El sur

junio 21, 2014

Título:   En los Mares del Sur.

Autor:  R.L. Stevenson.

Editorial:  Valdemar.

 

El viaje hacia lo exótico fue una necesidad para Stevenson.  Su frágil salud le llevó a visitar islas lejanas y mares desconocidos para el europeo medio de la época.  De su mano recorremos hoy aquellos paraísos inexplorados y asistimos atónitos a las costumbres de pueblos aislados, de los que hoy casi no quedan.

Si creemos el relato de Stevenson, y nada hay que nos empuje a dudarlo, el occidental tiene aún mucho que aprender de la exótica forma de vida de los nativos, que durante milenios se han adaptado a la tierra que los acoge.  Baste un fragmento del texto, en el que Stevenson pone a prueba la medicina tradicional, para comprender cuán lejos estamos aún, a pesar de la ciencia y la tecnología, de comprender la naturaleza de nuestra mente y del mundo en que evolucionó:

El doctor y yo entramos en el lugar sagrado solos;  pusieron a un lado las cajas y la esterilla y a mí me entronizó en su lugar sobre la piedra, mirando una vez más hacia el Este.  Durante un rato el hechicero permaneció detrás de mí sin ser visto, haciendo pases en el aire con una rama de palma.  Luego golpeó ligeramente en el ala de mi sobrero de paja, y continuó repitiendo este golpe a intervalos, rozando algunas veces mi hombro y brazo alternándolo con el golpe.  Hay gente que ha intentado hipnotizarme docenas de veces y siempre sin el menor resultado.  Pero al primer golpecito -en una parte no más vital que el ala de mi sombrero, y con nada más virtuoso que un bastoncillo de palma blandido por un hombre que no podía siquiera ver- el sueño me acometió como un hombre armado.  Mi fortaleza desfalleció, mis ojos se cerraron, y el cerebro me zumbaba a causa de la somnolencia.  Resistí:  al principio instintivamente, luego con una repentina agitación de desesperación, al final con éxito, si en realidad fue éxito, que mi hizo ponerme de pie rápidamente, llegar a casa dando traspiés, sonámbulo, tirarme en la cama en seguida y hundirme inmediatamente en un amodorramiento sin sueños.  Cuando me desperté el constipado había desaparecido.  Y en eso quedó un asunto que no entiendo“.

Hoy las distancias se acortan, la lejanía es relativa, y el paraíso llega a casa embotellado y por satélite en cualquier momento.  Justo ahora, que el fútbol se alía con Brasil, resuenan las notas que en 1963 A. Carlos Jubim compuso, y Vinicious Moraes escribió al ser deslumbrados en el bar Veloso, un behemio local en las playas de Ipanema, cuando quedaron deslumbrado por el paso de una hermosa joven de 20 años, Heloisa Eneida, y que gracias a la canción, y sus dotes naturales, fue posteriormente conocida y admirada.

La chica de Ipanema

La chica de Ipanema

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Stevenson también muestra admiración por las mujeres nativas, y sus parcas vestimentas que logran hipnotizar a cualquier viajero desprevenido.  La sensación hipnótica que H. Eneida provocó en los dos artistas mencionados, nos ha regalado este Bossa Nova innolvidable:  “Garota de Ipanema”.  A disfrutarlo.

 

 

 


La poesía hecha vida

diciembre 10, 2010

Título:  La luna nueva

Autor:  Rabindranath Tagore

Editorial:  Seix Barral

 

La poesía es alimento para el alma, como la música y el arte.  La vida se vuelve un insípido y árido desierto sin estos ingredientes.  Ciencia y Tecnología no pueden soportar el peso completo de la vida.  Y Tagore cantó a la vida.  Entonó poéticas semblanzas del niño y la madre.

Niño

No imaginaba Tagore que la vida del ser naciente sería cuestinada por un equivocado uso de la tecnología.   Lástima que algunos Científicos actuales hayan comulgado con el Dr Hyde de Stvenson, sacrificando su cara humana.

Entramos de lleno en fechas notables para medio mundo, cuando celebran la alegria del Dios hecho niño.  Los niños son los reyes y Dioses de la familia, y Tagore nos canta el maternal deseo hecho realidad:

 

¿De dónde vine yo? ¿Dónde me encontraste?’, pregunta el niño a su madre.
Ella llora y ríe al mismo tiempo, y estrechándolo contra su pecho le responde: Tú estabas escondido en mi corazón, amor mío, tú eras su deseo.
-Estabas en las muñecas de mi infancia; y cuando, cada mañana, yo modelaba con arcilla la imagen de mi dios, en verdad te hacía y deshacía a ti.
-Estabas en el altar junto a la divinidad de nuestro hogar; al adorarla, a ti te adoraba.
-Has vivido en todas mis esperanzas, en todos mis amores, en toda mi vida y en la vida de mi madre.
-El Espíritu inmortal que preside nuestro hogar te ha albergado en su seno desde el principio de los tiempos.
-En mi adolescencia, cuando mi corazón abría sus pétalos, tú lo envolvías como un flotante perfume.
-Tu delicada suavidad aterciopelaba mis carnes juveniles, como el reflejo rosado que precede a la aurora.
-Tú, el predilecto del cielo; tú, que tienes por hermana gemela la primera luz del alba has sido traído por la corriente de la vida universal, que al fin te ha depositado sobre mi corazón.
-Mientras contemplo tu rostro, me siento sumergida en una ola de misterio: tú, que a todos perteneces, te has echo mío.
-Te estrecho contra mi corazón, temerosa de que escapes. ¿Qué magia ha entregado el tesoro del mundo a mis frágiles brazos?’

Ojalá Tagore y su poesía, y las celebraciones que llegan, sirvan para inspirar muchas generaciones de jóvenes madres, y que la poesía siga engendrando nueva vida.

 


Stevenson (2/2) y la Mancha Negra

enero 2, 2009

Creo que fue la Isla del Tesoro uno de los primeros libros que disfruté en edición íntegra, cuando todavía adolescente no leía más que versiones resumidas ilustradas de clásicos.

Historias Selección
Historias Selección

Aquellos clásicos que Bruguera comenzó a editar en los años 70, han debido llenar muchos ratos de mis compañeros del baby boom.  Emilio Salgari, Julio Verne, Mark Twain y otros tantos, con sus ilustraciones a modo de comics insertadas entre textos adaptados y resumidos, eran un buen reclamo para incipientes lectores.  Dicen que Bruguera también buscaba la cuadratura del círculo:  dar a conocer el formato comic a lectores tradicionales.

Quizá el virus de la lectura lo recibí con estas pequeñas obras ilustradas, aunque bien es cierto que la incubación fue larga, y la enfermedad no rompió hasta bastante después.

Grandes Aventuras

Grandes Aventuras

La isla del tesoro me llegó en una oferta de lanzamiento, un 2×1 de kiosco.  Era una edicción pésima, con páginas ásperas como papel de lija.  Pero benditas aquellas ediciones baratas que han empujado a muchos al universo de los libros.  Vino además acompañada en el lote por otro gran clásico, 20.000 leguas de viaje submarino.

Todavía recuerdo las palabras de Jim explicando las razones que le llevaron a desvelar todo lo acontecido en su aventura en la busca del tesoro, todo salvo la posición exacta de la isla.  Decía Stevenson después que probablemente estaba en la misma latitud que las bermudas, pero al otro lado del continente, en medio del pacífico.  Quién sabe si tomó prestado algunos parajes de su residencia última para ilustrarnos las colinas del trinquete y el catalejo.

Me parece estar viendo aún la posada del almirante Benbow, con su vieja enseña del catalejo, colgando junto a la puerta de entrada, y todavía surcada con la hendidura que el mandoble de un viejo sable pirata produjo en una trifulca descrita en los primeros capítulos.  La vieja posada, y el acantilado del pueblo se dispuntan los recuerdos de mi infancia, con otros más reales – pero no  más vívidos- de aquellas aldeas en las que algún familiar se crió, y que con sus calles empedradas y sus viejas casas de piedra están listas a retornar a nuestros recuerdos.

Dicen que los jóvenes que  son capaces de zambullirse y degustar los primeros capítulos de la Isla del Tesoro,  los que enganchan con la acción trepidante y el misterio envolvente del primer tramo de libro, serán ya lectores para toda la vida.  Yo puedo confirmarlo.

Me parece que las pesadillas de Jim con el hombre de una sola pierna han sido mías.  Y que la mancha negra que deslizaron al capitán en presencia de Jim la veo con mis propios ojos, tal como la segunda mancha negra, quemada a fuego sobre la página de una biblia y entregada a Silver por sus camaradas, hombres de fortuna.

Siempre hubo manchas negras, garbanzos negros y ovejas negras en las familias.  Los tiempos modernos nos trajeron también manchas negras de chapapote y agujeros negros en el espacio.  De esto último quería hablar también hoy.

Experimento Atlas
Experimento Atlas

Estuve en el mes de Septiembre en Grenoble, asistiendo a unas interesantes Jornadas sobre Computación Voluntaria (no se pierdan el proyecto Extremadura@home, a punto de arrancar).  Grenoble se ubica en un valle colosal en las estribaciones de los Alpes, a un tiro de piedra de Ginebra.  Justo en esos días, ponían en marcha el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), después de años de trabajo, en lo que podría calificarse como el mayor proyecto científico de la historia de la humanidad, al menos en complejidad tecnológica.  La expectación en esta época era enorme, y la puesta de largo del LHC convocó a medios de comunicación de todo el mundo.  Gratos recuerdos me trajo el evento, habiendo conocido de primera mano en 2007 el experimento Atlas, que a 80 metros de profundidad estaba insertado en el gran anillo de casi 30 km de diámetro, listo para ser puesto en marcha.

El éxito inicial había venido precedido por la polémica de los profetas agoreros (¿se acuerdan de los al-goreros de mis posts anteriores?) que anunciaron la creación de un agujero negro que con apetito voraz, cual dragón gigantesco, devoraría la tierra entera en sus fauces, y quién sabe si el resto del sistema solar.   Los agujeros negros fueron descritos hace ya bastante tiempo, sumideros espaciales capaces de absorver todo a su alrededor, incluída la luz, de ahí su color carbón.

Nadie hizo caso de tan fanático pronóstico.  Pero sí sucedió al poco tiempo algo inesperado.  Un accidente en una sección del cilindro del LHC, que provocó la parada completa del sistema.

El coste económico del LHC ha sido asumido por todos los países de la Unión Europea, y como todo proyecto de esta magnitud, el importe final de la factura, nada tiene que ver con la previsión inicial.  Todo esto sin considerar los costes de reparación de posibles fallos.

Parece que el problema producido es tan serio, que la reactivación del experimento no tendrá lugar al menos, hasta la próxima primavera.  Y habrá que seguir apilando montones de euros para poder continuar con la jugada.  Los agoreros pitonisos se equivocaron en algo, pero no en todo.  El LHC sí que se ha convertido en un agujero negro, pero de un gusto muy refinado:  no absorve materia cualquiera, solamente le gustan los brillantes y lustrosos euros.  Parece que estamos ante el nuevo dios-monstruo que engulle sin tardanza nuestra ofrenda.

Quizá alguno podría verlo como el nuevo sumidero del ahorro que con tesón los ciudadanos europeos aportan con su esfuerzo.  Pero que nadie se lleve a engaño, la ciencia es imprescindible:  qué bien nos vendría ahora el tesoro del Capitán Flint.