Terror cósmico

octubre 18, 2013

Título:  En las montañas de la locura.

Autor:  H. P. Lovecraft.

Editorial:  Alianza Editorial.

 

Desde el pasado 4 de Octubre, y hasta el próximo día 26 de Enero, los afortunados turistas de viaje en Nueva York, tendrán la oportunidad de visitar, junto al resto de emblemáticos lugares de la gran manzana, y siempre que Republicános y Demócratas al fin lleguen a un acuerdo, una interesante exposición asociada al mundo literario con título significativo:  “Edgar Allan Poe:  Terror del Alma”.  La muestra pretende ofrecer un variado catálogo de objetos pertenecientes a uno de los autores más conocidos de la literatura norteamericana.  Una serie de vitrinas en la Morgan Library permite al curioso indgar en la correspondencia íntima del autor.

Edgar Allan Poe

Hasta nuestros más descastados jóvenes lectores, sienten una misteriosa atracción por los relatos siniestros de un escritor, que por otra parte tocó la poesía, la novela -inolvidable su Arthur Gordon Pym-, y el cuento, en el que volcó su maestría.

Muchos han buscado en las fuentes de Poe para buscar temáticas, tono y estilo narrativo.  Poe marcó una ruta que muchos después han transitado y expandido.  Como reconocen en la muestra, la influencia de Poe puede encontrarse, por ejemplo, en El Sabueso de los Baskerville, de Conan Doyle,  El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, o el extraño caso de Dr. Jekill y Mr. Hyde, por nombrar sólo algunos imprescindibles.  Yo añadiría Lovecratf, y el relato que hoy nos ocupa.

Calificado como barroco por algunos, aunque podríamos encontrar tintes góticos en sus siniestras historias, la influencia de Poe es patente en su narrativa, como el propio autor parece querer manifestar al citarle en sus relatos.  El libro de hoy incluye en mi opinión una obra maestra:  En Las Montañas de la Locura.

Lo que comienza como una historia de exploración y aventuras, muy en línea con la Esfinge de los Hielo de Verne, y La narración de Arthur Gordon Pym de Poe, se convierte en una macabra aventura de ciencia ficción, cuyo secreto evitaos desvelar por respeto al lector futuro.  Absorvente, impredecible, cruel:  muchos son los calificativos que podríamos asociar a esta historia corta, que me han permitido tomar contacto con el terror cósmico que Lovecraft nos propone.

Sirva esta terrorífica historia de Lovecraft como pretexto para pasar un buen rato.

 


Patria

septiembre 10, 2011

Título:  Segunda Patria

Autor: Julio Verne

Editorial: RBA

El pasado 8 de Septiembre celebrábamos en Extremadura el día grande.  Con corrida de Cuvillos el diestro Perera salía por la puerta grande, en una tarde de calor, aficción y cante:  Miguel de Tena con su cante jondo y los pasodobles de la Banda Municipal de Almendralejo amenizaron la faena.  Que sería de la fiesta nacional sin pasodobles.

Todo pueblo consciente de sus raíces, festeja su pasado esperanzado en el futuro.  También la historia de Verne habla de patrias y raíces.

Segunda Patria

La historia de hoy prentende ser epílogo de la obra que Johann Wyss escribió inspirada en Robinson Crusoe, en una época en que  todavía los viajes lejanos y las islas remotas inflamaban la imaginación de la vieja Europa.  La Familia de Robinsones Suizos, alcanzó éxito de público notable entonces, el año de nuestra Pepa, 1812, y perduró hasta la actualidad.  No es pués extraño que otros escritores, incluído Verne, se aventuraran a continuar la historia.

Segunda Patria fue publicada en forma seriada, y forma parte del cuerpo de Novelas que Verne escribe para homenajear a otros clásicos.  Narra la consolidación de un reino:  las aventuras de las familias Suizas en su Isla, y sus proyectos de futura colonia.

Sirva esta obra para mostrar el apego natural que el género humano tiene por su tierra, su país y constumbres, y por sus conciudadanos;  y sirva también para reflexionar sobre la acomplejada realidad de nuestro pueblo, que esconde su nacionalidad, bandera y costumbres por una verguenza impuesta por líderes trasnochados. Tendrán hoy que cruzar la frontera muchos para asistir a buenas corridas de toros, a pesar de democracia, libertades y nacionalismos, como antaño hacían lo propio buscando otro tipo de corridas cinematográficas.

Es una suerte que todavía queden otros muchas regiones y pueblos, como Extremadura, que celebra con naturalidad, banderas y toros su bien entendida patria.


Ojo con la justicia

marzo 20, 2011

Título:  Los hermanos Kip

Autor:  Julio Verne

Editorial:  RBA

 

Podríamos comenzar este post hablando de muerte, cambio de gobierno, desastre en la dirección y destitución del mandamás, capitán o gobernante.  Pero como se aproxima período electoral, bien podrían pensarse que Julio Verne pensó en alguna situación concreta como preámbulo de su novela.

Los hermanos Kip

Aunque todos esos temas están presente en este ejemplar de la colección Grandes Aventuras, cualquier parecido con la realidad, ya se sabe.  El tema de fondo es la justicia humana, y divina, que en otros tiempos era considerada.   Por cierto que esta historia sí tiene una interesante trama, y se hace llevadera:  no sólo de viajes y geografía vive el lector verniano, también se precisa de una historia sólida y una aventura que provoque la inmersión.

En fin, que a los hermanos Kip, suerte de abnegados personajes que luchan por el bien desde que se despiertan hasta que cierran sus ojos cada noche, les cae un muerto y no hay manera de demostrar su inocencia… hasta el final, en que un truco óptico demuestra su inocencia y los verdaderos culpables.  ¿De dónde se sacó Verne este as en la manga?  ¿Cómo es que los de CSI no lo han utilizado aún?  (quizá es que dejé de ver la serie hace mucho, o que el asunto era una leyenda urbana en la época del autor).

Por cierto que la novela se inspiró en personajes reales, y entre otras cosas narra detalles del movmiento separastista Irlandes.

En fin, que no voy a destripar la historia.  Y eso, que hay que tener ojo con la justicia humana.  Nunca mejor dicho (echen un ojo a la novela).


El lujo de viajar – El lujo de vivir

marzo 12, 2010

Título: Maravillosas Aventuras de Antifer.

Autor: Julio Verne

Editorial: RBA

Toca hoy seguir desempolvando títulos de la larga serie de novelas escrita por Julio Verne.

Cualquier aficionado conoce las preferencia de Verne por el género de aventuras enmarcados en viajes por todo el orbe.  Los viajes siempre han despertado la fascinación del público, y a finales del XIX, los barcos eran salvoconducto de ilusiones. En esta particular historia, la búsqueda de un tesoro y el viaje en barco a una remota isla conforman la línea argumental de la novela.  Ingredientes clásicos por demás.

Viaje y placer fueron socios habituales y las grandes compañías navieras encontraron el filón, ofreciendo lujosos cruceros a bordo de trasatlánticos de ensueño.  Con el siglo XX y la recién nacida afición al vuelo, los lentos y relajados viajes marítimos se transformaron en rápidos y estresantes trayectos aéreos.  El desplazamiento que fue en una época el meollo del disfrute, manjar sublime, se convirtió a la vuelta del siglo en inevitable tortura.

Viaje en Zepelín

A veces los tiempos pasados fueron mejores.  Antes de la segunda gran guerra, hubo empresas dedicadas al tráfico aéreo en modo “lento”.  El nuevo concepto “slow” aplicado a modos de vida relajados, tan demandados en la frenética actualidad, fueron el distintivo de los viajes glamurosos en Zepelín.  Quizá Indiana Jones se lo recordara a algunos en sus aventuras.  Lo que acabó en fatídico accidente, igual que la reciente desaparición del concord francés, impidió el progreso de una floreciente industria de transporte.

Pero las segundas oportunidades existen.  El viejo concepto de vuelo suspendido -en y por un gas- es retomado hoy con interés por grandes empresas del transporte aéreo, que postulan su nuevo modelo de Zepelín como el más rentable medio para transporte de grandes cargas a lugares inaccesibles;  y quién sabe si también les ronde la idea del transporte de lujo:  ¿Se imaginan un crucero aéreo de varios días recorriendo Europa o Asia a vista de pájaro?.

Los primeros vuelos están previstos para dentro de un par de años.  Quizá sea momento de reservar billete para estos lentos viajes de lujo.  Y quizá también sea momento de pensar en el lujo de una vida más relajada.