encumbradas por la crítica.

Quizá podamos, por primera vez en la historia, responder varias preguntas: ¿Hay un arte genuinamente humano? ¿Es correcto considerar arte, como cuestiona Don Thomson en su libro sobre el mercado del arte, un tiburón almacenado en formol? ¿Podrán las inteligencias múltiples artificiales crear arte de naturaleza humana? ¿Serán ellas las que, como el niño de El traje nuevo del Emperador de Andersen, señalen a los que en el arte actual nos dan gato por liebre?

Quizá, como sucedió con el viaje a la luna de Verne, la respuesta a estas preguntas esté a la vuelta de la esquina.The Conversation

Francisco Fernández de Vega, Titular de Arquitectura y Tecnología de Computadores, Universidad de Extremadura

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

 

Anuncios

Sueños

noviembre 3, 2018

Título:  ¿Sueñan los Androides con ovejas eléctricas?

Autor: Philip K. Dick.

Editorial:  Edhasa.

10c16defe20c45da6aac1957516065f6

De entre los muchos libros que cito a propósito de la reflexión sobre el futuro de la Inteligencia Artificial, este imprescindible de P. K. Dick es uno de los pocos que no había leído hasta la fecha.

Son varias las razones por las que la nombro en el contexto de las ciencias de la computación y que van mas allá de su aportación a la ciencia ficción, que definiríamos como aquella ciencia pendiente de materializarse.

En primer lugar, esta obra fundamental del género, que podríamos tildar como distópica, y que dio lugar a la Blade Runner que Ridley Scott dirigió en 1982, no lo es tanto.  Quizá se deba a que esa distancia hacia el futuro se va acortando a pasos agigantados, y desde que Dick la publicó hasta hoy, mucho ha avanzado la Inteligencia Artificial (IA).  Así, el lector de hoy tiene presente el mundo digital que nos invade, mientras que para el lector de ayer, aquel al que iba dirigida en 1968, cuando fue publicada,  la IA no era más que un juego de palabras de futuro incierto.

Cabe destacar que los fundadores de Apple, visto el éxito de Blade Runner, eligieron a Ridley Scott para la promoción de su Macintosh en 1984.  El anuncio se estrenó en la final de la XVIII Super Bowl, pasó luego por todas las televisiones, y se considera hoy día un hito de la publicidad.  Tanto, como el propio Macintosh en la historia de los computadores personales.  Segunda razón para hablar del libro a jóvenes programadores.

Pero además, la Inteligencia Artificial de hoy está bastantes pasos más cerca de la Inteligencia humana que en los setenta, y para algunos investigadores de la IA, es sólo cuestión de tiempo que ésta nos alcance y supere en todos los aspectos, incluidos el de la consciencia personal.

Creo, sin embargo, que Dick da en el clavo al utilizar el famoso test de empatía para separar androides y humanos, porque más allá de si será la empatía, la consciencia o las propias capacidades mentales, son muchos, incluido Roger Penrose en sus destacables “La nueva mente del emperador”, y “Las sombras de la mente”, los que cuestionan que la mente artificial pueda igualar a la mente humana.

Un buen libro para amantes de la ciencia ficción, la inteligencia artificial, la computación, o simplemente las novelas policiacas.

 


Actos de fe

febrero 13, 2018

Título:  How to create a mind.

Autor:  Ray Kurzweil.

Editorial:  Viking

cover_of_how_to_create_a_mind_by_ray_kurzweil

Es difícil encontrar hoy día en el mercado una contraportada con más halagos de personas relevante en su ámbito, en este caso la inteligencia artificial (IA).  Ray Kurzweil es un reconocido “futurista”, dícese del que predice con acierto lo que sucederá en décadas venideras.  Pero más allá de esto, hay que destacar su éxito en el desarrollo de tecnologías tan importantes como las que permiten a los humanos hablar naturalmente con los computadores (Siri por ejemplo).

Kurzweil propone un modelo simple y a la vez complejo, ese tipo de complejidad emergente que surge de sistemas sencillos, para el funcionamiento del cerebro, basado en reconocedores de patrones simples, y que de modo jerárquico se van uniendo hasta conseguir la capacidad de la inteligencia humana.

El libro hace una amplio recorrido por la inteligencia, desde el punto de vista formal, funcional y filosófico.  Repasa las teorías más conocidas sobre la IA, y propone modelos que llevan hasta los campos más discutidos:  mente, consciencia e identidad personal.

Pero si tuviera que destacar el elemento que me parezca de mayor mérito en el autor, sería su sinceridad;  porque al contrario que otros muchos de su estirpe, reconoce sin pudor que en algunas de sus propuesta no le queda más remedio que realizar un “acto de fe” o “leap of faith” literalmente.  Es el caso particular sobre su discusión de la consciencia, de cuándo y cómo surge en sistemas inteligentes, el yo personal del “pienso luego existo” de Descartes, y su relación profunda con los procesos cognitivos, la mecánica de su procesamiento y la consciencia que se le asocia.  Porque cuando otros dicen que los robots inteligentes del futuro serán conscientes, él dice que aunque cree que serán conscientes, no habrá modo de demostrarlo, ni será posible establecer un “test de Turing” para la consciencia, por lo que asume que está haciendo un “acto de fe”.

Plantea del mismo modo un experimento mental interesante, relacionado con el Yo o identidad personal que todos decimos sentir.  Y digo decimos sentir, porque cada uno solamente puede estar seguro del suyo propio.  Este yo tan personal, dice el autor que puede duplicarse:  si en el futuro dispusiéramos de tecnología suficiente para hacer una copia de todas las conexiones cerebrales de una persona y transplantarlas a un cerebro artificial, según el autor, nuestro yo personal surgiría simultáneamente en esa máquina, y sería tan yo como yo mismo.  Para ello recurre a un experimento mental:  Supongamos que sustituimos una neurona de nuestro cerebro por otra artificial.  ¿Seguiríamos siendo YO?  Seguramente todos diríamos que sí.  El lleva el caso al extremo, repitiendo el experimento neurona tras neurona, y realizando a cada paso la pregunta.  Como la respuesta siempre es la misma, al final del proceso, seguiríamos siendo nosotros mismos pero con un cerebro artificial.  A partir de ahí, el dice que una copia del mismo, por ser artificial y fácil de copiar, crearía el mismo YO personal que ahora tenemos, y él manifiesta de nuevo su “acto de fe” diciendo que ese YO no sería una identidad diferente si no la misma que tenemos.  Ya digo, lo bueno es que manifiesta su humildad por no poder demostrar aquello en que cree.  Y esto es importante porque en muchas ocasiones se pone en cuestión la fe de las personas en lo que no puede demostrarse.

También la ciencia está llegando cada vez más a ese punto, en el que manifiesta con humildad su incapacidad para llegar más lejos, y deposita su confianza en la fe.  Y sino pregunten a Gödel, Chaitin, y ahora a Kurzweil.