Leyes vírgenes

abril 8, 2013

Título:  El Libro de las Tierras Vírgenes.

Autor:  Rudyar Kipling.

Editorial:  Club Internacional del Libro.

 

Creo haber hablado en otra ocasión de El libro de la selva, en una magnífica edición ilustrada.  Hoy vuelvo al autor y su obra más conocida, cuyo título en su publicación en Español, además del anterior, ha sido en ocasiones El libro de las Tierras Vírgenes.

Kipling, autor de cultura británico e Indio de corazón fue un fiel amante de la naturaleza.  Como nuestro hispano Delibes defendía la naturaleza a través de la caza y sus leyes, Kipling nos transmite en la voz de sus protagonistas la Ley Natural y su metódico cumplimiento por los ciudadanos de la selva.  Buen momento para volver los ojos a este retablo natural y las normas en que se apoya, cuando las leyes humanas se tambalean y tuercen a gusto de políticos y gobernantes de turno.  La lectura de las múltiples historias que habitan las junglas, manglares y llanuras polares servirán para entender que todavía existen límites que no deberían ser borrados de la naturaleza.

Una pena que el comportamiento humano se caracterice hoy por una mal llamada “ley de la selva”, y lo que surge de modo natural, en un modelo evolutivo bien entendido, se prostituya en beneficio de unos pocos.

Hablado de Evolución, tuvimos la ocasión reciente de visitar Viena con motivo del congreso Evo*.  Una nevada imprevista en el mes de Abril, al menos para los foráneos, nos ha permitido a algunos disfrutar en esta magnífica ciudad de un fenómeno extraño en otras latitudes.  Pero la meteorología sigue aún sus leyes, saboteando en ocasiones las disposiciones humanas.  Una ocasión más para reflexionar sobre una empresa quimérica:  la aplicación tecnológica para la deconstrucción del orden natural.